Transporte de pasajeros en Sancti Spíritus: ¿Precios sin frenos?

Hoy son las máquinas y los camiones; ayer fueron las malangas, los plátanos de fruta, los tomates. Todos tienen precios topados y todos los irrespetan

sancti spiritus, transporte, transporte privado, precios
Las autoridades aseguran que se han tomado medidas para evitar que se violenten los precios topados. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

—¡Que se vayan todos los pasajeros de aquí, que los carros no van a virar más!, alertó aquel hombre el lunes pasado a la cola larguísima que esperaba las máquinas Cabaiguán-Sancti Spíritus.

—¿Por qué?, riposté en medio del tumulto.

—Porque no nos dejan trabajar.

—¿Les decomisaron los carros?, pregunté.

—Porque están haciendo cartas de advertencia de que no podemos cobrar a 15 pesos y eso es injusto.

Y el martes en la mañana, otra injusticia. Otro chofer y otro aviso: “Arriba, montando para Sancti Spíritus, hay que cobrar 10, pero es a 15 pesos”.

Como si supiera el botero aquel que la impunidad viaja en el asiento de al lado. Como si intuyera, tal vez, que en los más de 10 kilómetros que separan al municipio de la cabecera provincial no habría ni policía ni inspector que, al menos, lo advirtiera.

Es una película en reposición. Desde hace casi un mes atrás las máquinas particulares Cabaiguán-Sancti Spíritus anochecieron cobrando 10 pesos y amanecieron a 15. No son las únicas en espiral, igual sucedió hacia Jatibonico, Fomento, Trinidad… También algunos camiones han llegado a cobrar en la misma ruta, de vez en vez, 10 pesos.

Lo hicieron, alegan, porque el precio del petróleo se ha disparado —en el mercado negro, imagino, porque en los servicentros sigue cotizándose a 1 CUC el litro—, porque cada vez escasea más el combustible, porque las reparaciones de los equipos son más caras, porque también subieron el arroz y los frijoles y la carne de puerco.

Sucede ahora que, para nadie es un secreto, se han reducido las asignaciones de combustible; se ha limitado el transporte estatal y falta desde el pollo hasta la pasta dental.

No es la primera vez. Dos años atrás los precios del transporte privado también sufrían esa elasticidad tan generalizada y tan chiclosa. En esa misma fecha el Consejo de la Administración Provincial (CAP), con la autonomía otorgada, topaba el precio de almendrones, máquinas, triciclos, camiones, bicitaxis, coches… para todas las rutas y todos los tramos.

El Acuerdo 331/2016 del CAP establecía: “No permitir el incremento de las tarifas por concepto de transportación de pasajeros que aplican los trabajadores por cuenta propia con licencia operativa para ejercer dicha actividad”. Y consignaba un grupo de medidas: la notificación de tales decisiones a cada porteador privado; la colocación de las tarifas fijadas en terminales, piqueras y medios de transporte; el retiro de la licencia operativa de transporte a quienes dejen de prestar el servicio injustificadamente por más de 72 horas…

Eso fue antes. Bastó poco menos de un lustro para desoír tales regulaciones, al parecer. Y la gente ahora a toda velocidad: que si nadie con un salario puede pagar semejante tarifa; que si tampoco hay inspector alguno al que puedas llamar para que penalice tales desmanes; que si los boteros tienen la omnipotencia de suplir las carencias del transporte estatal; que si siempre termina agujereándose más el bolsillo del pueblo…

Pero los choferes por cuenta propia han tenido frenos. Al menos así lo sostiene Camilo Pérez Pérez, vicepresidente del CAP: “Se han puesto inspectores en la parada del Hospital Provincial y en Cabaiguán y hay un accionar del cuerpo de inspectores de todos los municipios para hacer cumplir lo que está legislado.

“Ya se han retirado dos licencias operativas de la ruta Cabaiguán-Sancti Spíritus ante la negativa de cumplir con los precios establecidos. Se va a continuar enfrentando esta ilegalidad por parte de los organismos competentes”, asegura.

Debería acelerarse sin caer en retrocesos luego. Porque los más de 500 transportistas privados que existen hoy en la provincia han supuesto una alternativa para aliviar las manquedades del transporte estatal; pero ni tan siquiera eso les debe otorgar el derecho per se de cobrar cuanto quieran y cuando quieran.

Que los carros no caminan con agua, es cierto; que las gomas son carísimas, es una realidad; que el Estado no les vende ni una tuerca, es un hecho; mas, nada de eso puede ser justificación para que pague Liborio.

Las otras cuentas también son igual de apabullantes: un almendrón monta 10 pasajeros, como mínimo, a 15 pesos son 150 pesos en solo un viaje y si se puso dichoso y tres bajaron en Guayos, por ejemplo, y el mismo número montó hacia Sancti Spíritus la vuelta ascendió casi a 200. La mitad de lo que gana cualquiera —por ejemplo esta periodista— en un mes. Y aunque se ha elevado la venta de combustible en los Cupet, a 7.45 litros diarios por equipo en el mes de mayo, se conoce de sobra que eso no llena los tanques.

Es cíclico. Hoy son las máquinas y los camiones; ayer fueron las malangas, los plátanos de fruta, los tomates. Todos tienen precios topados y todos los irrespetan —impunemente, por lo general—. Inadmisible sería que los precios siguieran andando sin frenos en esta autopista donde lo único estático, se sabe, son los salarios.

Y el viernes en la mañana el otro frenazo. Máquina mediante, 20 pesos en la mano y el vuelto: 10 pesos. Aceleré el asombro: ¿Por fin, ya cobran a 10? El tripulante de mi diestra corrigió: Será ahora, para acá siguen cobrando a 15.

30 comentarios

  1. Periodista y quien es el culpable del relajo con los precios.Ud y yo lo sabemos:Solo el estado tiene el derecho,el poder y la obligacion de hacer cumplir sus propias normas..Y porque los funcionarios ni lo hacen?..Por que sus cargos no dependen de la voluntad u opunion popular y si de su superior y la prensa denuncia generalidades y consecuencias pero no las causas y los culpables

  2. Reinier Perez Rodriguez

    hasta que no les decomisen los carros no van a parar porque le quitan la licencia operativa y qué, mañana boteo sin ella u otro sale a botear y hace lo mismo, hasta que de verdad no les duela las medidas que estan tomando es por gusto y por otra parte el gobierno provincial no hace nada para suplir la falta de transporte para el pueblo del pueblo y por el pueblo, los dirigentes siguen con sus carritos y su cuota de combustible y no ven ni sienten ni padecen ni cogen botella ni guagua entonces no les duele y seguimos en las mismas y de seguro en las vacaciones el combustible y eol carro no les faltará; para las vacaciones con sus familiares , digo para trabajar mas y mejor

    • Omar Medina Quintero

      Escambray: “Transporte de pasajeros en Sancti Spíritus: ¿Precios sin frenos”?
      Seguramente todos los argumentos en la “complejidad” de este problema tienen por separado algo de verdad y razón.
      Podriamos preguntarnos, ¿a caso la solución está a niveles locales en municipios y provincias, o es solo cuestión nacional, aceptariamos que la misma depende del imperio en un plazo cada vez mas indefinido?. O sin emb!rgo con la ayuda de la ciencia y la informatización pudieramos influir a una explotacion mas eficiente del número de vehículos que circulan funcionalmente por los tramos mencionados, conocer las frecuencias, los horarios, el consumo y precio estimado del combustlible a consumir. Hablo no solo de los vehiculos estatales y privados, ¿por qué no incluir el potencial automotor de los particulares que no son “boteros con licencia”?. Precisamente estos últimos, mientras la autoridad no logre una solucion definitiva pudieran ser partes que contribuyan a un mayor número de recogidas en paradas oficiales o no oficiales. Me pregunto por qué no estimular a estos conductores y que la “conciencia ciudadana compartida” sea la que decida la cuantía que pueda aportarle en gesto de agradecimiento al conductor para compensar el gasto del combustible, incluyendo la “afectación infringida por el peso corporal de su traslado”.
      Seguramente contra esto se levantarán voces que esgriman: ¡¡¡desorden, competencia desleal, caos al ordenamiento y orden a la actividad institucionalizada para la transportación de pasajeros!!!. Y sí, es de reconocer que los transportistas con licencia pudieran tener sus razones ; pero el argumento esgrimido trata y es válido para un considerable número de personas que al final de toda cuenta no entran en la categoría de “pasajeros”, pues la definicion atañe precisamente a las personas que no fueron recogidas, bien porque no alcanzan los asientos del transporte estatal, o no están en posibilidades de pagar el precio que le pide el “botero”.
      Para una solucion definitiva tampoco bastaría apelar a la toma de la llamada “conciencia a una solidaridad y apoyo compartido” durante la recogida. Faltarían la colaboración de los agentes del orden, que la policía tome conciencia y sepa discernir el límite entre una multa en su acción de orden civil y de otro lado su esencia popular de ser parte del problema y contribuir a minimizar sus causa; sin tener él que abandonar su autoridad de agente y reprentante de un Estado cuya esencia es: del pueblo y para el pueblo. Habría que divulgar y estimular los deberes ciudadanos mutuos tanto del que define la cuantia de su aporte y de quien aporta la recogida y movilidad, estimular este pacto ciudadano sin intermediarios por las vías de alcance territorial disponible donde se decida aplicar alguna medida paliativas en cuestión. Pienso que la única razón validada para una acción es que el estudiante, el profesional, el trabajador, ama de casa sin posibilidades aún de garantizar su movilidad y regreso a la recuperación de energía vital y compromiso familiar es más poderoso que cualquier otra escala de prioridades establecidas por un orden u ordenamiento, todo lo contrario es la propia razón primordial para que exista toda otra estructura. La falta de transportación eficaz propicia el desorden laboral, desvirtúa horarios productivos, genera la indisciplina productiva, desmoraliza la exigencia individual, colectiva y jerárquica. Lamentablemente esos efectos pocas veces entran en las cuentas de control de eficiencia, de costos y de precios.

      • No mencionas el uso de la Bicicleta, que en su momento tuvo un auge como una estrategia y ¡Que paso? subieron el precio de las piezas de rrepuesto y las gomas donde una goma vale mas que la bicileta y un freno tambien es mas caro que la bicicleta que o cuatro hierros soldados. Ese medio puede resolver en cierta medida el problema del transporte local. Que dicho se a de paso un servicio que deja mucho que desear, pienso que por la incapacidad que tienen los directivos de transporte, pues aqui nunca hemos tenido quince con las guaguas (ni siquiera en los buenos tiempos)

    • y que me dices de los MIni Bus (Moto Taxi) que fabrica el estado y dijeron que era para apoyar el trasporte urbano y solamente trabajan alquilados al igual que los particulares y debian cobrar tres pesos la carrera y cobra 5 o 50 pesos, eso no lo ve nadie. Tienes toda la razon.
      Luis

  3. Mis saludos y mis respetos para los lectores de los comentarios: es de ver que siempre mientras mas para abajo mas bajo, y mientras mas para arriba mas arriba, por que?, sencillo, todos aquellos rejustes de combustible al final quien lo siente mas es el pueblo que viaja, es de notarse que donde habian circulando 2 guaguas ahora solo hay 1, pienso que se debe medir que quitar y no afectar tanto el transporte, sino de este se guian los particulares para aprovechar el momento critico y ganar mas, midan bien las medidas que aplican, o creen mecanismos que contraresten la pronta crisis que van creando en nuestro pais, porque no se trata de racionalizar, ya estamos perdiendo los estribos en la mayoria de los factores, tanto alimenticio, como en el campo, como en el transporte, solo se escuchan y leen criticas, pero no veo autocriticas por ningun lado, ni nadie tomando medida, uff, señor mio, si ese que debe ver abajo esta tan arriba que ni pa abajo mira.

  4. Todo problema tiene una raíz, que como raíz tiene varias ramas, yo solo voy a mencionar una. Cuando el estado legalizó la venta y compra de automóviles ytodos pensamos que empezaríamos a devenir un país normal como todos los demás, que el mercado especulativo de estos cacharros se desmoronaba, que nuestro aire mejoraba con menos contaminación, que los accidentes por problemas mecánicos comenzarían hacer una pesadilla pasada, todo un sueño. Pasados unos días un superdotado dirigente abre agencias de automóviles con precios que nos hicieron el hazmerreír del planeta, algo que no se correspondía con la realidad y con una idea genial para justificar esta barbaridad que aún persiste, ” LOS AUTOS VENDIDOS SERAN PARA INVERTIR EN EL TRASPORTE COMÚN”,
    Efectos negativos de esta ” super decisión” reforzamos el precio del mercado negro, los que pudieron ver coronados sus esfuerzos de ahorro para comprarse algo se les fue abolina, los que tenían sus cartas de asignación las perdieron, y creamos sin saberlo un detractor al sistema porque fue engañado. Hoy seguimos dependiendo de ese almendrón, y nada de dinero hemos podido aprovechar para el transporte colectivo.
    No hubiera sido más fácil al estado invitar a los fabricantes de autos a que ellos vendieran los autos ellos mismos y el estado ganar por impuesto por esas ventas, y esa importación, seguro estoy que rodarian más autos en Cuba, y el dinero recogido por las ventas sería mucho mucho más.
    Cuando digo precios ridículos lo digo con base, ningun auto nuevo de los que se venden en Cuba, conopciones básicas sobrepasa en un mercado normal los 20000$.
    Conclusión nos hicieron como a los indios, nos deslumbraron con espejitos pero seguimos en las mismas

    • En el articulo se reconoce que el combustible, la comida y los repuestos estan carisimos. Pues entonces no queda otra que esperar que suban los precio de todos los servicios.

      Al final el transportista por cuenta propia trabaja para vivir lo mejor que pueda.

      Se quieren bajar los precios? Transporte publico barato y eficiente es la solucion.

      Cómo es posible que un particular mantenga funcionando un auto de los años 50 y la empresa estatal de transporte es incapaz de mantener rodando un autobus de menos de 10 años?

      La razón de los precios altos es la suprema ineficiencia e incapacidad estatal de mantener un sistema de transporte que cubra las necesidades del pueblo.

    • jose alberto fernandez lima

      concuerdo con usted estimado amigo ismael totalmente ,nos hicieron igual que a los niños ,nos enseñaron la chambelona y jamas que la vimos pasar ..asi es con casi todo aqui en nuestra cubita …a nadie le interesa nada ..mientras no cambien las mentalidades obtusas que tenemos de dirigentes que tenemos en este pais de antaño ,todo seguira siendo asi..se necesitan muchos dias caneles en toda cuba…saludos.

    • De eso no hables que el precio de los autos es para mantenerlos en las vidrieras y decir que se venden autos a la poblacion en Cuba.

  5. Amiga periodista y de cabaiguan hasta jiquima están las máquinas a veinte pesitos,de quien es la culpa, del cambio climático,lo mismo con lo mismo y no pasa nada.

  6. Ana Iris Olivera Martín

    Ya se ha perdido la vergüenza,y hasta el humanismo,yo se que estamos en tiempos difíciles, y que el combustible está un poco elevado,pero caballeros también hay que ponerse del lado del pueblo,ustedes se imaginan una persona que tenga un enfermo en el hospital,como tengo una vecina,que tiene a su papá hace dos meses y créeme que no debe ser nada fácil,sólo hago una pregunta:¿cuantos viajes da una máquina de esas diario,y cuanto puede gastar de combustible???yo creo que es hora de ponerse de parte del pueblo y no querer enriquecerse a costa de los demás.

  7. Carlos Alberto de Freitas

    ? Y el Estado que hace ? ! Las leeyes fueron hechas paea seren cumplidas !

  8. Manuel Eduardo Polanco Pérez

    Mi observación. Los Goviernos Municipales no se hacen respetar. Al igual que en Trinidad todo el que vende o presta algún servicio cobra lo que le da la gana y NO PASA NADA DE NADA

  9. Para mi es una total falta de respeto… Porque es insuficiente el transporte de Cabaiguán a Sancti Spíritus. Oiga usted que es viajero habrá podido notal la cantidad de estudiantes que cursan sus carreras en la cabecera provincial. Yo veo a diario más de 50 muchachos de medicina esperando por las máquinas. Para que hablar del transporte estatal… Fatal é insuficiente. Compare con la capital cubana y ya verá la diferencia… Es cierto que la Habana es la Habana y nosotros somos área verde. Recientemente estuve de viaje y en 30 min pasaron dos P9 que van desde el ISPJAE hasta la Rampa habanera… Usted de verdad no cree que aquí se podría hacer igual… Esto no se va a resolver… El pueblo seguirá pagando precios excesivos y los boteros beneficiándose.

  10. ? y zaza del medio , no se mienta aqui pero esta mas cerca de la capital que cabaiguan y son 15.00 pesitos tambien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *