Todo por la biodiversidad (+fotos)

El macizo montañoso Bamburanao, en el municipio espirituano de Yaguajay, constituye una de las cuatro zonas del país que acogen el Proyecto Conectando paisajes

sancti spiritus, biodiversidad, bamburanao, especies endemicas
Desiderio vela por la seguridad de las plantaciones en la finca. (Foto: Yitsy Suárez Valdés)

Las montañas de Yaguajay agradecen lo que hacen por ellas. Las velan y protegen de lo que pueda lastimarlas. Todo, gracias al Proyecto Un enfoque paisajístico para conectar ecosistemas montañosos amenazados, en la Región Especial de Desarrollo Sostenible Bamburanao.

Este proyecto beneficia cuatro áreas importantes del país: Guaniguanico, en el occidente; Guamuhaya y Bamburanao, en el centro, y la Sierra Nipe-Sagua-Baracoa; alternativa que también dirige su mirada hacia el rescate de numerosas especies de importancia mundial, muchas de ellas endémicas, que habitan en estas zonas y lomas de la geografía nacional.

En esos lugares también se desarrollan actividades económicas que dependen de la biodiversidad como la producción de café, recursos forestales y cultivos varios, entre otros.

Conectando paisajes, como también se le conoce al proyecto, intenta integrar intereses económicos y conservacionistas, de manera armónica y compatible. Aumenta la capacidad de generar bienes y servicios ambientales y con ello mejorar el bienestar social y la capacidad de adaptación al cambio climático.

sancti spiritus, biodiversidad, bamburanao, especies endemicas
Conectando paisajes apuesta por la biodiversidad. (Foto: Yitsy Suárez Valdés)

IMBRICANDO DIRECTRICES

Conectando paisajes incluye dentro de sus propósitos realizar un ordenamiento ambiental con un enfoque de paisaje. Abarca tres componentes: enfoque sistémico que prioriza la educación ambiental, y al extensionismo; el fortalecimiento de las áreas protegidas y un tercer elemento dirigido a las actividades productivas, bajo el sello de la cima a la montaña.

“En el macizo Bamburanao existen 16 círculos de interés con la presencia de más de 200 niños, círculos de abuelos, espacios en los que se dialoga con la comunidad sobre aspectos medioambientales. De ahí que en los 78 asentamientos que posee el área se hable de educación ambiental como parte del primer eslabón que abarca el Proyecto Conectando paisajes”, explica su coordinadora en la zona, Leonor Méndez Herrera.

A su vez, esta estrategia implementada en el 2015 y que se extenderá hasta el 2022 traslada la ciencia al productor, como parte de las labores de extensionismo. Uno de sus logros lo constituye la creación del Centro de Creación de Capacidades, ubicado en la localidad de Meneses, utilizado para preparar a los campesinos que se encuentran dentro de la CCS Antonio Maceo del lugar.

“Aquí damos capacitación, el local posee todos los recursos necesarios: mobiliario, televisor, computadora…, todas las condiciones para brindar este servicio a los productores”, señala Gerardo González Álvarez, presidente de esta cooperativa.

“Presta servicios no solo a los beneficiarios del proyecto, sino a todas las comunidades u organismos que se encuentran dentro del sitio y la región”, añade Méndez Herrera.

Ante la gran producción porcina existente en el ecosistema de montaña, el proyecto es responsable de proteger y conservar el agua que consumen más de 47 000 habitantes que viven en la zona norte del macizo, es decir todas las personas que se asientan en la llanura costera toman agua que nace y se produce en la montaña, y Bamburanao tiene la función de conservarla.

“Hay que velar el sistema de tratamiento de residuales. Dentro de las corraletas donde se cría el cerdo, la producción tiene que ser limpia, las tetinas deben tener un funcionamiento eficiente para que al final llegue a un biodigestor que produce gas. Ese gas puede ser utilizado por las esposas de los productores, y en este proyecto se prevé que tenga un impacto más allá, que llegue hasta la comunidad de La Bomba, donde más de 20 viviendas se van a estar beneficiando con la producción del biogás”, confiesa la coordinadora del proyecto.

sancti spiritus, biodiversidad, bamburanao, especies endemicas
Más de 500 cerdos acoge la Finca Porcina Bamburanao. (Foto: Yitsy Suárez Valdés)

PRODUCTORES CONECTADOS

Conectando paisajes, en el afán de garantizar la biodiversidad, prioriza las fincas agroforestales. En el macizo Bamburanao existen cuatro fincas de este tipo, donde sobresale la llamada Ramón, que se distingue por el tratamiento a las especies amenazadas de la flora y la fauna, donde estos productores van al monte, rescatan la postura de las plantas, la cultivan y le brindan seguimiento hasta que esté lista para la plantación, garantizando de esta forma la reforestación.

“Aquí están el cedro, la baría, el cocuyo y otras especies. Las limpiamos, les sacamos la maleza para que no haya destrucción por el hombre”, apunta Desiderio Ramón Marín Torres, productor de la finca.

En el macizo Bamburanao, el Proyecto Conectando paisajes beneficia las CCS Antonio Maceo, Manuel Montaña, Guillermón Moncada y la Frank País, además de empresas como la Obdulio Morales, entre otras cooperativas que aun de forma indirecta reciben información, capacitación, y sus productores trabajan en función de la conectividad.

De ahí que faciliten medios de trabajo para los productores. “Hemos brindado medios de cómputo a diferentes entidades beneficiadas. Tenemos un Geonode, servidor profesional que les garantiza  a clientes locales o regionales, acceder a través de un medio digital a datos relacionados con la región especial Bamburanao”, explica Méndez Herrera.

A su vez, se les garantiza implementos agrícolas a los productores. Carretillas, hachas, motosierras, medios de protección personal calzado, botas de agua, ropas y capas constituyen algunos de los recursos que hacen loable la vida al montañés.

“Me dedico a la cría porcina y el proyecto me ha encaminado en este sentido. Me han dado recursos que nunca antes habían llegado;  me esfuerzo para que las cosas salgan bien”, agrega Arturo García Delgado, productor de la Finca Porcina Bamburanao.

 Así, entre estos vericuetos se erige el Proyecto Un Enfoque Paisajístico para Conectar Ecosistemas Montañosos Amenazados, en la Región Especial de Desarrollo Sostenible Bamburanao, idea que apuesta por la seguridad de nuestras montañas y su biodiversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *