Salud implementa medidas para evitar rebrotes de la COVID-19 en Sancti Spíritus

La habilitación de los puntos de contención en los accesos a la provincia y la realización de exámenes PCR en sitios centinelas son algunas de las acciones para intentar evitar contagios con el nuevo coronavirus

sancti spiritus, covid-19, coronavirus, salud publica
En Sancti Spíritus funcionan nueve puntos de contención en los distintos accesos del territorio. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Ante la confirmación de casos positivos a la COVID-19 en provincias limítrofes —como es el caso de Ciego de Ávila y Villa Clara—, desde el pasado lunes 31 de agosto han vuelto a levantarse en Sancti Spíritus nueve puntos de contención en los distintos accesos del territorio; medida que pretende regular la entrada y la salida aquí y, por ende, intentar evitar rebrotes del nuevo coronavirus.

Al decir del doctor Manuel Rivero Abella, director provincial de Salud, en los llamados puntos de frontera se cuenta con personal sanitario que no solo tiene a su cargo la toma de la temperatura de los ciudadanos que llegan o salen de la provincia, sino también el registro de los datos personales de cada uno de ellos.

Entre las medidas adoptadas también por el sector de la salud en territorio espirituano para intentar evitar nuevos contagios por el nuevo coronavirus se halla la realización de exámenes PCR en sitios centinelas; es decir, centros de trabajo donde puedan existir personas que por razones laborales hayan viajado a otros territorios en riesgo, hogares de ancianos, centros psicopedagógicos, Tiendas Recaudadoras de Divisas, escuelas y círculos infantiles.

“En la provincia se realizan diariamente alrededor de 40 PCR a aquellos casos sospechosos de padecer la enfermedad”, apuntó Rivero Abella.

Por su parte, según el directivo, en todas las instalaciones sanitarias se mantienen las medidas adoptadas anteriormente como la colocación de soluciones a la entrada de las instituciones para el lavado de las manos y la desinfección de los pies, el uso obligatorio del nasobuco —tanto para pacientes como trabajadores— y las relativas a las normas de bioseguridad.

Ante la reanudación del curso escolar el pasado primero de septiembre, en todos los escenarios docentes —dígase hospitales, policlínicos y la propia Universidad de Ciencias Médicas— se ha desescalado el horario para impedir grandes concentraciones de estudiantes, se ha reorganizado la docencia hacia algunos municipios y se ha disminuido el número de becarios en la residencia estudiantil a fin de contribuir al distanciamiento físico.

Aunque en la provincia desde hace más de un centenar de días no se reportan casos positivos a la COVID-19, se sigue la vigilancia epidemiológica tanto que, actualmente, se hallan aislados cerca de una docena de casos sospechosos y sus respectivos contactos.

2 comentarios

  1. Dr. Manuel. Si quiere controlar de verdad futuros escenarios de rebrotes de la COVID en Sancti Spiritus. Vaya a las 6 am. A la cola de pan liberado de Cabaiguan. Al lado de la iglesia católica de está localidad. Quizás sea un milagro. Que con todo lo que sucede allí. Hoy Cabaiguan no tengan CASOS POSITIVOS.

  2. Estimado Dr. Manuel Rivero Abella, director provincial de Salud, por favor, o de quienes Ud. está rodeado y leen esta intervención, avisenle al Dr. esta es una acción más que no se está realizando.
    Desde muy temprana fecha en esta etapa de pandemia, consecuentemente y unido a sus primeras acciones, vengo planteando en el sitio http://www.espirituano.gob.cu/es/buzon-ciudadano (con poca participación de los directivos) a través del seudónimo ¨La Voz¨, que se desinfecten los ómnibus de las rutas locales, que siguen sucios, con tierra, manchas en el piso, los tubos de sujeción engrasados de sudor humano, cristales y superficies polvorientas, en fin, son un verdadero caldo de cultivo para que germine y se propague la COVID, y todo ello ha caído en saco sin fondo, oidos sordos e irresponsabilidad administrativa, no es capricho mio, si se fumigan los vehículos en las fronteras nuestras, si se están invirtiendo recursos millonarios en la realización de pruebas y exámenes clínicos, salarios, recursos, si la patria como patria se desangra por llevar a cero los índices de infectación y muerte por esta desgracia, ¿Cómo no poner en el taller de ómnibus un grupo de recursos que no deben de sobrepasar de dos mochilas de riego por aspersión, un paquete de trapos o estopa, y un poco de hipoclorito, reubicar a alguien en ese puesto y desinfectar los vehículos por lo menos cuando llegan y cuando salen de recorrido?. (y por favor no me inviten más a decir las cosas en la dirección de la empresa).
    Lastimoso es que nuestro intendente sea de profesión médico, y a el no le lleguen o no pueda leer el sitio, o no tenga a nadie para que le informe, de que una medida de esta envergadura, puede, si no lo aminora por lo menos parar un poco la transmisión para que tome cartas en el asunto, por favor.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *