Camarones a salvo de Elsa

Más de 10 millones de larvas se sembraron en estanques de la camaronera Cultizaza para protegerlas de daños que pueda provocar el fenómeno meteorológico

Proteger la biomasa en desarrollo y los recursos materiales figuran entre las principales acciones de Cultizaza. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)
Proteger la biomasa en desarrollo y los recursos materiales figuran entre las principales acciones de Cultizaza. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Casi lista se encuentra la Unidad Empresarial de Base Camaronera de Sancti Spíritus para proteger los animales en desarrollo y los recursos materiales ante la inminente llegada del huracán Elsa, que se acerca cada vez más a las costas cubanas.

Según declaró a Escambray Luis Orlando Rodríguez, director de la entidad, desde las jornadas anteriores procedieron a la siembra en estanques de unos 10 millones de larvas que tenían en el área de precría, acción que permite resguardarlas en el medio natural.

El directivo de Cultizaza acotó que a pesar de contar con un alto número de trabajadores aislados a causa de la COVID-19, el resto labora duro para asegurar techos y tapar con toldos el pienso y otros recursos existentes en los almacenes.

Rodríguez explicó que se están recibiendo más de 5 millones de larvas procedentes del Centro de Desove de Yaguanabo, en Cienfuegos, las cuales, como medida de protección, se sembrarán directamente en estanques destinados al engorde, previendo que, aunque falte el fluido eléctrico, puedan sobrevivir en su hábitat.

En el momento que contactamos telefónicamente con el director de Cultizaza se encontraban retirando las bombas de agua que abastecen del líquido a los estanques, para que, en caso de que abran las cortinas de la presa Zaza, las mismas estén en sitios más seguros y no sufran afectaciones.

La camaronera espirituana cuenta con cerca de 100 toneladas del crustáceo previstas a cosechar este mes, pero hasta tanto no se estabilicen las condiciones meteorológicas y la industria de Tunas de Zaza comience a funcionar con la sistematicidad requerida, los animales permanecerán en las áreas de engorde, aunque de forma preventiva se disminuye el agua embalsada en los estanques para evitar que, debido a las fuertes lluvias, se desborden y se pierda biomasa.

Ante la posibilidad de que los habitantes de Tunas de Zaza fueran evacuados, muchos de los cuales laboran en Cultizaza, el directivo explicó que existe experiencia sobrada en este tipo de evento y para ello cuentan con el personal indispensable que se encargará de alimentar, cuidar y prever cualquier contingencia que pueda suceder con los crustáceos en desarrollo, aunque los camarones, en última instancia, pueden sobrevivir por varios días recibiendo solamente el alimento del medio natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *