COVID-19 en Cuba: ni pánico, ni exceso de confianza

Tal es la fórmula propuesta por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la Mesa Redonda especial de este viernes. Regular la entrada por las fronteras del país, a partir de ahora solo a los residentes en Cuba, fue una de las medidas anunciadas

cuba, miguel diaz-canel, covid-19, presidente de la republica de cuba, coronavirus, salud publica
En el caso de Cuba, precisó Díaz-Canel desde el primer momento se creó el Plan de Enfrentamiento a la Covid-19. (Foto: Presidencia Cuba)

Como un desafío inédito, un hecho de una envergadura no vista en los últimos siglos, calificó el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez la actual pandemia derivada de la presencia en la mayoría de las naciones del orbe del Covid-19, como resultado de la cual, dijo, cada día se multiplican las cifras de infestados y de fallecidos.

“Los valores de una nación son la mayor fuerza frente a los desafíos”, subrayó, y exhortó a los cubanos a mostrar lo mejor de los valores humanos y revolucionarios en que nos hemos formado.

“Se han ido tomando en cuenta las experiencias de los primeros países que han chocado con la pandemia, los protocolos de los organismos internacionales, y con eso hemos elaborado nuestro propio plan de enfrentamiento, que responde a las condiciones y particularidades de Cuba, a sus no pocas experiencias, y a las experiencias internacionales”, explicó.

Agregó que se ha trabajado por etapas y dijo que si bien se han planteado tres etapas: la primera o pre-epidémica, la segunda o de transmisión autóctona limitada y la tercera o epidémica, las medidas que se implementarán a partir de este 20 de marzo, cuando nos encontramos todavía en la etapa inicial, “son de otras etapas, pero se pondrán en práctica en busca de más eficiencia, mejor aprovechamiento del tiempo y para adelantarnos a sucesos que podrían resultar más complejos”, significó.

El mandatario cubano agregó que las medidas apuntan al incremento de la severidad del control para evitar o atenuar la transmisión en el país y preservar a nuestra población. “No se descartan otras más severas aún en las próximas horas o días, en dependencia de la evolución de la epidemia en el mundo y en nuestro país”, advirtió.

“Se ha decidido —dijo— intensificar el trabajo de detección y aislamiento para cortar en todo lo posible el contagio y la transmisión de la enfermedad”.

La primera medida, dijo Díaz-Canel, será regular la entrada por las fronteras del país, dejando solo autorizada la entrada de los residentes en Cuba, sin desdeñar la cooperación con otros países, garantizando la entrada de los cubanos que están en el exterior y el regreso de los visitantes extranjeros que se encuentran en el país, así como también la actividad comercial.

“Con esto se evitará que sigan entrando casos y concentrarnos en detectar más los que deben estar en el país, y poder actuar de manera que se corte la transmisión”, significó.

La segunda medida a que hizo alusión fue la relativa a las prácticas de distanciamiento social, algo a lo que el cubano, por su naturaleza amable y cariñosa, comentó, no está acostumbrado. Llamó a un comportamiento responsable para proteger a los sectores de la población más vulnerables, y recomendó que permanezcan en casa las personas de alto riesgo, así como evitar el contacto cercano con otras personas.

También habló de la necesidad de suprimir los saludos efusivos. “Ni besos ni abrazos, saludo a una distancia prudencial, y cuando esta epidemia pase nos abrazaremos para celebrarlo con todas las ganas que esta prohibición ahora nos impone”, comentó.

Díaz-Canel hizo alusión al pánico mundial que ha suscitado la pandemia, por temor a la cual se cierran países y fronteras, se cancelan vuelos y actividades masivas y se suscitan afectaciones económicas en el empleo, la actividad industrial, de servicios y consumo.

 “No puede haber pánico ni puede haber exceso de confianza”, dijo, al llamar a la acción responsable de cada una de las personas. Para tener los indicadores de salud que tenemos hoy también necesitamos un apoyo y un soporte desde la economía. “Este será un proceso largo y en el futuro podrían complicarse más las cosas”, advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *