La producción azucarera en Sancti Spíritus toma el paso

Aun cuando se incumplió la zafra chica y existe cierto atraso en la fabricación de azúcar, la contienda refleja mejor comportamiento

sancti spiritus, central uruguay, zafra azucarera
Mantener estabilidad en el abasto de caña a la industria es uno de los mayores retos de la actual zafra espirituana. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

No fue esta una buena arrancada para la campaña azucarera en Sancti Spíritus, porque a las diversas interrupciones y paradas que tuvo el central Uruguay en la primera decena de operaciones, se unió el freno que ocasionaron los aguaceros de la última parte de diciembre; de ahí que el territorio incumpliera la llamada zafra chica en unas 800 toneladas por debajo de las 5 900 planificadas y aunque ha disminuido el atraso, hasta el viernes 3 de enero la producción seguía inferior al plan.

El ingeniero Vladimir Gómez, director del central Uruguay, declaró a Escambray que las afectaciones ocurridas en la industria desde la apertura de la cosecha a mediados de diciembre representaron el 24 por ciento del tiempo perdido y los dos días con registros de lluvias significativas en las áreas cañeras determinaron que la fábrica también desaprovechara por esta causa casi el 21 por ciento del tiempo de molida.

No obstante este comienzo incierto, desde las jornadas finales del pasado mes y primeras de enero, la zafra en Jatibonico ha comenzado a dar señales de estabilidad, comportamiento que se refleja en la gradual mejoría del abastecimiento de caña y la molida, así como en el rendimiento industrial que muestra en el acumulado un entero por encima de lo previsto.

“Se aprecia calidad en el azúcar, mejor eficiencia con despunte de la recuperación energética y ha subido el autoabastecimiento de energía al 90 por ciento”, señaló Vladimir Gómez.

Para fortalecer dicha recuperación, la zafra en Jatibonico precisa disminuir los índices de materias extrañas, como quiera que por estos días el indicador rebasa, con el 11 por ciento, el parámetro previsto; a la vez que la contienda obliga a elevar la molida diaria, con un acumulado hasta el viernes cercano al 52 por ciento, en tanto se planificó aprovechar la capacidad fabril al 60 por ciento.

Sobre el abasto de caña estará en lo adelante una de las pruebas de fuego que enfrentará la campaña en el Uruguay, porque desde la arrancada el 15 de diciembre, la cosecha ha contado con el respaldo del dispositivo de corte y tiro del central Melanio Hernández, todavía sin iniciar las operaciones.

Roberto Casanova, director del mencionado central, informó a Escambray que este sábado 4 de enero se realizará la prueba de zafra, ejercicio que permitirá evaluar con precisión el estado de la fábrica con vistas a su incorporación a la zafra, cuyo calendario oficial se sitúa para el 12 de enero, pero pudiera adelantarse en dependencia de los resultados que arroje la comprobación de la industria de Tuinucú.

A pesar de quedar por debajo en la producción prevista para la zafra chica, la calidad del crudo fabricado le permitió al central Uruguay exportar más de  3 000 toneladas de azúcar, según informó a la prensa Aselio Sánchez Cadalso, director de la Empresa Azucarera Sancti Spíritus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *