España: vuelven a negar investidura de Pedro Sánchez

Sánchez soló logró el respaldo de los 123 escaños de su agrupación y uno del Partido Regionalista de Cantabria

españa, gobierno español
Pedro Sánchez tiene aún hasta el 23 de septiembre para intentar ser investido.

El Congreso de los Diputados volvió a negar la víspera la candidatura a presidente del Gobierno del líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, al no conseguir la mayoría simple establecida para poder ser investido.

Candidato a renovar mandato en el gubernamental Palacio de la Moncloa, el político socialdemócrata obtuvo 124 votos a favor, la misma cantidad de apoyos recibidos en la primera ronda del martes, cuando entonces precisaba mayoría absoluta (176 escaños).

Un total de 155 diputados, de los 346 presentes en el Parlamento, votaron en contra, mientras otros 67 se abstuvieron, la mayoría procedentes del grupo parlamentario de izquierda Unidas Podemos (UP), considerado por los socialistas como su socio preferente.

En esta segunda votación, el mandatario saliente, vencedor en las elecciones generales del pasado 28 de abril, pero sin los escaños suficientes para gobernar en solitario, apenas necesitaba más votos a favor que en contra (mayoría simple) para permanecer en el poder.

Tal y como se anticipaba, tras naufragar la negociación entre el PSOE y UP para cerrar el que hubiera sido el primer Ejecutivo de coalición en la historia de España, Sánchez soló logró el respaldo de los 123 escaños de su agrupación y uno del Partido Regionalista de Cantabria.

Los partidos Popular (PP, conservadores), Ciudadanos (Cs, liberales) y Vox (ultraderecha) se decantaron por impugnar la candidatura del secretario general socialista, quien tiene ahora hasta finales de septiembre para decidir si se presenta o no a una nueva investidura.

Con la abstención de sus 42 diputados, la formación izquierdista presidida por Pablo Iglesias dejó una vez más la puerta abierta para seguir negociando de cara a apoyar la continuidad de Sánchez, aunque la desconfianza entre ambos no presagia un acuerdo.

Aunque accedió a compartir el poder con UP -alianza entre Izquierda Unida, Podemos y sus confluencias territoriales- el socialdemócrata hizo una oferta que no complació a su potencial acompañante en La Moncloa.

La ambigüedad del gobernante en funciones sobre su real disposición a formar un Gobierno de coalición generó duros reproches de Iglesias, también secretario del partido antiausteridad Podemos.

El acuerdo se resistió ante la cuestión de qué peso tendría el grupo parlamentario en esa hipotética administración junto al PSOE.

Iglesias emplazó a Sánchez a respetar a los 3,7 millones de votantes de su organización y que no les propongan ‘ser un mero decorado en su Gobierno porque eso no lo podemos aceptar. Solo le pedimos respeto y reciprocidad’, advirtió.

Sánchez tiene aún hasta el 23 de septiembre para intentar ser investido.

Si en esa fecha persistiera el bloqueo, se convocarían automáticamente nuevos comicios legislativos el 10 de noviembre, que serían los cuartos en cuatro años.

A su favor cuenta que las tres formaciones de la derecha en la Cámara Baja (PP, Cs y Vox) no pueden por sí solas obtener la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *