Hotel Meliá Trinidad: sin contratiempos en su ejecución pese a la COVID-19

La inversión la asumen brigadas de Ciego de Ávila, de las provincias orientales y del propio municipio de Trinidad

trinidad, hotel melia trinidad, turismo, covid-19, coronavirus
El hotel cuenta con un nivel de insumos durante el mes de abril. (Foto: Ana Martha Panadés)

Es cerca del mediodía y el calor se siente implacable; el descanso después del almuerzo resulta casi una bendición para los cerca de 400 trabajadores sobre los cuales descansa hoy la responsabilidad de no detener la ejecución del hotel Meliá Trinidad que se construye en la península de Ancón, al sur de la provincia espirituana, pese a la amenaza que significa el nuevo coronavirus.

En la obra, que se construye a través de la Asociación Económica Internacional, un modelo de inversión extranjera, participan brigadas de Ciego de Ávila, las provincias orientales y del propio municipio de Trinidad, hombres acostumbrados al trabajo rudo, pero también estimulados por los sistemas salariales, según ilustra el ingeniero Pedro Luis Sarduy, al frente de la obra, “muy beneficiosos y vinculados a la producción”.

Si bien no pocos insumos que demanda la fase de acabado del nuevo hotel, operado por el grupo Cubanacán S. A.  se encuentran hoy en proceso de importación y algunos pueden afectarse a causa de la contingencia sanitaria global, se dispone de otros recursos gracias a la infraestructura de apoyo creada a partir del montaje de un batching plant o planta de hormigón, con niveles de entrega favorables para mantener la secuencia constructiva.

Ello ha permitido trabajar sin interrupciones en la fase de estructura, pues “se cuenta con respaldo de cemento y áridos adquiridos en el mercado nacional, además de parte del acero que se requiere en tanto llegan los volúmenes pactados por concepto de importación; esto asegura concluir el grueso de los trabajos correspondientes a esta etapa en el mes de abril”, apuntó el ingeniero Sarduy.  

“La fase de acabado, a partir del mes de mayo, se considera la ruta crítica en el cronograma de ejecución, pues hay recursos que deben llegar desde Italia y otros países europeos, ahora afectados por la pandemia, por lo que se puede comprometer el ritmo de avance, aunque el espíritu es concluir el inmueble en la fecha prevista, es decir a fines de este año”, añadió.

El sol castiga y apenas permite adivinar la exquisitez en el diseño de la instalación, con tres niveles, extensas áreas de piscina y excepcionales propuestas en restauración y recreación, que funcionará con categoría cuatro estrellas plus y ampliará las ofertas de alojamiento de calidad en este destino.

MEMORIES TRINIDAD DEL MAR SIGUE EN OPERACIONES

A solo unos metros, su vecino el hotel Memories Trinidad del Mar es hoy la única instalación turística de Trinidad que mantiene su operación tras las medidas adoptadas en el sector como parte del enfrentamiento a la COVID-19.

Con cerca de 90 trabajadores, poco menos de la mitad del colectivo, el centro ofrece servicios de alojamiento y alimentación a asesores extranjeros del grupo hotelero, así como representantes de la Empresa Mixta Toscuba S. A. y profesionales cubanos que dirigen la ejecución del Meliá Trinidad.  

De acuerdo con Luz Hernández Nava, directora general del Memories Trinidad del Mar, diariamente se evalúan las condiciones de trabajo y se cumplen las orientaciones bien fundamentadas por las instituciones cubanas; en tanto el equipo médico que permanece en la instalación realiza pesquisas a los trabajadores y también a los clientes hospedados.

Por su parte, Osvany Iznaga, subdirector general, precisó que a estos clientes, alojados anteriormente en los hoteles Ancón y Costasur, se les garantiza el servicio bajo todas las medidas de protección e higiene. “A la entrada de la instalación se colocaron alfombras con solución clorada, en cada punto de servicio se toman todas las medidas de contención, los trabajadores usan siempre el nasobuco, las camareras realizan la limpieza de las habitaciones con guantes y mascarillas, además de tomarles la temperatura diaria a todos.

El directivo apuntó también que se aprovecha este momento de apertura parcial para la ejecución de acciones de mantenimiento en los bloques que hoy no cuentan con huéspedes, entre ellas la reparación de redes hidrosanitarias, mantenimiento a los equipos de frío y la pintura de las habitaciones y baños.

En la hermosa franja de playa que bordea toda la península de Ancón no hay vacacionistas por estos días; el nuevo coronavirus obliga a turistas y locales a estar en casa, pero allí, a la vera del Caribe toma cuerpo el hotel Meliá Trinidad, la instalación que se levanta en medio del fuego cruzado por el nuevo coronavirus y que estrena la presencia de Meliá Cuba en la urbe sureña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *