Rafael Correa: En Ecuador, lo peor está por venir

“Lo peor está por venir, porque incluso si se hiciera todo lo que se requiere en este momento, ya el mal está hecho”, conjeturó en tono apocalíptico el exmandatario

ecuador, rafael correa, coronavirus, pandemia mundial, covid-19
Correa expresó que “el gobierno estaba clínicamente muerto” y la salud había sido destrozada por “el absurdo neoliberalismo”. (Foto: Cubasí)

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa lamentó este lunes el manejo dado a la crisis desatada por la pandemia en su país, culpó a su sucesor, Lenín Moreno, de lo que está ocurriendo, y advirtió que lo “peor está por venir”.

“La patria se nos está destrozando, Ecuador es el país que peor ha manejado la crisis en la región y probablemente a nivel mundial”, afirmó desde Bélgica el exmandatario, que mantiene una disputa política con Moreno y enfrenta una condena de 8 años y más de 30 acusaciones en los tribunales.

Para el exmandatario (2007-2017) el coronavirus aterrizó en Ecuador “en el peor momento”, pues “el gobierno estaba clínicamente muerto” y la salud había sido destrozada por “el absurdo neoliberalismo”.

Recordó que en su momento fue acusado de “populista” por haber construido hospitales y aseguró que sin las 4.400 camas nuevas que dejó luego de sus diez años de mandato todo habría sido peor.

“Despidieron 12 mil profesionales en salud, redujeron el presupuesto en salud, acabaron con el convenio con Cuba, 400 médicos regresaron en diciembre de 2019, y nos encontró también con una economía destrozada por los errores de esta gente en el peor momento”, sentenció en diálogo con W Radio.

Afirmó que entre el caso uno, detectado a finales de febrero, y el momento en que se declaró el Estado de excepción, el 16 de marzo, el país no se resguardó y hubo hasta partidos de fútbol con miles de espectadores en ciudades como Guayaquil, foco de la pandemia.

Ecuador es el segundo país con más muertos en Latinoamérica después de Brasil, con 7.529 contagiados y 355 decesos, de acuerdo a cifras oficiales. El mundo ha visto con incredulidad las imágenes de decenas de muertos en Guayaquil, la segunda ciudad importancia de Ecuador y lugar de nacimiento de Correa, sin contar con los cuerpos de víctimas que permanecieron durante días en sus casas sin que ninguna autoridad se encargara de la recogida.

“Lo peor está por venir, porque incluso si se hiciera todo lo que se requiere en este momento, ya el mal está hecho”, conjeturó en tono apocalíptico el exmandatario.

Correa, un economista de izquierda de 57 años, añadió que pasada la peste llegará al país la otra crisis que se avecina que es la económica, para la cual tampoco está preparado el gobierno de Moreno, quien fuera su vicepresidente en el primer mandato y al que respaldó para llegar a la presidencia.

El exmandatario se refirió a la condena a ocho años en su país por el delito de cohecho y a las otras 31 acusaciones que pesan en su contra, al señalar que se trata de una “estrategia criminal” trazada contra líderes progresistas del continente como el brasileño Luis Inácio Lula da Silva y la argentina Cristina Fernández.

Es una “guerra jurídica” que a diferencia de los años 70 donde “usaron botas militares” se acude a la justicia porque “ya no matan a la persona sino su reputación”, afirmó.

Sostuvo que detrás de la condena y las acusaciones solo existe el interés político de sacarlo del proceso electoral que se avecina y prometió “derrumbar” los señalamientos judiciales a los que calificó de “cantiflescos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *