Informe revela la dependencia de EEUU de las importaciones chinas

EE.UU. depende estratégicamente de China en 414 categorías de importaciones, de las cuales 114 dan servicio a su infraestructura nacional crítica

estados unidos, china, economia mundial, china-eeuu.
Donald Trump y Xi Jinping durante una conferencia de prensa en Pekín, 9 de noviembre de 2017. (Foto: AFP)

EE.UU. depende estratégicamente de China en más de 414 categorías de importaciones, que representan una amenaza para seguridad nacional del país norteamericano.

Según un informe elaborado por la cadena estadounidense Fox News, dado a conocer el domingo y en el que se alude a un reporte del Centro de Estudios de Asia de la Sociedad Henry Jackson en Londres (capital británica), EE.UU. depende estratégicamente de China en 414 categorías de importaciones, de las cuales 114 dan servicio a su infraestructura nacional crítica.

Dicho análisis también revela que Washington, además de las importaciones de objetos esenciales en el campo de la infraestructura, depende estratégicamente de Pekín en lo tocante a antibióticos, baterías esenciales, metales de tierras raras, computadoras portátiles, teléfonos celulares, suplementos vitamínicos e incluso cosas como contenedores de envío, vidrios de seguridad y chalecos salvavidas.

Conforme al documento, la dependencia estratégica se produce cuando un “país es un importador neto de un bien en particular; importa más del 50 por ciento de sus suministros de China, y China controla más del 30 por ciento del mercado global de ese bien en particular”.

En este sentido, Matthew Henderson, director del Centro de Estudios de Asia de la Sociedad Henry Jackson y uno de los autores del informe, destaca que, para revertir esta situación, se requiere de un “disociando” entre la economía estadounidense y la china, y la formación de nuevas alianzas en la región del Indo-Pacífico.

“La comprensión es que el mundo globalizado lleva al enemigo a nuestras puertas e incluso dentro de ellas (…) y a menos que tomemos las medidas para despertarnos de esa complacencia, la comprensión (es) de que esta era dorada es con una dictadura en China, que se propone destruirnos”, señala el experto.
   
A juicio de Henderson, la única medida a adoptar para salir de tales situaciones críticas es “reiniciar” el comercio internacional y los acuerdos de libre comercio, así como “forjar relaciones” con países socios que sean “confiables”.

El informe revela que no solo EE.UU., sino también el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, los llamados “socios de intercambio de inteligencia de cinco ojos”, dependen estratégicamente de China en un total de 831 categorías de productos, y eso, a menos que ocurra un cambio pronto, podría volverse peligroso.
  
La pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, ha puesto de relieve los peligros que entraña esta dependencia estratégica.

De acuerdo con los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), las infecciones confirmadas en el país norteamericano superaron el lunes los 1,7 millones, la cifra más alta del mundo, mientras que el número de decesos se aproxima a los 100 000 casos.
   
Eso mientras que los modelos de pronóstico para posibles muertes por la pandemia letal predicen que el número de fallecidos superará los 100 000 para el 1 de junio.

Según varios analistas y observadores, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, está perdiendo su imagen de superpotencia debido a su mala gestión ante el avance de la propagación del brote vírico, además de que está siendo comparada con el buen proceder al respecto de otros países, entre ellos, China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *