Cuba tiene gran experiencia en el manejo de epidemias

Destacó Tran Vaw Sung, asesor en Sancti Spíritus del proyecto de colaboración Cuba-Vietnam, quien se siente protegido de la COVID-19 gracias a la medicina en Cuba

cuba, pandemia mundial, arrocera sur del jibaro, vietnam, covid-19, coronavirus, salud publica
Creemos que se pueden incrementar los rendimientos en el arroz, expresó Tran Vaw Sung, a la derecha en la foto. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Para Tran Vaw Sung, jefe del grupo de especialistas del proyecto de colaboración Cuba-Vietnam que asesora la producción de arroz en Sur del Jíbaro, la aparición de la COVID-19 trastocó más de una rutina en su aplatanada vida cubana y no le quedó más opción que acatar las medidas de protección y bendecir las nuevas tecnologías de la comunicación; “gracias a Internet hemos mantenido la comunicación con la familia en esta situación tan delicada”, dijo a la prensa a través del traductor.

A Tran Vaw y sus acompañantes, la pandemia los sorprendió en los preparativos para ir de vacaciones a Vietnam. “Teníamos en plan salir de Cuba el 26 de abril, pero por el problema del coronavirus no podemos movernos; ¿preocupados?, ¡qué va!, con el avance de le ciencia médica en Cuba tenemos mucha confianza de que no habrá ningún problema con nuestra salud, además, hay mucha atención con nosotros aquí en El Jíbaro”.

Por el lógico confinamiento que cumplen con disciplina asiática, Escambray no se topó con los vietnamitas en las terrazas arroceras donde habitualmente desempeñan su trabajo; acababan de almorzar en el lugar donde pasan el aislamiento social y sin el menor reparo tuvieron a bien conversar.

Estamos inmersos en el asesoramiento para impulsar la producción de arroz y llevamos a cabo la colaboración perfectamente, explicó Tran Vaw. “Ahora en la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro están cosechando la siembra del período seco y también desarrollan la siembra de primavera; creemos que el rendimiento agrícola en la campaña de frío es posible aún aumentarlo entre un 10 y un 20 por ciento en comparación con otro método de siembra tradicional, ese es un propósito de la colaboración técnica vietnamita-cubana”, detalló el jefe de los asesores.                            El experto resaltó la experiencia de Sur del Jíbaro con más de 50 años incursionando en el cultivo, por eso —expresó—, el asesoramiento y la cooperación entre los técnicos vietnamitas y cubanos está en función de mejorar la eficiencia y el rendimiento en el arroz.

Desde hace semanas Tran Vaw sigue el día a día de la pandemia, aunque con la mirada puesta en sus aplazadas vacaciones; sin embargo, en su rostro no hay asomo de zozobra.

“Nunca nos asustamos con la enfermedad, es verdad que no pensábamos pasarla aquí, pero hay que tener paciencia y esperar, este país tiene mucha experiencia en el manejo de las epidemias, además, con los científicos y la vista larga de Fidel Castro, Cuba ha desarrollado desde los años 80 del siglo pasado la Biotecnología, produce Interferón y muchos medicamentos para la medicina preventiva, eso es una fortaleza”, afirmó.

Pese al distanciamiento impuesto por la COVID-19, los asesores no se han alejado de las noticias de su país. “Sabemos que Vietnam lleva más de 50 días sin casos positivos y que toda la actividad económica está normalizada, no tenemos ninguna preocupación con eso”, comentó Tran Vaw.

“Estamos a la espera de que Cuba abra las fronteras para irnos —añadió—; tenemos muchos amigos en El Jíbaro, contamos con la atención de la dirección de la empresa y podemos trabajar perfectamente bien para contribuir al desarrollo del arroz en Sancti Spíritus. Estamos tranquilos porque estamos en Cuba, el cubano siempre está muy contento y optimista, entonces nosotros no tenemos ningún susto aquí; cuando terminemos las vacaciones en Vietnam volvemos para La Sierpe”.      

Iniciado hace más de 15 años, el proyecto de colaboración Cuba- Vietnam extiende su presencia en las arroceras del país e incluye entre sus aportes el suministro de equipamiento y maquinaria, la asesoría de especialistas y técnicos en las áreas de cultivo, la capacitación a los productores, así como la intervención en obras y componentes de la infraestructura hidráulica y productiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *