Nuevas sanciones de EE.UU. contra Cuba motivan halagos a Trump

Connotados anticubanos y otros personeros solicitaron a la OEA ‘tomar medidas contra Cuba, similares a las que esa organización pretende aplicar contra Venezuela”

Las medidas del gobierno de Trump han estado dirigidas a revertir el acercamiento bilateral logrado bajo la administración Obama. (Ilustración: Osval)
Las medidas del gobierno de Trump han estado dirigidas a revertir el acercamiento bilateral logrado bajo la administración Obama. (Ilustración: Osval)

Justo cuando el Gobierno de Estados Unidos anunció nuevas medidas que perjudican al pueblo de Cuba, la ciudad de Miami, Florida, fue sede de un abierto convite para conspirar contra el sistema constitucional en la isla caribeña.

Medios digitales del sur de la Florida, reportaron la celebración de la reunión Pasos de Cambio, que contó con la presencia de connotados anticubanos.

Además, asistieron otros personeros que siguen al pie de la letra las indicaciones de la administración del presidente Donald Trump hacia la mayor de las Antillas.

En la Torre de la libertad en Miami fue el encuentro que contó con la presencia de Luis Almagro, a quien muchos señalan como viejo agente de la CIA, secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), según refieren las fuentes.

Para el fiel servidor de Washington, ‘es necesario ratificar la llamada -hoja de ruta- para derrocar el sistema socialista de Cuba e instaurar nuevamente el capitalismo’, un anhelo manifiesto desde el 1 de enero de 1959, cuando triunfó la Revolución liderada por Fidel Castro.

El secretario general de la OEA -entidad denominada como ‘ministerio de colonias yanquis’- repitió textualmente las palabras de Trump y del exdirector de la CIA y secretario de Estado, Mike Pompeo, de que ‘el socialismo cubano es la peor enfermedad del continente’.

Los que acudieron a la cita solicitaron a la OEA ‘tomar medidas contra Cuba, similares a las que esa organización pretende aplicar contra Venezuela, a partir de la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR)’.

Es decir, abogaron -sin importar los posibles daños a sus compatriotas- por una eventual invasión de los ejércitos de Estados Unidos y de otros países miembros del TIAR.

Tampoco faltaron halagos para la actual administración republicana que tanto ha hecho para reforzar el bloqueo y revertir el acercamiento bilateral iniciado bajo la administración del demócrata Barack Obama (2009-2017).

Carrie Filipetti, subsecretaria de Estado adjunta para Cuba y Venezuela, reiteró que la política de su país es muy clara: ‘simplemente queremos un retorno de Cuba a la democracia’.

El día 25 el Departamento de Estado confirmó la próxima suspensión, hasta nuevo aviso, del servicio aéreo programado desde aquí con todos los aeropuertos internacionales cubanos, con la única excepción del José Martí de La Habana. La medida entrará en vigor el 10 de diciembre.

En ese sentido, la funcionaria consideró que la prohibición del arrendamiento de aeronaves a Cuba, más la cancelación de los vuelos directos en los aeródromos mencionados, es parte de lo que ‘vamos a continuar incrementando’.

Coincidentemente, Pompeo había declarado horas antes a la prensa algo similar. ‘Estados Unidos está tomando medidas firmes en respuesta a la ‘represión continua del régimen’ contra su pueblo y su apoyo a Nicolás Maduro’.

Las autoridades cubanas han rechazado el discurso agresivo de la Casa Blanca y califican de calumniosas e inadmisibles las acusaciones sobre la presencia de personal militar y de seguridad de Cuba en Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *