Espera Cuba reanudación de diálogos migratorios con Estados Unidos

La isla cumple rigurosamente con la Declaración Conjunta de enero de 2017 sobre temas migratorios.

El actual Gobierno de Estados Unidos mantiene sin definir su política hacia Cuba. Foto: PL.
El actual Gobierno de Estados Unidos mantiene sin definir su política hacia Cuba. Foto: PL.

Aunque el actual Gobierno de Estados Unidos mantiene sin definir su política hacia Cuba, la nación caribeña espera que como parte de ello se reanuden las conversaciones migratorias, dijeron este martes fuentes de la Cancillería.

El titular de Temas Bilaterales de la Dirección de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yuri Gala, señaló en comparecencia televisiva que la isla cumple rigurosamente con la Declaración Conjunta de enero de 2017 sobre estos temas.

Sin embargo, el país norteño viola el acuerdo de otorgar 20 mil visas anuales, a lo cual se suma la suspensión de los trámites consulares en La Habana desde el segundo semestre de ese propio año, así como del procesamiento y otorgamiento de visas, apuntó el funcionario.

Esto obliga a las personas a trasladarse a terceros países con un gasto adicional de dinero y sin garantía de solucionar sus solicitudes, añadió.

Gala recordó que aun cuando la Declaración Conjunta estableció la eliminación, por parte de Washington, de la denominada Política de pies secos pies mojados y del Programa de Parole para profesionales médicos, que estimulaban la migración irregular, todavía se mantiene otra disposición.

Se refiere a la Ley de Ajuste Cubano de 1966, que continúa como un fuerte estímulo para estas conductas, en tanto otorga privilegios especiales a los migrantes cubanos en Estados Unidos.

El diplomático precisó que otras presiones sobre la nación caribeña, como el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington, y las más de 240 medidas coercitivas unilaterales aplicadas por la administración estadounidense, impulsan también a algunos a correr riesgos.

No se trata de simples medidas de incremento del cerco, sino de nuevos métodos, en algunos casos sin precedentes, que llevaron la maquinaria de la guerra económica a un escalón cualitativamente más agresivo, enfatizó Gala.

‘El daño que las medidas coercitivas unilaterales ocasionan sobre el nivel de vida de la población cubana no es fortuito ni es un efecto colateral, sino que es ante todo el resultado de un propósito deliberado de causar el mayor daño posible, un castigo a toda la población cubana en su conjunto’, agregó.

One comment

  1. Recordemos, que sin dejar a un lado los principios generales de nuestra sociedad (que es ya clásica) debemos ATEMPERAR y bajar la tensión como en otras arístas de las políticas de nuestro pais se han realizado, y realizar el tratamiento de negociaciones en igualdad para ambas partes, fijémonos en paises como Viet Nam que sin abandonar sus ideas, hoy goza de un desarrollo ¨envidiable¨, verdad que para ello se tuvieron que ajustar muchas cosas y apretar hasta el ahogo otras, pero ahi están los Viet con una tremendísima economía y un nivel de los más bajos de COVID en ASIA donde eso fue tremendo.
    O sea, tenemos que buscar una solución viable, inteligente y necesaria, hoy se trata de salvar la patria, después veremos. Eso sí, si hemos ATEMPERADO muchas cosas, a esta deberemos también de pasarle la llave

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *