Soy el mismo, solo me falta trabajar más

Yamichel Pérez reconoce que no está en su óptima forma deportiva, pero asegura que logrará ese objetivo con el avance de la serie

sancti spiritus, serie nacional de beisbol, 60 snb, gallos 60 snb, yamichel perez
Me siento el cuerpo un poco duro, no relajado y veo que los lanzamientos no me están cayendo para donde quiero, confesó Yamichel. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

El lanzador espirituano Yamichel Pérez afirma de modo categórico que es el mismo de hace solo unos meses, cuando fue sensación en Cuba al resultar el mejor zurdo del Todos Estrellas de la Serie Nacional y el Jugador Más Valioso de los play off,  al resultar un puntal en el título de Matanzas.

Fue refuerzo de lujo y completó una campaña de ensueño con 14 triunfos y solo tres reveses, tres puntos por juegos salvados, 83 ponches y 32 boletos con un PCL de 2.53 en 135 innings y un tercio, cuatro juegos completos y tres lechadas.

Con traje de Cocodrilo registró números galácticos: nueve victorias sin derrotas, tres salvados, 1.26 PCL, 41 ponches, siete boletos, dos wildpitch.

Iniciada la Serie 60, se estrenó con dos derrotas al hilo y se activaron las alarmas en sus seguidores, mucho más porque ahora, por primera vez, es líder del staff.

“Creo que puede ser parte de desconcentración, mas pienso que es un problema nacional, porque es verdad que nuestro béisbol es ofensivo, pero se está bateando demasiado y eso tiene que ver con la falta de entrenamiento que hemos tenido todos los lanzadores”.

Como los demás, entrenó en casa durante meses a causa de la pandemia, pero al parecer no resultó suficiente, como valientemente lo reconoce. “En ese tiempo me preparé bien, aunque no tanto como pensaba, hice muchas pesas, mucho volumen de tirar bolas, mecánica…, pero siento que faltó quizás que me vieran los entrenadores o estar dentro del ritmo diario, la preparación física tampoco fue la misma, uno piensa que la está haciendo al 80 o 100 por ciento y cuando vienes a ver es a un 20.

“Al llegar al entrenamiento colectivo todo cambió y aparecieron los dolores, me di cuenta de que no estaba tan bien como creía, es muy poco el tiempo para los lanzadores”.

Y vuelve al box en busca de respuestas: “He tenido que hacer un sobresfuerzo y lanzar un volumen de lanzamientos en tan poco tiempo de preparación, creo que me falta coordinar los movimientos, concentrarme mejor, necesito caminar un poco más en el juego, me siento el cuerpo un poco duro, no relajado y veo que los lanzamientos no me están cayendo para donde quiero, puede ser que uno se sienta a veces un poco frustrado”.

¿Debo entender que no estás al ciento por ciento?

No.  El esfuerzo ha sido doble, yo he sentido que no estoy listo para lanzar, aunque así mismo he salido y lo seguiré haciendo mientras me sienta dispuesto, me gusta lanzar para divertirme, no tengo paciencia para estar ahí en el dugout esperando que me llegue el día de la rotación.

¿Y el volumen de lanzamientos?

Todos los lanzadores no son iguales, unos se cansan con menos y otros con más lanzamientos. En mi caso, mientras van pasando los innings como que me voy calentando y puedo llegar a 120 y hasta un poco más, aunque ahora al principio sí nos deben regular porque no debemos llevarnos por las emociones, ni el impulso del momento que estamos ganando y hay que aguantarnos, en ese momento la mente y el cuerpo no sufren, pero el brazo sí y eso nos puede traer problemas después, porque el objetivo es que nos pasemos los 75 juegos con el brazo saludable.

¿Cuánto extrañas al público?

El público te inspira y te da ánimo, aunque sea en contra, pues eso te pone agresivo para que las cosas te salgan bien, pero ahora no tenemos otra opción que jugar así y concentrarnos en lo que debemos hacer que es jugar como equipo.

¿No será que sientes también la presión porque eres líder del staff?

Eso no me presiona. Salgo a hacer los pitcheos míos bajitos y creo que lo voy a lograr con el tiempo; además, aquí todos somos iguales y el trabajo no es mío solo, es de todos para sacar out por out y alcanzar la victoria.

¿Entonces te presiona que todos esperen que repitas con Sancti Spíritus lo que hiciste con Matanzas?

Soy el mismo, solo me falta trabajar en algunas vulnerabilidades que sé que tengo en mi repertorio de pitcheo y trabajar en la zona de strike, así creo que vuelva a lograr el objetivo, no tiene que ser exactamente igual, sino acercarme al menos a eso, los que saben de béisbol conocen que es una tarea muy difícil, pero lo que sí haré igual es luchar para mi equipo.

One comment

  1. Regreso a la normalidad, lo extraño fue lo del año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *