BioCen busca medicamentos novedosos contra la COVID-19

Con productos innovadores premiados en eventos científicos del área de las ciencias el Centro Nacional de Biopreparados se esfuerza en la investigación y desarrollo de nuevas armas bio-farmacológicas contra el coronavirus y otras enfermedades

cuba, covid-19, biocen, ciencia y tecnologia, vacuna contra la covid-19
Área de recepción de frascos de Biomodulina T, imunomodulador biológico cubano producido en el Centro Nacional de Biopreparados (BioCen). (Foto: ACN)

Una enconada batalla diaria libra el personal del Centro Nacional de Biopreparados (BioCen) en la lucha contra la actual Pandemia de COVID-19, para lo cual prioriza en sus Plantas de Producción de Parenterales la obtención de la Biomodulina T y del llamado BTV para el traslado de muestras para el diagnóstico del SarsCoV-2, con el propósito de satisfacer la demanda nacional ante la actual coyuntura epidemiológica.

En un artículo del sitio digital Cubadebate este viernes se recuerda que estos dos productos fueron reconocidos recientemente con el Premio de la Innovación Tecnológica, otorgados mediante Resolución 1/2021 del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y que, tras un escalado en sus producciones, el referido centro continúa priorizando la batalla cubana contra la pandemia. 

En este sentido, Humberto Pérez de la Concepción, jefe de las plantas en esa empresa de alta tecnología, explicó a la prensa que las dos instalaciones donde se obtienen ambas variantes laboran las 24 horas del día toda la semana.

Gracias a ese esfuerzo, añadió, diariamente logran volúmenes de hasta 100 litros de formulado en cada producto, lo cual garantiza alrededor de 30 000 unidades por lote, respectivamente.

Por su parte, el doctor en Ciencias Alexis Labrada Rosado, director de Investigación y Desarrollo en BioCen señaló que estos avances resultan posibles hoy por la capacidad de los profesionales de la institución para actuar ante una situación de emergencia como la generada por el nuevo coronavirus.

El especialista resaltó la osadía de los científicos al asumir la elaboración del BTV sin una experiencia de ese tipo, pues aunque el centro contaba con un grupo dedicado al diagnóstico microbiológico y medios de cultivo, se trataba de un modelo diferente que debía ser compatible con el instrumental para la realización de PCR.

No obstante, agregó Labrada Rosado, asumimos la misión, dada la poca seguridad en el abastecimiento del medio de transporte del virus al país por las afectaciones de la pandemia, la inexistencia de cadenas logísticas regulares, y los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos.

El directivo precisó que, con mucha dedicación, en poco tiempo generaron diversas propuestas en colaboración con el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí y pudieron concretar la composición final, la cual no conocían exactamente, pues las referencias internacionales no ofrecían datos cuantitativos.

El científico también calificó de innovadora la forma de llenado del producto, ya que usualmente se presentaba en tubos plásticos —el modo más conveniente—, pero al no poseer la instalación para ello, los expertos de BioCen optaron por emplear los mismos viales utilizados para las vacunas, una alternativa factible. Ello no quiere decir —expresó—, que renuncien a implementar una producción en tubos plásticos y con ese fin se proponen contar con las condiciones requeridas, lo cual conlleva ciertas inversiones.

En cuanto a la Biomodulina-T, muy eficaz en el fortalecimiento de la inmunidad en los adultos mayores y clave para frenar el avance del nuevo coronavirus en los hogares de ancianos, detalló que el fármaco tiene una historia de producción de más de 10 años, una tecnología bien establecida, capacidad productiva y resultados comprobados.

Señaló que dicho fármaco tiene variadas aplicaciones y en estos momentos se desarrolla un ensayo clínico para evaluar su eficacia y seguridad como terapia complementaria al tratamiento antirretroviral en pacientes con VIH-Sida, y otro en niños con diagnóstico clínico-inmunológico de inmunodeficiencia primaria con Hipoplasia Tímica, añadió.

Como se ha venido informando, BioCen produce gran cantidad de productos biotecnológicos e inyectables parenterales en los centros de la industria biotecnológica en Cuba, entre ellos la Eritropoyetina Humana Recombinante, del Centro de Inmunología Molecular; Jusvinza, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología; y el importante candidato vacunal Soberana 02, del Instituto Finlay de Vacunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *