Trump minimiza alcance de la COVID-19 mientras los casos aumentan

El presidente de EE.UU. y candidato republicano, Donald Trump, y su rival demócrata Joe Biden sostuvieron este jueves su último debate televisado a tan sólo 12 días para las elecciones

Biden criticó al Trump por no  reconocer su responsabilidad en las altas cifras de contagios y decesos  registradas en EE.UU. (Foto: AFP)
Biden criticó al Trump por no reconocer su responsabilidad en las altas cifras de contagios y decesos registradas en EE.UU. (Foto: AFP)

El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, repitió este jueves en el último debate presidencial que la pandemia de la COVID-19 desaparecerá, cuando casi todo el país registra nuevos incrementos de casos.

El gobernante republicano, quien contrajo recientemente el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, pareció minimizar una vez más la gravedad de la crisis de salud que ya dejó 8,6 millones de contagiados y 228 mil muertes en la nación norteña, según datos del portal digital Worldometer.

Al ser interrogado sobre el tema en el primer segmento del debate con su rival demócrata para las elecciones del 3 de noviembre, Joe Biden, el presidente sostuvo: ‘Estamos doblando la esquina, se va a ir’, y afirmó que habrá una vacuna disponible en las próximas semanas.

Medios norteamericanos de prensa advirtieron de inmediato que no hay indicios de que habrá una vacuna en poco tiempo, cuando los ensayos en la materia aún están en curso.

Trump, quien continuamente resta importancia a las dimensiones de la emergencia sanitaria y recibe numerosas críticas por su manejo de la pandemia, afirmó que esa vacuna será distribuida de forma muy rápida, a pesar de que funcionarios de su propia administración afirman que en un primer momento solo accederían a ella los grupos más vulnerables.

Sus declaraciones optimistas sobre la crisis de salud tuvieron lugar un día después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades manifestaron que hay una tendencia preocupante en el brote de coronavirus SARS-Cov-2 en el país, pues los contagios aumentan en el 75 por ciento del territorio estadounidense.

Además, el subdirector de enfermedades infecciosas de esa agencia, Jay Butler, dijo creer que habrá una o más vacunas contra la COVID-19 disponibles para su distribución a finales de año, pero que probablemente será un suministro limitado, para las personas con mayor riesgo de enfermedad grave.

Por su parte, Biden arremetió esta noche contra la respuesta dada por Trump a la pandemia, y criticó al gobernante por no reconocer su responsabilidad en las altas cifras de contagios y decesos registradas en la nación.

Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería permanecer como presidente de Estados Unidos, expresó el demócrata, quien dijo que si él fuera mandatario se enfocaría en presionar a las personas para que usen máscaras y en buscar pruebas más rápidas para detectar el virus.

‘Me aseguraría de que establezcamos estándares nacionales sobre cómo abrir escuelas y negocios para que puedan estar seguros, y de darles los medios, los recursos financieros para poder hacer eso’, añadió Biden, y acusó a Trump de no tener un plan claro, cuando la nación está a punto de entrar ‘en un invierno oscuro’.

¿Qué estás ocultando?, dice Biden a Trump sobre registros fiscales

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, cuestionó nuevamente este jueves al mandatario estadounidense, el republicano Donald Trump, por su negativa a hacer públicas sus declaraciones de impuestos.

He publicado todas mis declaraciones de impuestos, 22 años, ve a mirarlas. No has publicado ni un solo año, ¿qué estás ocultando?, preguntó Biden al actual ocupante de la Casa Blanca durante el último debate en el que participan ambos antes de las elecciones del 3 de noviembre.

El exvicepresidente demócrata se manifestó de ese modo después de que Trump volvió a acusarlo, sin mencionar pruebas al respecto, que su contrincante para los venideros comicios y su familia recibieron millones de dólares en pagos provenientes de Rusia y China.

No he tomado un centavo de ninguna fuente extranjera en mi vida, respondió Biden, quien, al mismo tiempo, se refirió a recientes reportes de prensa de que Trump intentó realizar negocios en China y poseía una cuenta bancaria secreta en ese país.

El demócrata reiteró su interrogante de por qué Trump, el único presidente desde la década de 1970 en negarse a hacer públicos sus registros fiscales, no está dispuesto a darlas a conocer.

Los países extranjeros le están pagando mucho, sus hoteles, sus negocios en toda la nación, en todo el mundo. Libere sus declaraciones de impuestos o deje de hablar de corrupción, le manifestó al republicano.

Trump dijo una vez más que sí presentará en algún momento su información fiscal, pero volvió a repetir la justificación de que no ha podido hacerlo debido a que está sujeto a una auditoría del Servicio de Impuestos Internos, aun cuando esa misma agencia ha dicho que eso no le impide difundir los registros.

Con relación a la cuenta bancaria en China, reportada esta semana por el diario The New York Times, el presidente reconoció que la tuvo y que la cerró antes de postularse para la Casa Blanca, a pesar de que un abogado de su organización declaró al periódico que estaba sin usar, pero permanecía abierta.

Biden promete camino a la ciudadanía para indocumentados

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, prometió que de llegar a la Casa Blanca propondrá al Congreso estadounidense un camino hacia la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Al abordar el tema de la inmigración en el segundo y último debate con el mandatario de la nación, el republicano Donald Trump, Biden añadió que también buscará una solución de ese tipo para los llamados soñadores, nombre con el cual se conoce a jóvenes indocumentados traídos al país durante su niñez.

Cientos de miles de esas personas recibieron permisos de trabajo y de estudio, y fueron protegidos de la deportación, a través del Programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) aprobado por la administración de Barack Obama (2009-2017), durante la cual Biden fue vicepresidente.

Pero desde su llegada a la Casa Blanca Trump ha tratado de eliminar ese mecanismo y evitar la renovación de sus beneficios, por lo que en la discusión sostenida esta noche en Nashville, Tennessee, el demócrata dijo que volverá a certificar que los soñadores puedan permanecer en el país.

Biden se pronunció de ese modo luego de que la moderadora del debate, Kristen Welker, de la cadena de televisión NBC News, recordó que la administración Obama falló en alcanzar una reforma de inmigración, y también alcanzó niveles récord de deportaciones y de detenciones familiares en la frontera, antes de cambiar el curso.

El demócrata reconoció que ese ejecutivo cometió un error en materia migratoria, y tardó demasiado en corregirlo, pero recordó que él quiere convertirse en presidente de Estados Unidos, no en vicepresidente, y será desde ese cargo que realizará las transformaciones prometidas.

Al mismo tiempo, a Trump se le cuestionó, una vez más, la criticada política adoptada en 2017 por su gobierno de separar a menores inmigrantes de sus padres en la frontera sur del país, tras un reciente reporte de que los progenitores de 545 de esos infantes no han podido ser hallados hasta el momento.

Esos niños son traídos aquí por coyotes y muchas personas malas, cárteles, y los utilizaron para entrar a nuestro país, ahora tenemos una frontera más fuerte que nunca antes, respondió el mandatario, quien busca reducir la inmigración tanto ilegal como legal.

Trump también recurrió nuevamente a su estrategia de criminalizar la inmigración, al decir que a Estados Unidos pueden entrar asesinos, violadores o personas muy malas.

Biden, a su vez, señaló que los más de 500 niños a los que hizo referencia la moderadora vinieron a la nación norteamericana con sus padres, y fueron separados en la frontera para desincentivar a otras familias y evitar que realizaran recorridos similares. ‘Eso es criminal, criminal’, remarcó el demócrata.

Trump es uno de los presidentes más racistas

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, acusó al mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, de ser uno de los presidentes más racistas en la historia moderna del país.

Ambos candidatos se enfrentaron esta noche en el segundo y último debate antes de las elecciones del 3 de noviembre, en el cual la raza fue uno de los temas centrales de la discusión que tuvo como escenario a la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee.

Trump fue cuestionado acerca de su descripción del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) como un símbolo de odio, una pregunta a la que el gobernante respondió con la afirmación de que ha hecho más por los afronorteamericanos que cualquier otro presidente desde Abraham Lincoln (1861-1865).

El jefe de la Casa Blanca, quien continuamente recibe críticas por comentarios considerados ofensivos para los estadounidenses negros, también se describió a sí mismo como ‘la persona menos racista de esta sala’.

Ante esas declaraciones, Biden manifestó con burla: ‘Abraham Lincoln aquí es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna. Él vierte leña en cada fuego racista’.

Tras esos pronunciamientos, el diario The New York Times recordó que Trump se ha negado a denunciar a los supremacistas blancos y en los últimos días volvió a llamar al expresidente Barack Obama (2009-2017) por su segundo nombre, ‘Hussein’, una referencia a una teoría conspirativa racista relacionada con el nacimiento del exgobernante.

Además, el republicano nunca se disculpó por gastar decenas de miles de dólares en anuncios de periódicos a página completa con el fin de pedir la pena de muerte para los adolescentes negros y latinos conocidos como los Cinco de Central Park, quienes fueron injustamente acusados de violar a una mujer blanca en 1989.

El Times apuntó también que, tras asumir el cargo, Trump con frecuencia avivó las tensiones raciales, como cuando elevó las voces de los nacionalistas blancos y pareció defender sus acciones después de una confrontación mortal con manifestantes liberales en Charlottesville, Virginia.

Durante el debate de este jueves el jefe de la Casa Blanca atacó a Biden por apoyar un proyecto de ley contra el crimen de 1994 que se ha asociado con el encarcelamiento de decenas de miles de hombres negros.

El candidato demócrata admitió que fue un error dar su respaldo a ese proyecto de ley, por el cual recibe todavía numerosas críticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *