En Bernal cayeron las cintas amarillas (+fotos)

Cerró el evento de transmisión local en la comunidad de Jatibonico. El caserío vuelve a la normalidad

jatibonico, bernal, coronavirus, covid-19, salud publica
Los niños portaban un claro mensaje en sus manos y en la mirada: Vencimos la COVID-19, también gritaban. (Foto: Oscar Salabrría)

Esta vez la algarabía fue diferente: en la comunidad jatiboniquense de Bernal cayeron las cintas amarillas y el susto en las sienes se disipó. Terminaba así la cuarentena de este asentamiento, el primero donde se vivió el rebrote de COVID-19 en Sancti Spíritus. 

En medio de la guardarraya se reunían los vecinos salvando las distancias; era la voz agradecida de un pueblo que supo vencer la enfermedad con absoluta disciplina, así lo reconoció  el Presidente del Consejo de Defensa en Jatibonico, Isbel Reina Abreu, en franco intercambio con la gente.

Incluso los niños portaban un claro mensaje en sus manos y en la mirada: Vencimos la COVID-19, también gritaban. 

En la improvisada tribuna habló el médico Sabdiel, aún enfundado de verde de pies a cabeza. 

jatibonico, bernal, coronavirus, covid-19, salud publica
Isbel Reina Abreu, presidente del Consejo de Defensa en Jatibonico, reconoció la disciplina del pueblo para vencer la enfermedad. (Foto: Oscar Salabarría)

Más de 300 exámenes de PCR en tiempo real se realizaron allí para diagnosticar el virus. Fueron muchos los cargamentos de cloro, los módulos de productos de primera necesidad, las provisiones; muchas, las manos amigas, las atenciones médicas…, hasta Bernal llegó todo el aliento de una Patria que no desampara a sus hijos.

Y mientras el caserío se hacía famoso en las noticias de la prensa provincial y nacional, hubo quien apenas parpadeó  y hasta arriesgó su vida para trasladar un colchón, crear condiciones en un puesto médico y de mando que jamás se apagó en la madrugada, hubo quien ofreció su aire para que otro respirara.

jatibonico, bernal, coronavirus, covid-19, salud publica
La atención médica estuvo siempre presente en el poblado de Bernal. (Foto: Oscar Salabarría)

A Bernal regresará poco a poco la algarabía de los quitrines y volantas, de sus espesas neblinas volverá a resurgir el guajiro mochila o guataca en mano para la limpia de la caña. Fue ese el principal compromiso de sus lugareños, no bajar la guardia ante la COVID-19 e impulsar la siembra de la gramínea para que a aquellos contornos jatiboniquenses regrese no solo la alegría de su gente, sino también el verde de la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *