A punto de declararse dos nuevas áreas protegidas en Yaguajay (+fotos)

Solo resta la aprobación formal para incorporar estos paisajes destacados a esa condición que contribuirá a su mejor cuidado

Hermosos paisajes distinguen el área Loma de la Canoa. (Foto: Cortesía del Citma).

Aunque la aprobación por parte de Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros aún no se ha concretado, tres nuevos paisajes de Yaguajay ya se consideran como áreas protegidas: Lomas de Tasajera, Lomas de la Canoa y Cueva La Chucha.

Según informó a Escambray Ernesto Pulido, especialista de la Subdelegación de Medio Ambiente en la provincia, Lomas de Tasajera se encuentra ubicada en la cordillera norte de Las Villas y posee un área de más de 140 hectáreas, con casi una veintena de cuevas, donde habitan la mayoría de las 17 especies cubanas de murciélagos que pueden alojarse en dichas cavidades.

Hasta la fecha allí se han registrado también 276 especies de plantas vasculares, entre ellas la Tabernaemontana apoda, en peligro crítico según la Lista Roja de la Flora Vascular Cubana.

Entrada a la cueva La Chucha, que presenta un sistema de galerías de más de un kilómetro. (Foto: Cortesía del Citma).

Por su parte, Lomas de la Canoa y Cueva La Chucha se extienden por la Sierra de Meneses y Cueto, con tal biodiversidad que en sus más de 1 800 hectáreas coexisten tres formaciones boscosas naturales distintas: complejo de vegetación de mogotes, bosque semideciduo mesófilo y bosque de galería.

En sus laderas habitan más de 450 especies de plantas vasculares, de las cuales unas 50 son endémicas, cinco están incluidas dentro de la categoría de plantas amenazadas y la mayoría presenta potencial económico por su valor maderable, medicinal, melífero y ornamental.

En esos paisajes, bajo la protección de tan peculiar flora, se cobijan y desarrollan las más de 300 especies que componen la fauna del lugar, muchas de las cuales resultan endémicas.

En Lomas de Tasajera se han registrado 276 especies de plantas vasculares. (Foto: Cortesí del Citma).

Entre los principales problemas que atentan contra la preservación de esos valiosos espacios se encuentran los incendios forestales, las especies invasoras como el perro jíbaro y la mangosta, la caza y tala furtiva, la producción de carbón y la agricultura de subsistencia.

Estas peculiares zonas de la geografía espirituana son administradas por la Empresa Agroforestal de Sancti Spíritus como elementos naturales destacados y su uso actual ya se reduce solo a conservación.

Entre los principales objetivos para declarar un área protegida se encuentran incrementar sus bosques y cuidar la biodiversidad, desarrollar tareas de investigación y monitoreo, lograr la sostenibilidad financiera, impulsar el desarrollo comunitario y el turismo de naturaleza, así como contribuir a la Tarea Vida.

La actividad humana controlada no trae grandes perjuicios en estas áreas. (Foto: Cortesía del Citma).

En la provincia existen además otras 13 áreas protegidas bajo el marco legal, la mayoría de las cuales poseen administración: Buenavista, Caguanes, Lomas de Banao, Tunas de Zaza, Lomas de Fomento, Lebrije, Jobo Rosado y Topes de Collantes.

*Estudiante de Periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *