Sube a 10 la cifra de muertos por represión policial en El Alto, Bolivia

Por las acciones de represión en Senkata contra los manifestantes, el pasado 10 de noviembre, hubo más de 40 heridos

bolivia, muertes, manifestaciones, golpe de estado, evo morales
Personas cargan el ataúd de un fallecido en el operativo de Senkata, en La Paz, Bolivia, el 21 de noviembre de 2019. (Foto: Reuters)

La Defensoría del Pueblo de Bolivia informó que subió a 10 la cifra de civiles muertos tras la represión policial y militar registrada el pasado 19 de noviembre contra manifestantes en los alrededores de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), ubicada en Senkata, de la ciudad de El Alto, vecina a La Paz.

En un mensaje colocado en su cuenta de Twitter, la entidad humanitaria indicó ayer miércoles que «falleció Calixto Huanacu Aguilar, quien resultó herido durante los hechos de violencia en Senkata, El Alto”.

“Su deceso de produjo al medio día de hoy (miércoles). Se encontraba en la UTI del Hospital de Villa Dolores con un cuadro de traumatismo cráneo encefálico severo por arma de fuego», agregó el tuit de la Defensoría del Pueblo.

Por las acciones de represión en Senkata contra los manifestantes que protestaban en contra del golpe de Estado propinado al presidente legítimo Evo Morales, el pasado 10 de noviembre, hubo más de 40 heridos, según reportó el corresponsal de teleSUR en Bolivia, Freddy Morales.

La Defensoría del Pueblo informó el pasado 20 de noviembre que la causa de muerte de los civiles en Senkata fue por impactos de proyectiles de armas de fuego, cuya autoría se investiga.

La entidad defensora de los derechos humanos señaló que un total de 31 personas han fallecido desde el 20 de octubre, de las cuales 28 ocurrieron tras el golpe de Estado del 10 de noviembre.

El presidente Evo Morales ganó las elecciones del 20 de octubre, sin embargo, un golpe de Estado encabezado por militares, la policía y sectores opositores, forzó su renuncia el 10 de noviembre, para partir un día después hacia México, donde recibió asilo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *