EE.UU. asegura que asesinato de Soleimani fue una advertencia a Rusia y China

Mike Pompeo aseveró que el asesinato del general iraní formó parte de una “estrategia más grande” para disuadir al país persa y otros rivales de Estados Unidos, incluidos Rusia y China

estados unidos, medio oriente, eeuu-medio oriente, iran, iraq, rusia, china
Pompeo: Debemos disuadir a los enemigos. Ese es el objetivo del trabajo de Trump para hacer que nuestro Ejército sea más fuerte del que ha sido. (Foto: Reuters)

Este lunes, Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. aseguró en conferencia de prensa: “El presidente [de EE.UU., Donald] Trump y los que formamos parte de su equipo de seguridad nacional estamos restableciendo los elementos disuasivos (disuasivos reales) contra la República Islámica”.

Aseveró que el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, formó parte de una “estrategia más grande” para disuadir al país persa y otros rivales de Estados Unidos, incluidos Rusia y China, así como proteger los intereses del país norteamericano.

“La importancia de la disuasión no se limita a Irán”, dijo Pompeo, para luego agregar que, en todos los casos, “debemos disuadir a los enemigos. Ese es el objetivo del trabajo de Trump para hacer que nuestro Ejército sea más fuerte del que ha sido”.

Respecto a China y Rusia, Pompeo explicó que la retirada de EE.UU. del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), y los ejercicios navales del país norteamericano en el disputado mar del Sur de China son los ejemplos de la llamada política de “disuasión” de Washington hacia estos dos países.

Las declaraciones de Pompeo se produjeron luego de que varios altos funcionarios de la Administración estadounidense informaran el mismo lunes de que Trump había autorizado el pasado mes de junio matar a Soleimani, y no el 3 de enero.

Soleimani y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, junto a varios otros compañeros, cayeron mártires en un ataque aéreo lanzado por EE.UU., bajo la orden directa de Trump, contra los vehículos en los que viajaban cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad (capital iraquí).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *