La crisis de los condones

Imprescindibles para la salud sexual y reproductiva de la población, los preservativos brillan por su ausencia de las farmacias y establecimientos comerciales de la provincia. Escambray le toma el pulso a un desabastecimiento opacado por otras carencias en tiempos de COVID-19

Sancti spiritus, empresa farmacias y ópticas, farmacias, emsume, empresa de suministros
En condiciones normales la provincia necesita casi 334 500 preservativos al mes y en septiembre se vendieron unas 234 090 unidades. (Foto: Infomed)

“No me lo puedo creer, caminé prácticamente todas las farmacias y no hay un condón en venta. Yo tenía una reservita de meses atrás y no fue hasta ahora que los necesité. Si te soy sincera, no sé qué hacer, pues mi pareja y yo aún no queremos tener hijos”, confiesa preocupada una joven yayabera que prefiere el anonimato.

El criterio anterior es muy fácil de verificar y si no desea caminar en vano, solo tome un teléfono y comuníquese con cualquier farmacia, no solo de la ciudad cabecera, sino de Sancti Spíritus; la respuesta será la misma: “Lo sentimos, pero no tenemos preservativos desde hace mucho tiempo”.  

El significativo desabastecimiento de profilácticos en la red de farmacias y otros puntos de venta no tradicionales de la provincia desde los primeros meses del 2020 mantiene alarmados a los espirituanos, quienes confían plenamente en sus beneficios para evitar una enfermedad de trasmisión sexual o un embarazo no deseado.

María Isabel Montejo García, especialista principal de la Empresa Farmacias y Ópticas, confirma a Escambray lo que el pueblo intuye: Sancti Spíritus no recibía preservativos desde el pasado mes de enero.

“No fue hasta septiembre que pudimos volver a comercializar el producto, sin embargo, fue un cifra tan baja que apenas el pueblo lo notó. Te lo explico mejor: solo vendimos el 5 por ciento del plan mensual, o sea, unos 51 840 condones, lo que representa una semana de distribución”.

En condiciones normales la provincia necesita casi 334 500 preservativos al mes, de los cuales el 70 por ciento, unas 234 090 unidades se distribuyen a través de la red de farmacias del territorio.

Para Francisco González Quintero, director de la Empresa de Suministros Médicos de Sancti Spíritus (Emsume), la situación es muy preocupante: “Nosotros tenemos una gran afectación con los condones y su venta en la provincia, porque la cobertura está casi en cero, no solo aquí, sino también en toda la nación”, asegura el doctor.

Cada semana, Emsume concilia con su dirección nacional y la respuesta que hoy ofrecen es que “se trata de un renglón actualmente en trámite, o sea, ya en vías de solución y distribución desde su punto de origen en China y otros proveedores internacionales”, acotó la fuente.

A pesar de los esfuerzo realizados por el Ministerio de Salud Pública, la realidad es que el condón prácticamente no existe en el país. No obstante, los preservativos no dejan de solicitarse a los proveedores, junto a otros insumos médicos como guantes y jeringuillas, también de alta demanda y con una severa afectación.

Además de la venta a la población, la prioridad en estos momentos es asegurar el programa materno-infantil, esencialmente para la realización de ultrasonidos vaginales, consultas de planificación familiar y otras asociadas a dicho esquema.   

“Tenemos un tipo de condón en nuestros almacenes que llegó suelto y no en la caja que usualmente presenta tres unidades. Se trata de una pequeña cantidad (unos 30 000 preservativos), cuya fecha de caducidad o vencimiento es en el 2024, pero la red de farmacias a través de la Empresa Comercializadora de Medicamentos no los acepta por pautas y códigos establecidos. En este minuto estamos en conversaciones para dirimir esta cuestión que no depende solo de la provincia”, refirió González Quintero.

Según autoridades de Salud entrevistadas por el periódico Granma, la demanda de condones en Cuba ha aumentado de forma progresiva en los últimos 10 años, con un consumo de un promedio mensual entre cinco y seis millones de unidades.

El propio diario explica: “El precio de costo de una caja de uno por tres de condones Momentos estaba en el orden de los 10 centavos dólar; los Vigor están en el orden de los 30 centavos”.

Ante tal realidad una duda me asalta: ¿optaron los cubanos por la abstinencia ante la imposibilidad de practicar un sexo seguro? No deben ser pocos los espirituanos que a estas alturas ya agotaron sus “reservas” de condones.

One comment

  1. Uno de los grandes enigmas. Cómo ocurren cosas como estas, y que lo hayan permitido. Felicidades a los afortunados de esas unidades limitadas.
    A ver si empieza a venderlos en MLC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *