Espirituanos en el IPK: El riesgo valió la pena

Afirma el trinitario Irvin Díaz Rodríguez, trabajador del Turismo que integró la brigada de trabajadores de ese sector que apoyó las labores de limpieza en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, en La Habana

sancti spiritus, turismo, covid-19, coronavirus, salud publica, ipk, trinidad
Nos tocó trabajar en la línea roja y muchos de nosotros limpiamos las salas donde estaban los pacientes positivos, cuenta Irvin. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de Ana Martha Panadés)

Irvin Díaz Rodríguez es un excelente cocinero, pero el nuevo coronavirus le puso a prueba nuevas vocaciones; y es que el segundo jefe de cocina del Hotel Memories Trinidad del Mar integró la brigada de trabajadores del Turismo que apoyó las labores de limpieza en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), en la Habana.

“Nos tocó trabajar en la línea roja —cuenta ahora a través de la línea telefónica— y muchos de nosotros limpiamos las salas donde estaban los pacientes positivos; el primer día fue impactante, pero todo el personal que trabaja en el hospital es excelente y nos dieron mucha confianza”.

Mientras cumple la necesaria cuarentena junto a sus compañeros, Irvin Díaz Rodríguez recuerda cada detalle del protocolo que aprendió en poco tiempo para proteger su salud; nunca hubo margen de error, pues allí en la zona roja unos cuidan de los otros y todos se aferran a la vida.

“Son médicos maravillosos, se preocupaban primero por nuestra salud que por la de ellos, desde que entrábamos a las salas le explicaban al grupo cómo vestirse, insistían mucho en las normas de seguridad porque si se cumplen correctamente tienes menos riesgo de contraer la enfermedad.

“Nos poníamos toda la ropa según el protocolo: las batas verdes, los guantes, el nasobuco y las gafas. Para entrar a los cuartos con los pacientes positivos se seguían otros procedimientos y debíamos usar los trajes blancos o amarillos iguales a los que utilizan los enfermeros y los médicos.”

sancti spiritus, turismo, covid-19, coronavirus, salud publica, ipk, trinidad
Irvin Díaz Rodríguez cumplió con esmero la responsabilidad de hacer que brillaran salas y otras áreas del IPK. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de Ana Martha Panadés)

¿Los pacientes cómo valoraron su trabajo?

“Puedo decirte que somos las personas que más tiempo pasamos con ellos, los médicos pasan visita y están atentos a cualquier emergencia, las enfermeras administran los medicamentos, pero nosotros permanecíamos varias horas en el cuarto limpiando todo y desde que llegábamos se escuchaban las frases: “buenos días”, “¿cómo te sientes?”, “¿Todo bien con la familia?”.

“Por lo general esas personas estaban muy deprimidas por la enfermedad y el aislamiento, por eso en todo momento el grupo decidió también ofrecerle mucho apoyo emocional; fue muy lindo trabajar en el IPK”.

Hay un sano orgullo en este trinitario, entre los nueve trabajadores de servicios de los hoteles Memories Trinidad del Mar, Ancón y Village Costasur, pertenecientes al grupo Cubanacán, que integraron esta avanzada, la primera de la provincia espirituana del sector del Turismo para ayudar en la atención a los pacientes atendidos en la prestigiosa institución médica.

Irvin Díaz Rodríguez cumplió con esmero la responsabilidad de hacer que brillaran salas y otras áreas del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, donde los pacientes luchan contra la COVID-19. Su presencia pudo ser también bálsamo sanador.

“Una experiencia muy linda para nosotros, imagínate en mi caso no estoy acostumbrado a esas labores de limpieza, pero pusimos nuestro empeño para que todo brillara: la sala, los baños; tratamos siempre de dar lo mejor de nosotros.

“Siempre se siente un poco de temor, es la primera reacción cuando te enfrentas a algo que no conoces y puede ser peligroso como este virus, pero después te acostumbras; además al percibir la satisfacción de esas personas que fuimos a ayudar, de verdad que vale la pena el riesgo que corrimos; lo volvería a hacer sin dudarlo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *