El importe eléctrico debe ser pagado

Vecinos del edificio No. 224, ubicado en la calle Carlos Roloff, entre Mirto y Coronel Legón, en la ciudad de Sancti Spíritus, remitieron a esta sección una carta contentiva de su inconformidad con la tarifa eléctrica por el servicio de bombeo de agua desde la cisterna.

“Luego de difundirse por los medios de comunicación masiva las nuevas tarifas eléctricas aprobadas como parte de la Tarea Ordenamiento, y teniendo como punto de partida lo consumido por el edificio en diciembre del 2020, le enviamos un informe al delegado del Poder Popular de nuestra circunscripción para que tramitara nuestra inquietud con las autoridades correspondientes”, escriben.

Añaden que en mes inicial del 2021 la factura ascendió a 1 578 pesos, monto que no había sido pagado hasta el momento de redactar el texto, y significan que el representante de gobierno tramitó el asunto con el director provincial de la Empresa Eléctrica, a lo que sumó otra gestión del presidente del CDR en la oficina de dicha entidad próxima al parque Serafín Sánchez, donde le informaron que en lugar de la tarifa B-1, por la que se había calculado el importe del servicio, se les aplicaría la B-6.

“En vez de 1 578 pesos, pagaríamos 1 058, cifra que todavía consideramos alta y que debería repartirse entre los 30 apartamentos con que cuenta el edificio, con un promedio muy superior a los cuatro pesos que pagábamos desde que se instaló un metro contador para la turbina”, razonaban. Después añadían: “Opinamos que ese pago por concepto del bombeo de agua le corresponde a Acueducto y Alcantarillado, entidad que tiene el encargo social y estatal de llevar el servicio de agua hasta los apartamentos”.

Calixto Sosa Ramírez, delegado de la Circunscripción del Poder Popular a la que pertenecen los residentes en el citado inmueble, confirmó las gestiones y precisó que días atrás se realizó una reunión de vecinos de conjunto con las direcciones de Acueducto y de la Empresa Eléctrica en el municipio, en la cual quedó claro que la primera de esas entidades no tiene entre sus encargos pagar por el acarreo del agua una vez que esta se encuentra ya en la cisterna.

Explicó, asimismo, que el elevado consumo obedece, por una parte, a que se trata de una turbina alta consumidora, y por otra a las reiteradas veces que en cada jornada esta se echa a andar, debido a los numerosos escapes del líquido que hay en los domicilios. Con este criterio coincidió Rafael Valle Morales, presidente del Consejo Popular Parque, quien aludió a una cita con la Dirección de la Vivienda, pendiente entonces, para analizar, entre otros asuntos, la solución que podría dárseles a esos salideros de agua.

Adujo Valle que la tarifa aplicada es la que llevan los edificios multifamiliares y que, al tratarse de algo que solo tendría alguna modificación si así se considerara desde el nivel central, hay que pagarla. Mencionó también indisciplinas en el mencionado edificio, relacionadas con el uso de agua para el baldeo todos los días, contrario al reglamento.

Contactado por este medio de prensa, Wilder Ibargollín Polo, director comercial de la Organización Básica Eléctrica en el municipio de Sancti Spíritus, declaró que la tarifa empleada para el cobro del servicio allí es la misma que se aplica a los trabajadores por cuenta propia, según la cual por un consumo de hasta 250 kilowatts el cobro se realiza de forma escalonada, y a partir de ese número se mantiene fijo el importe, a 3.12 pesos por kilowatt.

La fuente fue categórica al afirmar: “El valor del servicio se va a mantener, porque obedece a lo indicado por la Unión Eléctrica. La única forma de bajar la tarifa en lo adelante es reducir el consumo. El cobro ha demorado por encontrarse el asunto en medio de una reclamación, pero, de mantenerse la situación del no pago, en cualquier momento nos dan la indicación de que cortemos el suministro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *