Evalúan como positiva labor de Sancti Spíritus en enfrentamiento a rebrote de la COVID-19

La provincia rindió cuenta de su labor a la dirección del país en reunión que encabezó el presidente Miguel Díaz-Canel, en la que se informó que, además de ocho casos confirmados, en el territorio se mantienen 336 personas en centros de aislamiento

Las autoridades espirituanas rindieron cuenta de su labor a la dirección del país en reunión presidida por Díaz-Canel. (Foto: Estudios Revolución)
Las autoridades espirituanas rindieron cuenta de su labor a la dirección del país en reunión presidida por Díaz-Canel. (Foto: Estudios Revolución)

El Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno, encargado de coordinar las acciones para controlar la epidemia de la COVID-19 en el territorio nacional, valoró de positivo el trabajo desempeñado en Sancti Spíritus en función de cortar el avance del rebrote de la epidemia.

De acuerdo con lo informado en el sitio digital de la Presidencia de la República, las autoridades de la provincia, una de las que por su vecindad con Ciego de Ávila tiene sobre ella todas las alertas, rindieron cuenta de su labor a la dirección del país en esta reunión, que encabezó el presidente Miguel Díaz-Canel.

La gobernadora Teresita Romero Rodríguez expresó que en los últimos quince días se han confirmado 8 casos: uno en la ciudad capital; dos en el hotel Costa Sur, de Trinidad; y cinco en Jatibonico. Esos hechos, dijo, han provocado que tengamos 336 personas en centros de aislamiento.

A partir de la complejidad en Jatibonico — que limita al este con el avileño municipio de Majagua — el Consejo de Defensa Provincial solicitó al Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno la suspensión de las clases allí, así como el cierre de uno de sus dos círculos infantiles y de la base de campismo Poza Azul, la cual se encuentra ubicada en la frontera de las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila. Esas certeras decisiones fueron aprobadas por el Grupo Temporal.  

Cortar la transmisión y salvar

La provincia de Ciego de Ávila confirmó este sábado 28 casos positivos de la COVID-19, con los cuales suman 159 en las últimas dos semanas, dispersos ya en los diez municipios de ese central territorio. A una situación epidemiológica de por sí compleja con esas cifras, se suma el aumento de pacientes que arriban a estados graves y críticos de la enfermedad, y el fallecimiento de cinco avileños a causa del nuevo brote.

Al encabezar la reunión del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno, encargado de coordinar las acciones para controlar la epidemia de la COVID-19 en el territorio nacional, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, alertó que la provincia de Ciego de Ávila, además de ser la que más casos reportó en la jornada, es la que “más está aportando en los pacientes graves y críticos; además tienen varios días consecutivos con fallecimientos a causa de la enfermedad”.

La complejidad, señaló,  no está solo en la cantidad de casos, sino en la manera en que logramos que las personas no entren en los estadios de gravedad con el uso de nuestros protocolos, y los podamos salvar.

El mandatario precisó que “esa es una de las misiones fundamentales que lleva el equipo de expertos y científicos que está allá trabajando, porque ustedes han incorporado en los últimos días, incluso de golpe, a un grupo de pacientes importante en esos estados. En el parte de hoy incorporaron tres graves y llevan varios días con fallecimientos”.

Sobre ese grupo de especialistas que viajó a la provincia, el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda acotó que “no se va a quedar solo en Ciego de Ávila, irá a Camagüey a ver el servicio de terapia del Hospital Militar y del clínico quirúrgico Amalia Simoni que se está activando también para dar respuesta a las demandas de Ciego de Ávila”.

Hay que seguir rectificando y adecuando medidas, indicó, “que permitan en el menor tiempo posible poder cortar la transmisión que es de proporciones considerables, sobre todo en el municipio cabecera y, dentro de este, en el hospital Antonio Luaces Iraola, además del hospital de Morón, las dos principales instituciones de Salud en el territorio”.

Al respecto de esos dos eventos de transmisión, que han generado 81 y 13 casos, respectivamente, entre pacientes y trabajadores, se conoció que se está haciendo una evaluación sobre los recursos humanos que se podrían necesitar y enviar desde otras provincias, para seguir garantizando allí la estabilidad de los servicios de salud.  

El gobernador de la provincia, Tomás Alexis Martín Venegas, apuntó que también están abiertos dos eventos de transmisión: en el área urbana de la ciudad capital, que hasta la fecha suma 34 positivos, y en el consejo popular Orlando González, del municipio de Majagua, que acumula 13 casos de la COVID-19, aunque ninguno reportado este sábado.

En Ciego de Ávila, afirmó, están ingresadas 906 personas bajo vigilancia clínico-epidemiológica, unas 200 más que los reportados en la jornada anterior. Ante el aumento de los casos, aseveró, se han alistado cinco nuevos centros para el aislamiento de contactos y sospechosos.

Sobre estos números, el viceprimer ministro Morales Ojeda, consideró que son bajos en comparación con los positivos que se confirman en la provincia. La cantidad de contactos y sospechosos que se determinan, subrayó, son insuficientes para poder cortar la transmisión. Asimismo, precisó a las autoridades locales que los contactos de casos a los cuales las pruebas PCR resulten negativas, tienen que repetírselas al quinto día. En ese periodo de tiempo, deben mantenerse en total aislamiento.

En la sesión de este sábado, informó al Grupo Temporal de Trabajo el gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, quien apuntó que, de los 21 nuevos confirmados, 17 estaban aislados y 4 salieron de un seguimiento hecho luego del egreso de un centro de aislamiento.

Según detalló, “este tema se incorpora al análisis, porque es la primera ocasión que nos ocurre. Las personas que salen del centro de aislamiento con el PCR negativo se suman a la comunidad y al quinto día le estamos volviendo a realizar la prueba”, explicó.   

Después de dos semanas bajo fuertes medidas, que han permitido que la situación de la epidemia en La Habana no se salga de control, se decidió extender las restricciones hasta el 30 de septiembre, ante un escenario que todavía es complicado: 10 eventos de transmisión local de la enfermedad en cinco municipios y 150 controles de focos, dispersados por buena parte de la geografía capitalina. Es válido aclarar que la diferencia entre focos y eventos la determina la cantidad de casos: los primeros hasta diez, los segundos si se sobrepasa ese número.

A esta reunión también fueron convocadas las autoridades de Artemisa, que continúan lidiando con el evento de San Cristóbal y el foco de las Terrazas, mientras el contagio en Mariel va cediendo; las de Mayabeque, que atienden dos focos en San José de Las Lajas y Nueva Paz; las de Matanzas, que siguen con atención el evento de Santa Marta, el cual hace tres días no genera casos; las de Cienfuegos, donde después de más de 130 jornadas sin registrar positivos a la COVID-19 tienen dos casos desde el pasado 10 de septiembre; y las de Holguín, territorio que luego de un mes sin enfermos, confirmó uno este sábado, con fuente de infección desconocida hasta el momento.

En el intercambio mediante videoconferencia con los gobernadores, el Presidente Díaz-Canel indicó la evaluación urgente de varios temas en las sesiones del  Grupo Temporal de Trabajo durante la próxima semana, entre ellos la entrada de productos agropecuarios a la capital del país, los servicios bancarios y de las tiendas para aminorar las aglomeraciones, el comercio electrónico y la lucha contra coleros, revendedores y acaparadores. Todo ello, dijo, para perfeccionar nuestro trabajo y mejorar el enfrentamiento a la epidemia.

A medio año de que la COVID-19 entrara al territorio nacional, los números de Cuba siguen preocupando a una nación que espera más resultados de su trabajo arduo y oportuno, aun dentro de un continente que reporta 14 594 938 confirmados y 505 897 fallecidos.

En cifras generales, el último parte dado a conocer por el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, da cuenta de: 4 653 diagnosticados con el SARS-CoV-2, de los cuales 665 se mantienen ingresados. De ellos, el 96,8% con una evolución clínica estable. En las unidades de terapia intensiva están internados seis pacientes en estado crítico y 15 graves. Hasta la fecha han muerto 108 personas y otras 3 878 han superado la enfermedad, para un 83,4% de recuperados.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *