Nueve principios rigen la estrategia económica y social de Cuba

Las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros persiguen el fortalecimiento de la economía para enfrentar la situación de crisis generada por la COVID-19 en el país

cuba, consejo de ministros, covid-19, economia cubana, miguel diaz-canel, consejo de ministros, cadena de tiendas caribe, cimex
‟Las medidas que se están aplicando tienen una explicación, nada aquí es improvisado, todo responde a objetivos generales de la defensa de nuestra soberanía y nuestro modelo económico y social”, aseveró Gil Fernández. (Foto: Radio Rebelde)

“No se puede decir que estamos en una situación de tensión en la economía, porque hemos estado acostumbrados a trabajar con restricciones financieras, pero ahora estamos en una situación excepcional no exclusiva de Cuba”, subrayó el Ministro de Economía y Planificación Alejandro Gil Fernández durante su intervención este jueves en el programa televisivo Mesa Redonda.

En su alocución el Viceprimer ministro explicó los principios que animan la estrategia económica y social de fortalecimiento de la economía para enfrentar la situación de crisis generada por la Covid-19 y que fue aprobada por el Consejo de Ministros.

Al profundizar en el contexto que sobrelleva Cuba actualmente a causa de la pandemia, Gil Fernández recalcó que la isla prescinde del turismo desde hace cuatro meses lo que representa una pérdida sostenida de ingresos en divisa durante un periodo relativamente prolongado; otros ingresos por exportaciones también han resultado afectados y existe igualmente una disminución de la demanda de productos que tradicionalmente el país exporta al mercado internacional.

Gastos adicionales en el sector de la Salud relativos al financiamiento en los centros de aislamiento contra la Covid-19 y el déficit del presupuesto estatal a causa de las medidas de protección salarial aplicadas a los trabajadores interruptos, constituyen también elementos que reafirman el complejo contexto económico de Cuba, precisó el Ministro de Economía y Planificación.

‟Ante una situación excepcional requerimos de una hoja de ruta que nos conduzca sin improvisaciones para imponernos a este escenario, pero tomando en cuenta cuál es el contexto en el que estamos diseñando la estrategia con la presencia del arreciamiento del bloqueo de los Estados Unidos”, expuso también el Viceprimer ministro.

Al desglosar las dos etapas planificadas para enfrentar la pandemia, Gil Fernández recordó que la primera se compone de tres fases y está fundamentalmente enfocada en el enfrentamiento a la pandemia y que estamos transitando por ella. En cuanto a la segunda etapa apuntó que contiene medidas para impulsar la economía y enfrentar con éxito este escenario.

La estrategia aprobada es amplia y abarca 16 áreas claves de la economía; además tiene otros capítulos relacionados con el desarrollo de otras formas de gestión y por lo tanto no se limita a un conjunto de actividades en específico sino que tiene un abordaje muy integral de las actividades que impactan en la vida social, apuntó el Ministro de Economía.

‟Se trata de identificar las trabas presentes en la economía, disponemos de un diagnóstico y hemos incorporado este análisis a la estrategia que va en el sentido de quitar restricciones y buscar la manera de tener una operatoria que sea funcional al contexto”, puntualizó.

Al explicar el conjunto de principios que rigen la estrategia, Gil Fernández dijo que en primer lugar se procederá a mantener la planificación centralizada como una fortaleza de nuestro sistema, pero que no significa asignación centralizada de recursos, porque son dos cuestiones diferentes.

‟Nosotros estamos dando pasos en función de la descentralización en la asignación administrativa de recursos, pero mantenemos una planificación y conducción centralizada de la economía”, señaló el Viceprimer ministro.

Defender la producción nacional y desterrar la mentalidad importadora constituye el segundo principio que está encaminado a encontrar soluciones a las demandas de la economía en cuanto a la industria nacional.

En tercer lugar, el gobierno cubano proporcionará la regulación del mercado, principalmente, por métodos indirectos, lo cual está en correspondencia con nuestro modelo económico y con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

“Tenemos que permitir que el mercado se exprese, regularlo en el objetivo de la planificación y con instrumentos indirectos en lo fundamental y no medidas de carácter puramente administrativo”, detalló.

Como principio número cuatro se ha dispuesto a la complementariedad de varios actores económicos concebidos en nuestro modelo y el estado debe buscar la manera de que se encadenen el trabajo por cuenta propia, el sector no estatal, las cooperativas, y el sector estatal, “con el objetivo de defendernos de las agresiones y seguir avanzando y darle prosperidad a nuestro pueblo”, fundamentó Gil.

El papel dinamizador para la demanda interna de la economía como método para lograr transformarla ocupa el quinto principio dispuesto en la estrategia económica y social que aplicará el estado cubano.

 “La demanda interna es un motor impulsor en una economía, tiene muchos vínculos con la productividad, la inversión, la generación de empleos y hoy por hoy por restricciones que tenemos de ofertas y monetarias,  que tenemos que resolver también”, dijo el Ministro de Economía.

Respecto a lo anterior Gil Fernández aseveró: ‟Las medidas que se están aplicando tienen una explicación, nada aquí es improvisado, todo responde a objetivos generales de la defensa de nuestra soberanía y nuestro modelo económico y social”.

Como sexta normativa se prevé dotar de mayor autonomía de gestión al sector empresarial, asunto reclamado por los trabajadores y que permitirá más posibilidades para la toma de decisiones.

‟Tenemos que crear reglas de juego que sean similares para que ambos sectores, el estatal y el no estatal, se desempeñen en condiciones similares en medio de un entorno económico complejo”, indicó.

En séptima posición se implementarán aspectos claves que están aprobados y pendientes fundamentalmente con relación a las formas gestión y propiedad, el redimensionamiento del sector empresarial, del sector no estatal y la adecuada relación que tiene que haber entre ambos.

Incentivar la competitividad, garantizando la utilización eficiente de los recursos materiales y financieros, el ahorro, el incremento de la eficiencia y la motivación por el trabajo constituyen el octavo enfoque de la estrategia.

Por último, se ejecutará una política ambiental activa en armonía con el ordenamiento social del país. “Nosotros tenemos que manejar siempre una compatibilidad entre las medidas que implementamos y el medio ambiente y como esto funciona”, según abordó el Ministro de Economía y Planificación durante su intervención en la Mesa Redonda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *