Cuba registra positivo control de la COVID-19

Las medidas sanitarias son aún indispensables para la contención de la enfermedad

En la Mesa Redonda, Durán explicó varios aspectos a tener en cuenta mientras no exista una cura efectiva para la pandemia. (Foto: PL)
En la Mesa Redonda, Durán explicó varios aspectos a tener en cuenta mientras no exista una cura efectiva para la pandemia. (Foto: PL)

El director nacional de Epidemiología, Francisco Durán, valoró de positivo el trabajo por el control de la COVID-19 en Cuba, sin embargo, las medidas sanitarias son aún indispensables para la contención de la enfermedad.

Cuba ha logrado un grupo de indicadores para contener la enfermedad, es necesario dar continuidad a la vigilancia epidemiológica para detectar aquellos que la trasmiten y no la padecen, los denominados asintomáticos, dijo.

Durante una intervención en el programa vespertino radiotelevisivo Mesa Redonda, el especialista comparó la situación del país en el manejo de la enfermedad en cuanto a casos por millón de habitantes en el mundo y países como Estados Unidos y Brasil.

En Cuba, detalló, la tasa es de 649 casos por millón de habitantes, mientras en el mundo son seis mil 538, en Estados Unidos 31 mil 59 y en Brasil 26 mil 583.

Durán a la par explicó cómo se debe actuar en lo adelante, cuando gran parte del país se encuentra en la nueva normalidad.

Existen medidas para esta etapa, como ‘un nuevo código de vida’, en las que no puede faltar la vigilancia epidemiológica, las medidas sanitarias en los centros de trabajo, en el tránsito hacia otras provincias y el control sanitario en fronteras.

De hecho sobre este aspecto, asociado a la venidera apertura de fronteras en la capital, recordó las medidas dictadas para viajeros que se hospeden en casas particulares, una de ellas la realización de la prueba diagnóstico PCR en el momento de la llegada, resultado que se conocerá entre 24 y 48 horas, y que debe esperar en el hogar.

Durante la estancia estarán bajo la vigilancia del equipo del médico y la enfermera de la familia, pero es indispensable la autorresponsabilidad y el aislamiento social.

En otro momento Durán explicó varios aspectos a tener en cuenta mientras no exista una cura efectiva: el uso del nasobuco (mascarilla), con gran efecto para contener la dispersión de secreciones infectadas, de las soluciones desinfectantes y la constante inspección sanitaria.

Luego de casi ocho meses de pandemia en Cuba, siete mil 349 personas han sido detectadas con la enfermedad, y seis mil 721 lograron vencer el virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *