Al hombre más leal

Eusebio Leal, un hombre ajeno a las grandes poses, tenía un amor infinito por su patria

Eusebio Leal reconoció la belleza de Sancti Spíritus en vísperas de su medio milenio.

Aquella tarde de septiembre de 2013 fue un privilegio. La ciudad se creció de forma diferente. Supo, como dama coqueta, congraciarse sin ruborizarse. Abrazó con desmedida cada galanteo de Eusebio Leal, justo en unas horas que parecieron infinitas.

Llegó el hombre que sacó a una parte de La Habana de sus ruinas, en el umbral de los 500 años de la añeja villa del Yayabo, para corroborar con sus propios ojos lo que otras muchas personas le habían contado.

“Se ve un cambio decisivo. La ciudad volvió a recuperar su prestancia, su dignidad”, dijo al admirar el Teatro Principal, la Casa de la Guayabera, el Museo de Arte Colonial y la Parroquial Mayor.

Le bastaron pocos segundos en cada institución y dos o tres preguntas para incitar a hacer mucho más con las potencialidades creativas y económicas del propio territorio.

Pero Eusebio Leal no pasó indvertido en aquella visita agitada. A su andar —y no precisamente por La Habana— dialogó con quienes le detuvieron para saludarlo con intimidad como si lo conocieran de siempre. Resultaba el amigo que sistemáticamente nos enseñaba un pasaje poco conocido de nuestra historia. Nos motivaba a meditar.

Y justo en el Teatro Principal de Sancti Spíritus compartió con los asistentes. Entre bromas y narraciones que condujeron a experiencias personales, nos alertó que no importa el orden de celebración de las villas cubanas, sino las ganas que cada uno de sus hijos les impregne cada día para no dejar morir ninguno de sus valores.

Aquella visita de Leal motivó a establecer los primeros pasos para la creación de una escuela-taller con vistas a la formación de jóvenes de entre 16 y 19 años en oficios importantes como albañilería, carpintería y plomería; una deuda que aún yace entre papeles.

Eusebio, ajeno a las grandes poses, nos conquistó aquella tarde de septiembre con su verbo ardiente que nunca enmudeció. Fue justo en esa visita de prisa que confirmé lo que hasta ese minuto me había presentado la televisión y que este 31 de julio de 2020, sumergido en profunda tristeza, escribió el fotógrafo Enmanuel Castells: “El país que enluta/La grandeza de un hombre sencillo/Llamado Leal/con nombre Eusebio”.

One comment

  1. Ernesto Aguila Pedrosa

    Ha desaparecido físicamente un hombre excepcional,culto, creador y revolucionario,siempre al lado de la clase obrera, una persona culta, educada,honesta, fiel a Fidel, Raúl y a la Revolución, se caracterizó por su sencillez, humildad y por encima de todo, ser humano, su legado será recordado por siempre, pues siempre estuvo al lado de los AGRADECIDOS, Gloria Eterna para nuestro Eusebio Leal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *