Médicos cubanos dejan huellas indelebles en Ecuador

Para muchas habitantes de comunidades alejadas, los galenos cubanos resultaban ángeles de la vida y la esperanza

cuba, ecuador, medicos cubanos, colaboradores cubanos, minsap
Miles de soldados de batas blancas compartieron sus conocimientos, solidaridad y altruismo con la población de la Mitad del Mundo. (Foto: ACN)

Por casi 30 años, la presencia de un profesional de la salud cubano en Ecuador constituyó algo natural, sobre todo en comunidades alejadas de este país sudamericano, donde el gobierno nacional decidió finalizar la colaboración en salud, entre ambos países.

El anuncio, realizado por la ministra de gobierno María Paula Romo, en los primeros días de noviembre, sorprendió a muchos y disgustó a una buena parte de la población, para quienes los miembros de la Brigada Médica Cubana resultaban ángeles de la vida y la esperanza.

Ciertamente, el archipiélago caribeño llevó un ejército a territorio ecuatoriano. Miles de soldados de batas blancas compartieron sus conocimientos, solidaridad y altruismo con la población de la Mitad del Mundo, sobre todo, con los más necesitados e, inclusive, en lugares donde escasamente se había visto a un médico.

En 1992 arribaron a Quito los primeros profesionales de la salud y desde entonces, hasta el cierre del acuerdo de cooperación, un total de tres mil 565 especialistas prestaron servicios en la nación andina.

La cobertura en salud, por parte de galenos, técnicos y enfermeros cubanos en Ecuador llegó a 23 de las 24 provincias, con excepción de Islas Galápagos.

Y aunque algunos han intentado restar crédito a la labor desplegada por la brigada, el agradecimiento del pueblo y los números, dejan claro que Cuba marcó con huellas indelebles las vidas de millones de personas en este territorio andino.

Baste decir que los médicos cubanos realizaron seis millones 800 mil consultas médicas, durante su estancia en esta nación sudamericana y realizaron 212 mil 360 intervenciones quirúrgicas, además de asistir tres mil 548 partos y aplicar 100 mil 84 dosis de vacunas para diversas enfermedades.

Los estimados indican al menos 183 mil operaciones oftalmológicas, con impacto positivo sobre todo en los sectores con menos ingreso, que recibieron asistencia y cuidados, completamente libre de costo.

Los médicos cubanos llegaron a lugares remotos, donde no solo consultaron, diagnosticaron y curaron, sino que también convivieron con familias, creando nexos que serán difíciles de romper, a pesar de los intentos de restar valor a la labor desplegada.

La obra de esos profesionales, no solo se vio en los centros asistenciales y las comunidades, pues también estuvo presente en programas sociales como la Misión Solidaria Manuela Espejo, que en 2009 llevó a cabo un Estudio Psicosocial, Pedagógico y Clínico Genético de ciudadanos con discapacidad, en el cual jugaron un papel preponderante.

Con esa iniciativa, liderada por el entonces vicepresidente de la república, Lenín Moreno, quien hoy, en su calidad de jefe de Estado determinó poner fin a la cooperación bilateral, fueron atendidas 825 mil 576 personas, de quienes 35 mil 257 recibieron consultas especializadas de Neurofisiología y Otorrinolaringología, mientras que 21 mil 62 pudieron acceder a estudios de genética clínica.

La Mayor de las Antillas también dio el paso al frente para ayudar en situaciones de emergencia y desastre, aún sin establecer a sus médicos aquí.

En 1986, colaboraron cuando el país fue afectado por intensas lluvias, mientras que en 2001 también apoyaron para combatir una epidemia de dengue y en 2016, según indicó el entonces presidente de la república, Rafael Correa, los cubanos fueron los primeros en llegar para atender a afectados por el terremoto de magnitud 7,8, con epicentro en la ciudad de Manabí, pero que ocasionó severos daños en gran parte de la región costera ecuatoriana.

El mayor grupo de especialistas, llegó a esta nación a partir del acuerdo suscrito por ambos gobiernos en 2013, para establecer aquí una Brigada Médica.

Atención de calidad y con calidez, marcada por el humanismo que caracteriza a los graduados de medicina en Cuba, fue lo que ofrecieron en todos los rincones donde se establecieron.

De esa colaboración, surgieron convenios en ramas como epidemiología, trasplantología, fisiatría y rehabilitación e imagenología y radiología, así como en oftalmología y angiología, además de colaboración docente.

Cada día de trabajo constituyó un reto, una meta, un nuevo objetivo para cada uno de esos profesionales, que enfrentados a otras circunstancias, entregaron en cada atención profesionalismo y amor.

La partida de la Brigada Médica, satisfecha por el deber cumplido y entristecida por dejar pacientes pendientes y cariño sembrado de ambas partes, se hizo en dos grupos, con una salida por Guayaquil y otra por Quito.

Las muestras de afecto y agradecimiento fueron incontables en los días previos al retorno e incluso en las terminales aéreas, a donde acudieron algunas familias a despedir a sus doctores.

Cuba deja un pedazo de su corazón en la tierra de Eloy Alfaro y se lleva parte del alma de esta población agradecida y la experiencia que le aportó a sus profesionales de la salud el trabajo en la Sierra, la Costa y la Amazonía.

‘No duden en nuestra disposición de retomar la asistencia, siempre que nos sea requerida’, afirmaron los colaboradores, en un mensaje final a la ciudadanía, porque, como dijeron, su partida no constituye un adiós.

Sus huellas quedan en ancianos, niños, recién nacidos, personas trasplantadas que hoy tienen buena calidad de vida, pacientes que nunca creyeron volver a disfrutar de los bellos paisajes ecuatorianos y que recuperaron la visión y quienes volvieron a caminar o a mover sus miembros, luego de ser atendidos por fisiatras y fisioterapeutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *