Sancti Spíritus: Voces por la verdad histórica

El evento resulta un espacio para la autopreparación de quienes tienen como responsabilidad la enseñanza de nuestro pasado

sancti spiritus, voces de la republica, historia de cuba
Las ponencias analizan tópicos pocos abordados del período de 1902-1958. (Foto: Lisandra Gómez/ Escambray)

Develar desde la cientificidad y con argumentos sólidos nuestro pasado para borrar todas las expresiones de quienes han intentado caricaturizar y desmontar sin basamentos a nuestra historia, ha sido siempre el objetivo del Coloquio Voces de la República, único evento de su tipo en la isla.

Así lo reconoció en la inauguración del encuentro la doctora en Ciencias Históricas Angelina Rojas Blaquier, quien compartió con el auditorio de esta XXI edición aspectos pocos abordados del movimiento obrero republicano.

“Rinde homenaje a su nombre porque les da voces a quienes no siempre han sido bien recibidos por enmarcarse en un contexto que, si bien laceró la vida de un país, también tuvo un impacto positivo en varios aspectos”, añadió.

Precisamente, las miradas que aquí confluyen son sustento vital para comprender nuestro pasado y así dotar a los máximos responsables del proceso docente educativo de conocimientos que permitan interpretar acertadamente el período de 1902-1958.

“Es un espacio para el fortalecimiento del aprendizaje de la verdad histórica. Y eso es lo que posibilita que cuando estemos frente a un aula no improvisemos, algo que hace mucho daño”, opina el doctor en Ciencias Filosóficas Lucilo Batlle Reyes, al frente de la Dirección Nacional de Marxismo Leninismo, del Ministerio de Eduación Superior.

La confraternización que siempre logra el Coloquio Voces de la República convoca al regreso de los amantes de la historia, tal y como le ha sucedido a Pedro León Llano, profesor de la Universidad de Artemisa y asistente desde el 2011.

“Lo que más he aprendido es a extender los conocimientos. Por ejemplo, a raíz de mi investigación sobre Antonio Nuñez Jiménez creé una cátedra en su honor y tres de mis estudiantes enviaron trabajos para compartirlos en este espacio”, opina.

El camagüeyano Oreidy Pimentel Pérez, historiador de la Casa de la diversidad cultural de la Ciudad de los Tinajones, presente por primera vez, aplaude la idea y refiere: “Es muy multiplural, multifacético porque aquí se interviene desde la Historia, la Sociología, la Comunicación, la Antropología… con una agudeza en cada criterio que nos invita, definitivamente, a volver para descubrir otras voces de la República desconocidas o maltratadas”, asegura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *