Jabón medicinal es liberado, pero es posible ayudar en el caso

Desde El Pedrero, Fomento, nos escribió a finales de septiembre Belkys Bernal Caballero, cuya inquietud concierne a la salud de su hijo, quien padece de enfermedades que no por comunes han dejado de constituirse en un serio problema para la familia.

Según cuenta la madre, su hijo sufre de acné juvenil y también de dermatitis solar, padecimientos que le provocan, además de las incómodas espinillas, enrojecimiento en la piel y comezón. Su caso, escribe, resulta extremo. “Para el tratamiento complementario del acné requiere del jabón con aceite de girasol ozonizado, que se expende en las farmacias, en un formato de 100 gramos, por el precio de 21 pesos en moneda nacional”, precisa.

“Sucede, y es aquí donde radica mi problema, que no puedo acceder a él por más que intento comprarlo, ya que las colas son extensas y no alcanzo. Lo adquieren, en su mayoría, personas que no poseen prescripción médica para su uso y que pueden emplear otros tipos de jabón al no tener esa necesidad apremiante en específico”, cuestiona.

Agrega la lectora que su hijo no puede bañarse con un jabón diferente al mencionado, pues hace alergia a ellos y empeora su piel, como consecuencia de lo cual cae en continuas crisis que afectan, incluso, la parte sicológica. De ahí que el médico, en reiteradas ocasiones, la haya alertado de la necesidad de usar ese jabón en concreto para lograr estabilidad y neutralizar la enfermedad, que está calificada como crónica.

“He planteado el problema al delegado de la circunscripción, pero la gestión no fructifica. Considero que es necesario realizar una venta por tarjetón o por indicación directa del médico para las personas que necesitan mucho del producto. Apenas puedo controlar la situación con innovaciones caseras, como la sábila o la miel, pero los remedios no surten el efecto deseado, como tampoco son suficientes”, concluye.

Carlos Robaina, director general de la Empresa Provincial de Farmacias y Ópticas en Sancti Spíritus, explicó que el jabón con aceite de girasol ozonizado posee, efectivamente, propiedades germicidas y es recomendable para la piel, como bien reza en el estuche. Sin embargo, aclaró, no existe indicación alguna acerca de la regulación en su venta, ni mucho menos de su expendio por tarjetón, aunque como regla no venden más de uno o dos por persona.

“Si bien al comienzo de la pandemia se sacaron a la venta más de 50 000l unidades, en los últimos meses hemos estado recibiendo cantidades muy insuficientes; digamos, unos 50 jabones por farmacia. Como es natural, las personas los buscan y duran muy poco”, detalló el directivo, quien, no obstante, dejó entrever una posibilidad de solución al problema.

“Personalmente me pondré en contacto con la Dirección de Farmacias en Fomento y también con la madre, para que se le ayude a conseguir el producto siempre que tengan disponibilidad en ese territorio”, prometió. Escambray agradece la respuesta y espera que se haga efectiva la colaboración, ya que se trata de un caso sensible en el que el enfermo sufre, a pesar de tener parte del remedio disponible, pero no alcanzable.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *