El Plan Jaba aún cojea

Con un lamento acerca de la ausencia del tema Plan Jaba de los medios de prensa cubanos escribe a esta columna Sergio Alberto Marín Barroso, de 55 años, trabajador del sector de la construcción y residente en la calle Gilberto Zequeira No. 122, entre Ciro Redondo y Pedro Larrea, Sancti Spíritus.

“Me encuentro defendiendo un derecho que adquirió mi abuela y mi madre, ambas trabajadoras, en sus momento; luego mi esposa al convertirse en trabajadora, pero mujeres las tres, mujeres multiplicadas en millones de cubanas que defienden, trabajan, sirven y producen…”, reflexiona el remitente.

Según expone, vive con su esposa, trabajadora del sector educacional, y con sus dos hijos, uno de ellos vinculado laboralmente y el otro estudiante. “En los últimos días, cada vez que voy a la bodega o a la casilla y pido el último de la cola de Plan Jaba, las personas murmullan, protestan y dicen que eso ya no existe, incluso que con la COVID-19 se eliminó. En fin, que no hay claridad acerca de si la firma en la libreta debe ser de la representante de la FMC, si la lista es de la bodega o si el cuño es de la Oficoda”, relata, y cuenta que la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) de su área de residencia no está activa ni nadie sabe a ciencia cierta quién es la persona al frente de la estructura de base.

Este propio medio de prensa publicó a mediados de enero pasado un material titulado El Plan Jaba nunca se fue, en el que se recordaba que el mismo da cumplimiento a una Resolución conjunta de la FMC y el Ministerio de Comercio Interior, emitida en agosto de 1992, “que sí está vigente, aunque se viole a diario”, según se ratificaba.

El material significaba que durante el X Congreso de la FMC, realizado en marzo del 2019, hubo modificaciones sustanciales en el procedimiento para hacer valer la mencionada prioridad, y reafirmaba que el derecho a la misma se debe gestionar ante la secretaria general de la delegación o del bloque de la FMC del radio de acción de los interesados.

Contactada por Escambray, Dailén Díaz Martínez, funcionaria de la Dirección Provincial de la FMC, aludió a la actualización de los mecanismos por parte de las delegaciones de base a partir del pasado año. Es en ellas, significó, que se conforma la lista de las compañeras y los compañeros requeridos de ese beneficio, entre los que están incluidos, dijo, casos críticos que oportunamente se consideren. “Debe ser la secretaria de la delegación de base quien lo haga, ya que conoce al personal de su área y las necesidades de cada quien”, acotó.

Las listas, agregó la fuente, deben presentarse a la unidad de Oficoda a la que pertenece la zona, junto con las libretas, y allí les colocan el cuño; en tanto la relación queda registrada en dicho establecimiento. “Lo que sucede en el caso de la persona que escribe es que allí donde reside no está definida la dirigente de base de la FMC. Nosotras gestionaremos la inquietud con la estructura del municipio para que se resuelva el problema”, concluyó.

3 comentarios

  1. Retiro lo anterior acerca de la publicación y pido disculpas, otras veces el proceder a sido asi, no publican, PIDO DISCULPAS, ATENCIÓN…… DISCULPAS ….

  2. Estimado moderador (a), espero le haga llegar mi comentario a la comañera Delia, ya que no lo publicó, como debió, porque es parte de la diferencia de opiniones que se pueden tener y existen, pudiéndose reflejar acá, pero me imagino, digo yo.
    Gracias.

  3. (veamos si se publica)

    Estimada Delia leo este escrito y el compañero…. por lo que Ud. deja leer, que le escribió este Sr. no está lamentandose de nada, está exigiendo un derecho que como dice el adquirieron su abuela y su madre, y hoy su esposa, pero la mete a Ud y cuanta periodista fémina hay allí y en Cuba…o sea…no debió comenzar su escrito con….un lamento….lamentable es que no se pusiera el número de la resolución que habla del tema solo el año, para buscarla e imprimirla y ponerla en los centros comerciales y que este tema que es representativo de una masa de trabajadoras como Ud. que de véras lo necesita cuando sale agotada de largas jornadas (Ud. escribiendo) productivas, de pie frente una máquina herramienta, en la agricultura, en las fábricas en los centros de proceso o reproceso, analizando cuentas y balances económicos y más les es útil e importante no tener que hacer una cola desordenada e indiscilinada para adquirir los productos que se comercialicen.
    Luego la compañera Dailén plantea algo que cae en redundancia de justificación para no hacer nada, y que ya el compañero expresa cuando se lee: …la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) de su área de residencia no está activa ni nadie sabe a ciencia cierta quién es la persona al frente de la estructura de base. ¿Quién va a solucionar el problema?
    Delia ese Sr. ha puesto sus datos sin temor a plantear un problema que Ud. y yo sabemos existe, porque somos cubanos.
    Sabiendo de antemanos que tener una opinión diferente no va cambiar ni mucho menos disculpar como debiera el mal uso del ¨LAMENTO¨ y si del ¨RECLAMO¨ dejo a su conciencia mi modesta opínión.
    Saludos cordiales.
    Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *