De buena tinta: Si no eres mía, ¿no serás de nadie?

El asesinato de mujeres a manos de sus parejas o exparejas es un tema casi ausente del sistema de medios públicos cubanos y requiere de mayor prioridad a la hora de concebir políticas públicas

3 comentarios

  1. No creo que este tema sea «extremadamente invisibilizado» como se expresa al finalizar el programa. Este tema se aborda por las instancias judiciales, la FMC, la Asamblea Nacional, la TV etc. El programa Rompiendo el silencio es un ejemplo de eso. A veces con estas afirmaciones de no visibilidad me parece que vamos camino a querer que el morbo alimente nuestra prensa como es típico en la prensa del mundo donde en la portada te encuentras con total normalidad las fotos de alguien ensangrentado. Es esa la visibilidad que queremos?
    Que falte en nuestro código penal la tipificación del delito no es sinónimo de que las personas que cometieron el asesinato no hayan sido juzgadas o se goce de impunidad.
    La batalla para evitar cualquier fenómeno de violencia parte de la educación y en ese punto sí se debe ganar más. Tanto en educar para no causar la violencia como a los ciudadanos en la defensa de sus derechos. En Cuba tenemos a nuestro favor la voluntad y las instituciones.
    Muchas veces esas mujeres asesinadas habían sido violentadas previamente y no denunciaron por miedo o el entorno social las presionó a no hacerlo. No es fácil salir de un clima de violencia pero se puede.
    Además, es cierto que baste con que exista 1 caso para ocuparse pero en realidad nuestros números aún son muy pequeños comparados con países de semejante idiosincrasia, desarrollo social..No nos comparemos con Islandia ..

  2. Está es una triste realidad. Me recuerda la situación de algunos Países en los que las mujeres se cambian o canjean por animales, tienen valo monetario, se venden, o en sus nupcias tienen un precio que el hombre tiene que pagar en especies o dinero al padre de la muchacha. Ninguno de estos países es cuestionado en sus derecho a humanos. Creo por los hechos que se están sucediendo, que debemos tomar partido.para evitar tragedias. El nuevo código de familia debe reforzar estos aspectos que realmente pongan a la mujer a la par del hombre como su compañera y no como simple o mero objeto sexual.

    • No creo que en Cuba en ninguna ley se refleje a la mujer como un objeto sexual. Todo lo contrario. La Revolución empodero a las mujeres, le dio las armas para liberarse de las ataduras culturales, sociales que existían en la Cuba de entonces.
      Todo en Cuba nos favorece desde el punto de vista legal y formal. Otra cosa distinta es la sociedad, sus costumbres y sus prejuicios.
      Algunas han tomado las armas y son independientes, otras han decidido ser tratadas como objetos sexuales muchas veces por comodidad. Conozco de ambos bandos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *