Luz joven en función de la ciencia en Sancti Spíritus (+fotos)

José Miguel Fernández Torres forma parte de las nuevas generaciones de investigadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Sancti Spíritus. Con solo tres años de labor, este joven defiende la ciencia espirituana

sancti spiritus, cigb, centro de ingenieria genetica y biotecnologia
El joven se inserta en disímiles eventos para mostrar sus resultados investigativos. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Siempre persiguió el camino de la investigación. Probetas, microscopios, y otras tecnologías distintivas de la ciencia lo acompañan desde que un buen día decidió estudiar licenciatura en Biología en la Universidad de La Habana. Así daba sus primeros pasos en un entorno donde el sacrificio es cuestión de honor.

No obstante, no tuvo miedos. Apostó por esta profesión y hoy el joven José Miguel Fernández Torres forma parte del equipo de trabajo del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, (CIGB) de Sancti Spíritus; instalación que acuna la obtención de reactivos biológicos, —que forman parte de los sistemas analíticos empleados por varias instituciones en la producción de medicamentos—, así como la elaboración de otros productos.

Hasta allí lo llevó su propia tesis de grado, la cual indagó sobre uno de los temas prioritarios de la entidad: la enfermedad de la peste porcina clásica. Desde entonces, de la mano de la institución, puso su empeño en aumentar los niveles de expresión en la bacteria Escherichia coli de la proteína recombinante que se usará en el diagnóstico diferencial de esa patología endémica del país.  

“A partir de este momento el CIGB empezó a trabajar con un diagnosticador diferencial que permitiría separar los animales vacunados de los infectados. Se logró iniciar con las proteínas que se iban a utilizar con ese fin, herramienta indispensable para acompañar la vacuna de subunidad, pues no es lo mismo venderla sola que comercializarla con el diagnosticador, y eso actualmente se emplea para el diagnóstico de la peste porcina clásica”, comenta Fernández Torres.

También se involucra en la creación de proteínas recombinantes, anticuerpos y antígenos. De ahí que este muchacho de 28 años de edad se inserte en el quehacer de las Brigadas Técnicas Juveniles del centro, espacios que aprovecha para mostrar sus adelantos científicos y compartir experiencias.

sancti spiritus, cigb, centro de ingenieria genetica y biotecnologia
José Miguel desde los inicios en la investigación trabaja en la obtención de reactivos biológicos para el diagnóstico de la peste porcina clásica. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

“Para nosotros los investigadores —agrega— son fundamentales estos encuentros, pues nuestro trabajo se mide por la participación en eventos que es donde se expone lo que hemos hecho. Las personas no tienen cómo saber lo que tú haces si no lo muestras como resultado”.

Tal oportunidad precisa de la preparación constante, no solo de la realizada por esfuerzo propio, sino de la que viene acompañada de quienes atesoran un poco más de experiencia en el campo científico. “Siempre voy a estar a la sombra de aquellas personas que desde el principio me han aconsejado en cada trabajo. No voy a dejar de consultar nunca con quienes tienen más capacidad, a no ser que se trate de un proceder sencillo”, refiere el investigador.

El CIGB, a decir del joven, labora con la tecnología del ADN recombinante usada en la manipulación de la secuencia de ADN de bacterias y cloroplastos de plantas como el tabaco.  Recurren a su vez a la producción de hibridomas, células de las cuales se obtienen anticuerpos monoclonales empleados como reactivos biológicos en sistemas de diagnóstico.

Y es que para el desarrollo de los procesos de la instalación se requieren insumos de avanzada, que muchas veces no se pueden adquirir debido al efecto que ejerce el bloqueo de Estados Unidos sobre Cuba.     

Sin embargo, los profesionales de esta instalación científica espirituana no se detienen en la búsqueda de resultados. “Me gusta lo que hago y me identifico con el CIGB. Eso lo siento cuando al hablar de la institución me reflejo en ella. Este lugar me ha posibilitado hacer las cosas que me apasionan, más allá de las limitaciones”, confiesa el muchacho.

Pero José Miguel Fernández Torres sabe que le debe tiempo a su quehacer cotidiano. De 7:45 a.m. a 5.33 p.m. se entrega por completo a la investigación, y en medio de ese entrenamiento, su pensamiento tampoco abandona los proyectos futuros.  “Me gustaría trabajar la biología molecular, sobre todo con la transgénesis de organismos superiores”, asevera Fernández Torres.

Un investigador no reposa. No han terminado un proyecto cuando otros ya vienen en camino. Parte de su vida la dejan detrás de cada libro consultado, de las horas de experimentos, en cada paso que dan para que su idea resulte.

sancti spiritus, cigb, centro de ingenieria genetica y biotecnologia
El CIGB desarrolla proyectos científicos de vital importancia para el país. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

“Para mí el CIGB significa mucho. Estoy involucrado en procesos que hoy en día son grandes cosas para el país; sucesos que muchas personas desconocen. Por ejemplo, aquí se producen los test de embarazo para todo el país, así como las proteínas utilizadas en el diagnóstico serológico del sida, hepatitis C, entre otras enfermedades.  Siento orgullo cuando hablan de los logros del centro, porque sé que salieron de aquí, y en ocasiones, de mis manos”, alega.

José Miguel Fernández Torres atesora tres años de labor y su trabajo ha merecido reconocimientos en eventos de Biotecnología y en el Fórum de Ciencia y Técnica; hechos que le muestran que no se equivocó cuando apostó por el camino de la investigación. Ahora no puede desprenderse de lo que un día se tornaba un sueño en su mente joven. Ahora descubrió que su vida es la ciencia.

One comment

  1. Éxitos Pepito. Con la consagración y la experiencia de quienes te rodean se cosechan resultados. Éxitos.
    Saludos,
    Edel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *