Sin agua en La Flora

“Quiero hacer pública la inquietud sobre la carencia de agua que padecemos los vecinos del barrio La Flora, enclavado en la salida de Yaguajay hacia Meneses. Este asentamiento poblacional está conformado por 48 viviendas y residen en ellas 13 ancianos, de los cuales tres se encuentran encamados, y 22 niños, grupos etarios más vulnerables a la afectación de este preciado líquido”, reseña en su misiva a este espacio Mabel Pérez Navarro, residente en el citado lugar.

Según escribe, hace muchos años que sufren de esa agonía, por lo que han planteado el problema reiteradas veces en las asambleas de rendición de cuentas del delegado a sus electores. También se ha tramitado, apunta, por medio de quejas a las direcciones del Partido y el Gobierno del municipio, sin que haya hasta hoy señales de solución.

Cuenta Mabel que invariablemente se plantea la inexistencia de recursos financieros y materiales en los planes de inversiones del territorio para acarrear el agua hasta el poblado. “Les puedo asegurar —significa— que muy cerca existen fuentes de abasto de agua potable de gran caudal, como el pozo de la Pollera, y en la loma de El Yigre hay manantiales de agua que según nos han comentado puede bajar por gravedad hasta nosotros con una pequeña inversión”.

Sin el ánimo de atacar a nadie, la remitente opina que ha existido desatención a dicha queja e indolencia por parte de los servidores públicos en Yaguajay, “actitud que nos molesta sobremanera en medio del insistente llamado del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, compañero Miguel Díaz Canel Bermúdez, de prestar atención esmerada al pueblo y dar respuestas oportunas”, concluye.

Escambray contactó con las máximas autoridades de la Delegación de Recursos Hidráulicos en la provincia y de la Dirección de Acueducto y Alcantarillado en el municipio, quienes alegaron que, en efecto, no se dispone de financiamiento para tal fin. En esa última entidad su director, Rolando Prado Varela, explicó que dicho trabajo sería factible sin un gran desembolso de dinero si el lugar se hallase a menos de 200 metros de las redes principales de abasto, pero está a aproximadamente a 1 600 metros de las mismas.

Contrario a lo que podría pensarse y resultaría lógico, no es Acueducto quien se ha responsabilizado con el suministro de agua en pipas a La Flora —allí disponen de un solo equipo, recién recibido, por lo que alquilan tractores con depósitos—, sino Servicios Comunales, un servicio que paga el Gobierno de Yaguajay.

La zozobra de los vecinos de La Flora es del dominio pleno de Pedro Joel Fernández Oquendo, presidente del Consejo Popular de La Loma, quien dijo compartir la inquietud y confirmó que, en efecto, el suministro es bien escaso y se limita prácticamente a momentos de sequía severa. “Algunos resuelven como pueden, pero es cierto que pasan allí mucho trabajo para conseguir el agua”.

Según el propio Fernández Oquendo, alguna vez recibieron el líquido desde El Yigre, pero alguien, en medio de momentos duros, robó las tuberías. Ya sea por esa u otra vía, algo debe hacerse, pues no se trata de lujo alguno, sino de un servicio imprescindible para vivir. ¿Alguien responde?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *