EE.UU.: Un 4 de julio diferente

La crítica situación sanitaria todavía existente en Estados Unidos llevó a la cancelación de los tradicionales desfiles que acompañan la efeméride.

La fecha estará marcada por la continuidad de las protestas contra  el racismo y la brutalidad policial. (Foto: PL)
La fecha estará marcada por la continuidad de las protestas contra el racismo y la brutalidad policial. (Foto: PL)

Además de provocar más de 131 mil muertes y una recesión económica, la pandemia de la Covid-19 cambia este 4 de julio el rostro de una de las principales celebraciones de Estados Unidos: el Día de la Independencia.

A pesar de que todo el país se encuentra inmerso en diversas fases de reapertura, lo cual implica el levantamiento de restricciones impuestas en meses pasados para enfrentar la propagación del coronavirus SARS-Cov-2, la crítica situación sanitaria todavía existente llevó a la cancelación de los tradicionales desfiles que acompañan la efeméride.

Cada año esta capital es escenario del Desfile del Día de la Independencia Nacional, una de las principales actividades realizadas en Estados Unidos para conmemorar que el 4 de julio de 1776 se adoptó la Declaración de Independencia, la cual proclamó la separación de las Trece Colonias de la corona británica.

Pero en esta ocasión los residentes en Washington D.C. y los visitantes no podrán disfrutar del colorido evento que suele recorrer la Avenida Constitución con bandas de músicas, globos gigantes, carrozas y otros atractivos.

Tampoco tendrá lugar este sábado el concierto nocturno gratuito A Capitol Fourth que tradicionalmente se celebra en el jardín oeste del Capitolio, y que en esta ocasión serán sustituido por una transmisión online de espectáculos de años anterioes.

En los últimos días el país registró nuevos récord diarios en cuanto a la cantidad de casos confirmados de coronavirus, lo cual llevó a que autoridades locales llamaran a los residentes a permanecer en sus hogares y mantener la disciplina en una fecha también caracterizada por las reuniones familiares.

Pero entre quienes instaron a la prudencia este fin de semana no se incluye el presidente Donald Trump, pues el mandatario republicano no solo protagonizó anoche un controvertido espectáculo de fuegos artificales en el Monte Rushmore, Dakota del Sur, sino que este sábado realizará un evento bautizado como Saludo a Estados Unidos en Washington D.C.

Si bien no tendrá las dimensiones de la polémica actividad de igual nombre que Trump llevó a cabo en 2019 en el Monumento a Lincoln, la cita de hoy, a efectuarse en el jardín sur de la Casa Blanca y la adyacente Elipse, también podría congregar a miles de personas en el área de la Explanada Nacional.

‘Además de música, manifestaciones militares y sobrevuelos para honrar a los miembros del servicio y veteranos de nuestra nación, el presidente pronunciará comentarios que celebren nuestra independencia y saluden nuestra increíble herencia’, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Junto a la exhibición en esta capital, el Pentágono anunció que organizará sobrevuelos militares en Boston, Nueva York, Filadelfia y Baltimore.

De igual modo, el jefe de Estado decidió seguir adelante con el espectáculo de fuegos artificiales que cada año en esta fecha atrae a niños y adultos a la Explanada Nacional, el cual tendrá lugar entre las 21:07 y las 21:44, hora local.

De acuerdo con funcionarios del Departamento del Interior, tendrán disponibles 300 mil máscaras faciales para entregar a las personas que asistan a ese espacio a presenciar los sobrevuelos de aeronaves y la pirotecnia.

Sin embargo, la secretaria de prensa de la mansión ejecutiva, Kayleigh McEnany, indicó que la utilización de máscaras no será obligatoria para los asistentes, una decisión que está en consonancia con la postura mantenida hasta el momento por Trump, quien se niega a usarlas en público.

La alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, dijo este miércoles haber informado al Departamento del Interior que el evento preparado por el gobierno federal para este sábado va en contra de la orientación de los funcionarios de salud en medio de la pandemia.

Más allá de las limitaciones impuestas por la Covid-19 y la polémica en torno al evento del presidente, este 4 de julio estará marcado también por la continuidad de las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que tienen lugar en el país desde el asesinato del afronorteamericano George Floyd el pasado 25 de mayo en Minneapolis.

De ese modo, varios grupos participarán en una marcha en memoria de Floyd que comenzará esta mañana en el Monumento a Martin Luther King Jr. y se trasladará hacia la Elipse, además de que habrá una sentada a favor de las mujeres negras frente a la Corte Suprema, y otra marcha en las cercanías del Capitolio.

El movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) también protagonizará movilizaciones en otras ciudades del país como Nueva York, Boston, Nashville y Filadelfia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *