La COVID-19 no es un problema resuelto, asegura ministro cubano de Salud

Una fortaleza ha sido la integración de los organismos con el Sistema Nacional de Salud para un tratamiento integral de la situación epidemiológica

“Enfrentar la epidemia constituyó realmente una prioridad para el Gobierno cubano desde el primer momento”, aseguró el ministro. (Foto: Cubadebate)
“Enfrentar la epidemia constituyó realmente una prioridad para el Gobierno cubano desde el primer momento”, aseguró el ministro. (Foto: Cubadebate)

Estamos obligados a aprender de las experiencias de otros países, sobre qué ha pasado en aquellos lugares donde se ha ido desescalando y cómo se ha estado comportando la transmisión. Muchas lecciones indican que lo que parecía un problema resuelto aún no lo es, dijo ministro de Salud Pública, José Ángel Portal al intervenir en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda.

Los datos a nivel global —insistió— “son también un llamado a la responsabilidad entre nuestra población, que no debe descuidar las medidas higiénico-sanitarias en ningún momento, ni siquiera en aquellas provincias que transitan ya por la tercera fase”.

“Tal vez ahora más que nunca resulta esencial no actuar con exceso de confianza, pues de la responsabilidad y disciplina con que sigamos actuando en todos los escenarios dependerá que podamos mantener bajo control la enfermedad y seguir avanzando con éxito por la nueva normalidad que vive el país”, aseveró.

¿En qué situación se encuentra hoy el país, desde el punto de vista epidemiológico?

De acuerdo con Portal Miranda, a 134 días de la pandemia en el país, continúa el enlentecimiento de la transmisión. “Durante la epidemia para diagnosticar un caso se estudiaron 96,4 pacientes. En los últimos 14 días para hacer un diagnóstico hubo que estudiar 671 pruebas”, ejemplificó.

Hasta la fecha, dijo, el país acumula 237 819 muestras realizadas y con los cuatro casos confirmados ayer, ya suma la cifra de 2 466 confirmados (1,04%). 

En cuanto a las pruebas diagnósticas, el ministro informó que se han aplicado 21.2 PCR por cada 1 000 habitantes. Asimismo, el total de Kit rápidos asciende a 199 244, lo que representa 17,8 Kit rápidos por cada 1000 personas, y se han priorizado los grupos vulnerables.

“Entre los PCR realizados y los Kit rápidos, hemos estudiado 39 por cada 1000 cubanos”, argumentó y especificó que diariamente se realizan alrededor de 3 000 PCR y los resultados se dan en 24 horas.  

En Cuba permanecen ingresados hoy para  atención y  vigilancia  de la COVID-19, 1 198 personas. El 22 de abril esa cifra llegó a 10 742, recordó.

En hospitales se encuentran 113 pacientes y en centros para sospechosos de menor riesgo 59, para un total de 172. Asimismo, los contactos en centros de aislamiento para vigilancia son 313; los viajeros en centros de aislamiento para vigilancia 713, mientras que están en vigilancia por la Atención Primaria de Salud 237 personas.

El ministro aseguró que en Cuba existe total transparencia con los datos sobre el nuevo coronavirus. 

De los 2 466 pacientes diagnosticados con la enfermedad:  

  • Atendiendo al sexo, se comporta con un discreto predominio de casos en hombres con el 50.45%, en tanto las mujeres aportan el 49,55%.
  • La tasa de incidencia es de 22 por 100 000 habitantes.
  • La epidemia en el país mantiene un patrón de casos graves que alcanza el 7%, y de los confirmados, han estado críticos 2,7%.
  • Han fallecido 87 personas para una letalidad de 3,5%, de los cuales el 59,8% son hombres (52). En el mes en curso la letalidad es de 0,85% (1 fallecidos/118 casos).

-El 65,7% de los casos confirmados se produce en pacientes entre 20 y 59 años.

-Del total de los casos graves, el 63,8% es mayor de 60 años y el 27% mayor de 80 años.

-El 81,1% de los fallecidos tienen más de 60 años, de los cuales, 40% tiene más de 80 años.

-Ya se han recuperado y dados de alta 2 339 pacientes y dos evacuados (95% recuperados). Lamentamos 87 personas que resultaron fallecidos.

-De los 38 confirmados ingresados (1,5%), 37 (97,4%) mantienen una evolución estable y se reporta un paciente crítico.

-Se han diagnosticado casos en todos los territorios  del país.

-De los diagnosticados, 2 424 son cubanos y 42 extranjeros.

-Sin fuente de infección precisada en este momento se mantienen 116 casos (4,8%) en los que se continúa la investigación epidemiológica.

-Han resultado asintomáticos 1 350 casos que representa el 54% del total de los confirmados (en el mes en curso 66%). “Insistimos en que esta es la variable más difícil de controlar, incluso por la ciencia”, alertó.

La Habana cumple con los indicadores para pasar a la segunda fase

Actualmente 13 provincias y el Municipio Especial Isla de la Juventud se encuentran en la tercera fase, mientras Mayabeque está en la segunda y La Habana en la primera.

“La capital en los últimos días viene cumpliendo los indicadores, pero queremos estar seguros de que los consolide para pasarla a la segunda fase, teniendo en cuenta la complejidad de la ciudad debido a la alta movilidad y concentración de personas”, expresó el ministro.

Según ilustra la gráfica de enfermos hospitalizados por día, en Cuba ha existido un control de la pandemia. La curva se muestra plana, en comparación con la situación de otros países, explicó el titular de Salud Pública.

“Lo que debía ser el control definitivo se extenderá un poco más en el tiempo”, aseveró y puntualizó que La Habana ha tenido más del 50% de los casos del país, que se mantendrá reportando casos.

“Lo que tenemos que evitar es que aparezcan nuevos brotes”, reiteró.

En el caso de la capital, especificó que tiene una recuperación del 94,9%. “Desde los primeros días de mayo se logró que el total de altas médicas superara el número de casos activos y ese comportamiento no se ha perdido”.

Para pasar a la segunda fase es necesario que el indicador de casos activos esté por debajo del 3%. La Habana hoy tiene 22 confirmados, con una tasa de 1,59.

“Si seguimos cumpliendo las medidas adoptadas, el pronóstico es que no aumente el número de casos en la capital. Esta es una batalla que todavía continúa latente, que todavía exige el esfuerzo consciente de todos y de cada uno de los cubanos”, sentenció.

Más adelante repasó la estrategia implementada en Cuba que ha permitido los resultados actuales, que incluye la pesquisa activa, el aislamiento preventivo, el diagnóstico oportuno, el tratamiento individualizado y seguimiento a convalecientes.

A ello se suma los medicamentos innovadores cubanos que han demostrado su efectividad y la actualización de los tratamientos

¿Cuál es la realidad de los últimos 15 días en el país?

En los últimos 15 días la situación ha sido más favorable, solo han confirmado casos La Habana (46), Artemisa (14) y Villa Clara (1). “El riesgo disminuyó un 24,1%”.

Se mantienen activos cuatro eventos de transmisión local

Hasta el momento se han producido en el país 48 eventos de transmisión local, han sido cerrados 44. Se mantienen activos cuatro (representa el 8,3% del total eventos).

“La ventaja del abordaje de cada uno de ellos nos ha permitido controlarlos en tiempo”, dijo.

  • La Habana (3): Centro Habana (2) en los consejos populares Los Sitios y Colón; y uno en el Cerro, en el consejo popular Pilar-Atarés. Aquí no ha aparecido nuevos casos en los últimos días.
  • Artemisa (1). Este miércoles 22 de julio se abrió un nuevo evento en el municipio Bauta, en el área de Salud Pedro Esperón, que ya reportó 14 casos. 

“Es de los ejemplos de cuando no se hacen las cosas bien, pues se produce por violación de las normas de distanciamiento físico, a partir de una fiesta que convocó a un número considerable de personas”.

“Nadie ha dicho que en la fase tres se rompen las medidas que han sido clave en el control de la enfermedad”, subrayó el ministro.

Primeramente se habló de 24 personas que asistieron hace 10 días a esa actividad, pero la investigación ha arrojado que deben ser más. 

De acuerdo con Portal Miranda, para frenar el contagio, se han intensificado las medidas de control, en tanto se trabaja en la identificación de casos y contactos para su aislamiento y estudio.

Bauta: Ejemplo lamentable de las consecuencias de relajar las medidas

Al referirse al evento de transmisión local recién abierto en el municipio Bauta, en la provincia de Artemisa, Portal Miranda informó que este afectó a dos consejos populares y comprometió a 28 559 personas. Se puso en cuarentena un área de 237 manzanas, de ellas 31 de muy alto riesgo, que están en el centro del pueblo, donde están los establecimientos más importantes.

Comentó que indisciplinas de este tipo involucran no solo a los que participaron en la actividad, sino a gran parte de la población, y “hay personas que se han ido moviendo y ya incluso tenemos un número de contactos en otros municipios como Quivicán, Artemisa y Guanajay”. 

Se han asilado 137 personas y estudiadas 703, y en 115 ya se tienen los resultados (14 son positivos).

“Eventos como este nos confirman que cuando se relajan las medidas y se violan las acciones que han sido diseñadas, cuando la población se confía y se desentiende de los riesgos, podemos llegar a hechos tan lamentables como este, donde la irresponsabilidad de unos pocos ha puesto en riesgo la situación epidemiológica de un área y la salud de las personas que en ella viven”.

Portal Miranda resumió que el trabajo que a diario se continúa realizando para contener la transmisión de la enfermedad en el país no puede verse empañado por sucesos como este.

En una reunión efectuada hoy con la dirección del país, nos transmitieron un mensaje del Primer Secretario del Comité Central del Partido, Raúl Castro, quien alertaba que “la epidemia no está superada y que cada nuevo descuido, generará nuevos casos”. 

“Tenemos que mantener la responsabilidad, y ello requiere de la participación activa de la población”, enfatizó el ministro de Salud Pública. 

Enfrentar la epidemia constituyó realmente una prioridad para el Gobierno

Portal Miranda recordó que el país comenzó a prepararse en todos los ámbitos para enfrentar la COVID-19, desde que se supo que podía constituir una amenaza real. “Enfrentar la epidemia constituyó realmente una prioridad para el Gobierno cubano desde el primer momento”.

Una fortaleza ha sido, prosiguió, la integración de los organismos con el Sistema Nacional de Salud para un tratamiento integral de la situación epidemiológica. 

Como se ha explicado, el plan de medidas para la primera etapa de la recuperación se concibió en tres fases, para que transcurriera con gradualidad. 

Objetivos de la etapa de recuperación:

  1. Regresar a la normalidad en la vida del país, de manera gradual y asimétrica.
  2. Evitar nuevos brotes de la enfermedad y desarrollar las capacidades para su enfrentamiento.
  3. Reducir riesgos y vulnerabilidades.

Medidas sanitarias que se mantienen en el país

  • Prohibir la entrada de trabajadores con síntomas respiratorios a los centros de trabajo, garantizando su remisión a las instituciones de salud con inmediatez, así como a los centros educacionales. Son los lugares cerrados los que mayor riesgo tienen de generar transmisión entre las personas.
  • Realizar de manera obligatoria, a la entrada de las instituciones, la desinfección de las manos con hipoclorito de sodio al 0,1% o con solución hidroalcohólica al 70 %.
  • Aplicar de manera obligatoria la desinfección sistemática de las superficies con hipoclorito de sodio al 0,5% o con solución hidroalcohólica al 70%.
  • Mantener, a la entrada de áreas comunes, pasos podálicos en las condiciones higiénicas adecuadas y embebidos en hipoclorito al 0,5 %.
  • Posibilitar y establecer la protección de trabajadores expuestos al contagio en áreas de riesgo.
  • Informar a la autoridad sanitaria sobre el retorno de trabajadores que viajan por asuntos oficiales y provienen de países de alto riesgo de transmisión.
  • Garantizar, en lugares públicos, el distanciamiento físico establecido entre las personas.
  • Reducir al 50% la capacidad máxima permisible en los ascensores y mantener la higiene en su interior, realizando la limpieza con agua y detergente de todas sus superficies. Al menos una vez al día se deben desinfectar utilizando solución de hipoclorito al 0,5% o alcohol al 70%.
  • Fortalecer los mecanismos de comunicación con los propietarios de las casas de renta donde se hospeden tanto turistas nacionales como extranjeros. Incrementar la exigencia en el cumplimiento de las medidas sanitarias.
  • Establecer que se debe informar con carácter obligatorio si los huéspedes de las casas de renta presentan síntomas respiratorios.
  • Incrementar la vigilancia clínico epidemiológica en todos los hoteles, durante las 24 horas, con la presencia de personal médico, de enfermería y de Higiene y Epidemiología.

Una de las medidas fundamentales, recordó, es el uso del nasobuco, sobre la que se observa resquebrajamiento. 

“Le seguimos recomendando a la población que cumpla con esta indicación siempre que esté en lugares con aglomeración de personas, pues es una medida de protección física, independientemente de la fase en que nos encontremos”.

En la primera fase el uso del nasobuco es obligatorio para para todas las actividades, mientras en las fases dos y tres es opcional, solo en lugares públicos donde exista concentración de personas. No obstante, “seguimos recomendando que es una medida vital”.

Respecto al control sanitario internacional, mencionó entre las medidas el aislamiento de los viajeros cubanos y extranjeros residentes en Cuba para vigilancia durante 14 días.

En estos momentos, se siguen creando la condiciones en los puntos de entrada del país, con el objetivo de asegurar la aplicación de los PCR a los pasajeros una vez arriben al territorio nacional. 

Fases 1 y 2

  • En los centros de aislamiento y vigilancia epidemiológica habilitados en todas las provincias. Se realizará PCR al viajero en estas instituciones acorde con el protocolo establecido.

 Fase 3

  • Se realizará la vigilancia epidemiológica en el domicilio del  viajero por el equipo básico de Salud de cada consultorio médico de la Familia, previa aplicación de pruebas rápidas. Esta medida requerirá ajustes acorde con la situación epidemiológica nacional e internacional.

Vigilancia epidemiológica

En las fases 1, 2 y 3: 

  • Mantener la vigilancia y pesquisa activa en la Atención Primaria de Salud dirigida a la búsqueda de pacientes con síntomas respiratorios y otros que pudieran asociarse a la enfermedad.
  • La nueva etapa implica una intervención de vigilancia epidemiológica tan certera como la desplegada hasta el momento, pues la demanda de servicios al sistema sanitario será mucho mayor, y tenemos que seguir estando atentos ante cualquier síntoma o signo de la enfermedad.
  • Vigilancia de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) graves.
  • Mantener la consulta diferenciada de las IRA en la Atención Primaria de Salud y en los hospitales, para el ingreso y el tratamiento oportuno de las personas con síntomas respiratorios.
  • Realizar el diagnóstico confirmatorio de la COVID-19 y otros virus respiratorios, mediante la prueba de PCR en tiempo real, en los laboratorios de biología moleculares definidos en el país.

Medidas para la organización de los Servicios de Salud

Sobre las visitas a pacientes ingresados:

Fases 1 y 2

  • Continúan suspendidas las visitas y se permite la presencia de un acompañante.

Fase 3

  • Se restablecerá la visita tres veces a la semana, acorde con las características de cada institución, y se mantendrán los acompañantes de enfermos hospitalizados que así lo requieran.  
  • Intensificar las acciones para el fortalecimiento del programa del médico y la enfermera de la Familia.
  • Reiniciar gradualmente los servicios hospitalarios, estomatológicos, de rehabilitación, consulta externa y otras actividades ambulatorias: Fase 1 (50%), fase 2 (75%) y fase 3 (100%).
  • Los especialistas y jefes de servicios definirán el orden de prioridad de los pacientes, teniendo en cuenta los riesgos para la vida, las posibles secuelas y la afectación de funciones vitales.

Apuntó Portal Miranda que el país está entrando a esta fase de recuperación con limitación de algunos recursos. “Este es un problema no resuelto y sabemos de la falta de un grupo de medicamentos que son sensibles. Estamos buscando la solución y ya habíamos explicado en una Mesa Redonda el tema de la limitación de recursos financieros, de paralización de los proveedores y vuelos, pero es un asunto que se sigue semanalmente por la alta dirección del país”.

Agregó que no se trata solo de medicamentos. “Hay un grupo de recursos gastables hospitalarios y estomatológicos que también están teniendo afectaciones y se busca la solución para que continúen abriéndose gradualmente”.

Según el ministro, una parte importante del presupuesto en MLC que el sector de la Salud le dedica a estos recursos, fue necesario redistribuirlo en las acciones de enfrentamiento a la pandemia. 

“No es un monto despreciable, porque nadie tenía previsto los medios de protección, las pruebas de biología molecular, por demás muy costosas. Sabemos lo que representa y lo sensible que es la falta de determinado medicamento, y transmitimos la confianza de que hoy buscamos la solución más rápida para lograr estabilizar los recursos que necesita el sistema”.

Pero, señaló, el sistema nunca paró, “pues el número de actividades que durante estos meses se mantuvieron dentro de los servicios de salud es representativa”.

“No solo nos dedicamos a la COVID-19, sino que en todos estos meses se ha hecho un esfuerzo incalculable para hacer lo que nos correspondía, que no era otra cosa que salvar vidas, no permitir que la atención médica colapsara y desarrollar mejores protocolos de atención”, sostuvo Portal Miranda.

Se enfrentó la pandemia, remarcó, sin descuidar un sinnúmero de servicios esenciales del sistema, los cuales no podían detenerse, porque de ellos también dependía la vida de las personas.

En estos cuatro meses, recordó, más de 2 339 personas se han recuperaron en Cuba de la COVID-19. Pero, “cuántas personas más no han logrado sobrevivir luego de una cirugía de urgencia, de extirpársele un tumor. ¿Cuántos familias, madres y padres han podido disfrutar la felicidad que trae el nacimiento de un niño o niña en alguna de las maternidades del país? Ello está respaldado por el trabajo de todos los profesionales de la salud”, reflexionó el ministro.

Indicadores preliminares entre el primero de marzo y el 30 de junio, dan cuenta de este esfuerzo, reconoció el titular. Durante esta etapa se han realizado 205 458 intervenciones quirúrgicas. De ellas, cirugías mayores 81 879; cirugías ambulatorias 25 895, cirugía cardiovascular 787 operaciones, ejemplificó.

Tampoco se detuvieron los servicios dialíticos, que beneficiaron a 14 119 pacientes, y se mantuvieron funcionando 54 salas de hemodiálisis.

Nacieron más de 29 333 niños y niñas en nuestras maternidades en estos días, se pudieron realizar 19 trasplantes trasplantes renales y seis de córnea.

Asimismo, se realizaron más de 31 millones 738 000 consultas médicas en todo el país, de las cuales 2 millones 221 211 correspondieron a la atención secundaria y terciaria; 29 millones 516 797 a la atención primaria de salud y 3 millones 267 438 a los servicios de estomatología.

El ministro destacó que nunca se dejó de brindar los servicios y que estos indicadores no son simples cifras, sino que reflejan “el esfuerzo, constancia, desvelo de miles de profesionales de la salud en todas las áreas que mantuvieron activo el sistema, en medio de una circunstancia epidemiológica compleja”. 

Aseguró que este es un esfuerzo que, lejos de relajarse, se incrementa con el conjunto de medidas sanitarias que son importante mantener en este tiempo.

Portal Miranda reiteró el reconocimiento a todos los trabajadores del sistema de salud, en todas sus áreas, a los estudiantes de medicina y a los jóvenes que se sumaron. 

Comentó también las medidas para la atención a pacientes enfermos, y destacó que los hospitales militares que jugaron un rol fundamental durante el enfrentamiento a la pandemia volverán a sus actividades habituales durante la tercera fase. Los hospitales del sistema asumirán los casos de COVID-19.

Fase 3

  • Se habilitarán salas de infeccioso y un cubículo aislado en la unidad de cuidados intensivos, al menos en un hospital para adultos y otro pediátrico por provincia.
  • Mantener centros para la atención a pacientes sospechosos, contactos y viajeros para dar respuesta a los eventos epidemiológicos que se presenten.
  •  Reforzar el desarrollo de los servicios de cuidados intensivos.

Se mantendrán las medidas de desescalamiento vinculadas con las instituciones sociales, y en ese sentido mencionó las acciones de  control en los hogares de ancianos y centros médico-psicopedagógicos.

Fase 2

  • Reabrir las casas de abuelos y el servicio de seminternado en los hogares de  ancianos y los centros médico-psicopedagógicos.
  • Se retoman los pases a los internos. A su regreso, permanecerán por 14 días en la sala de cuidados sub-agudos.
  • Reiniciar los ingresos en las instituciones sociales y centros psicopedagógicos. A su entrada, permanecerán en la sala de cuidados sub-agudos por 14 días, y de haber sido positivos a la COVID-19 o contacto, se les repetirá el PCR antes de incorporarse a la institución.

Ratificó que se comenzará el curso escolar como estaba previsto. “El curso 2019-2020 recesa en agosto y reinicia en septiembre, con las asignaturas que requieren actividad presencial, para concluir en las ocho semanas siguientes”.

Dijo que los exámenes estatales del pregrado de todas las formaciones culminaron  exitosamente el 16 de julio. Las graduaciones se realizaron según decisiones de los consejos de defensa provinciales.

Tenemos el reconocimiento de nuestros profesionales en Cuba y en el mundo

En otro momento del programa radio-televisivo, el ministro destacó el profundo orgullo ante el reconocimiento que hiciera hace apenas unas horas a los médicos cubanos la ciudad de Turín, cuyo edificio más representativo, la Mole Antonelliana, fue iluminado como homenaje a la brigada cubana “Henry Reeve”, que presentó sus servicios para combatir la pandemia en la región de Piamonte. 

“Hemos estado en 73 países y de ellos en 15 por primera vez”, precisó.

“Han sido 44 brigadas “Henry Reeve” y hemos trabajado en 37 países con la participación de más de 3750 profesionales, de los cuales el 64% son mujeres y se han sumado al resto de los 58 países que también han atendido a más de 79 000 pacientes”.

Lo curioso, subrayó, es que el alumbrado de la Mole Antonelliana fue excepcional, pues solo se ilumina en pocos y muy especiales momentos de celebración. Y en esta ocasión por primera vez en la historia, esta edificación que es símbolo de Turín y de Italia, lo hizo con el nombre de un país extranjero, Cuba.

“Ello demuestra el profundo y positivo impacto de la labor solidaria de la Brigada “Henry Reeve” en este país; una labor meritoria, humana, que ha sido reconocido en el resto de las naciones donde han prestado colaboración nuestros médicos y enfermeras”.

Perfeccionar el sistema de salud como parte de la estrategia económico-social del país

Portal Miranda señaló que ningún organismo se queda fuera de la estrategia económico social para el impulso de la economía cubana.

En ese sentido, informó que también se previeron acciones para el perfeccionamiento del sistema de salud, con el propósito de “continuar mejorando el estado de salud de la población cubana, incrementar la calidad y la satisfacción de la población con los servicios y trabajar por hacer eficiente y sostenible el sistema, garantizando su indetenible desarrollo”.

Otro propósito es asegurar que el país esté en capacidad de continuar con éxito el enfrentamiento a las enfermedades que azotan al mundo y a Cuba, a la par “de mantener nuestra vocación solidaria”.

Las principales acciones que se previeron en el sistema de salud para el impulso de la estrategia socioeconómica están encaminadas:

  • Garantizar una atención médica de calidad, en correspondencia con los principios y valores de la salud pública cubana, dando solución a los problemas que inciden en los procesos de atención.
  • Se trata de fortalecer la atención primaria de salud, los servicios hospitalarios y de cuidados intensivos; así como  los programas trazadores del sistema  (Programa Materno Infantil, Enfermedades Transmisibles, Enfermedades Crónicas no Transmisibles) entre otros.
  • Fortalecer las actividades de higiene, epidemiología y microbiología para la prevención y el control de las enfermedades transmisibles y no transmisibles.  
  • Incrementar el impacto de las investigaciones y las innovaciones en la modificación del estado de salud de la población cubana.
  • Asegurar la calidad y satisfacción del pueblo en los servicios de salud, avalada por la habilitación, certificación y acreditación de profesionales e instituciones de salud y garantizar el desarrollo científico, profesional y tecnológico.
  • Formar profesionales integrales y pertinentes que respondan a necesidades de atención e investigación.
  • Tener la capacidad de continuar enfrentando con éxito las enfermedades que azotan al mundo y mantener la vocación solidaria.
  • Garantizar los compromisos internacionales en el campo de la cooperación médica.
  • Garantizar el desarrollo informático en salud, así como los recursos informativos y de comunicación institucional para el acompañamiento del desarrollo integral del sistema. Informatización de los procesos.
  • Garantizar la utilización eficiente de los recursos, el ahorro y la eliminación de gastos innecesarios.
  • Aplicar la gestión efectiva de los suministros de los medicamentos en correspondencia con el cuadro de salud de la población. Desarrollo de los servicios farmacéuticos y del Programa de Medicina Natural y tradicional.
  • Aprovechar todas las enseñanzas de la COVID-19 en cuanto al encadenamiento  productivo con la industria y el vínculo con la ciencia.

En los minutos finales, el ministro de Salud Pública insistió en que no podemos ignorar la situación global. “Aunque nos cueste aceptarlo, el virus seguirá acechando a la humanidad por algún tiempo y la única vacuna que disponemos contra él en estos momentos es asumir con responsabilidad el comportamiento de cada uno de nosotros”.

Citó que el uso del nasobuco, el distanciamiento físico y las medidas de higiene como la desinfección de las manos, son tres comportamientos que podrían detener la mayor parte de los contagios de COVID-19, y evitar nuevos brotes.

“Si bien en el país transitamos por una etapa que hemos llamado de la recuperación pos-COVID-19, eso inevitablemente conduce a que muchos lo asocien a una etapa posterior, o después a la COVID-19, eso para nada quiere decir que hemos superado la enfermedad. No podemos tener la idea o sensación de que ya lo rebasamos, de que no hay problema, pues el peligro sigue latente y sería imperdonable que después de haber batallado tanto durante estos difíciles meses, pasemos de una percepción y conciencia de riesgo, a una situación de total o casi total indiferencia o imprudencia de nuestra población”.

Cuidarnos entre todos, continúo, sigue siendo uno de los mayores retos, sobre todo en momentos en que la vida del país, poco a poco, va regresando a la normalidad y muchas de las personas que se diagnostican, el 55 % de los casos, son asintomáticas.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez. hablaba hoy en la reunión con los científicos cómo se ha integrado la ciencia en el enfrentamiento a la COVID-19. Además ha reiterado que no confiarnos ante la COVID-19 continúa siendo un desafío, y que debemos trabajar también con todo rigor en esta fase de recuperación.

“Ese es el gran compromiso del sistema de salud, el gobierno de Cuba, y es el que tendrá que tener nuestro pueblo para no retroceder, porque sería imperdonable”, concluyó.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *