Guerra mediática contra Cuba busca justificar más sanciones de EE.UU.

Así lo sostiene un comentario divulgado en el diario La Opinión, de Los Ángeles

Quien dé su opinión sobre Cuba, si no considera el bloqueo, lo único que busca es manipular, aseguró un comentario del diario La Opinión.

La campaña de desestabilización impulsada hoy contra Cuba busca justificar más sanciones contra el gobierno de la isla o cualquier acción bélica por parte de Estados Unidos sin importar el dolor de los cubanos, confirman analistas.

Quien dé su opinión sobre Cuba, si no considera las consecuencias de las medidas punitivas establecidas por Washington contra la nación caribeña durante seis décadas, lo único que busca es manipular, aseguró un comentario divulgado en el diario La Opinión, de Los Ángeles.

El texto, del periodista Agustín Durán, señala que esa es la retórica promovida por medios de comunicación, articulistas desinformados, vendidos o algunos youtubers cómplices, muchos de ellos desde Miami, Florida.

Recordó cómo la Casa Blanca reforzó el bloqueo económico contra la mayor de las Antillas con las leyes Torricelli y Helms-Burton en los años 90 del pasado siglo y luego el expresidente Donald Trump (2017-2021) añadió 243 medidas, algunas de ellas en plena pandemia de Covid-19.

A consecuencia de esas sanciones, escasean los alimentos, el combustible, los productos básicos y los suministros médicos, apuntó el autor quien se pregunta cómo los estadounidenses permiten eso y aún así permanecen callados.

Respecto a la política del actual mandatario, Joe Biden, consideró que incumple su promesa de campaña de dar marcha atrás a las decisiones de su predecesor e incorpora nuevas restricciones a pesar del rechazo de la comunidad internacional.

No podemos decir que todo se hace bien en la isla, dijo Durán, pero criticó las acciones encaminadas a tratar de minar y afectar cualquier esfuerzo del gobierno cubano por salvar a su pueblo de esta pandemia.

En ese sentido, la revista de la organización Congreso Norteamericano de América Latina (Nacla) publicó un artículo donde afirma que restar importancia al papel de Estados Unidos refuerza la idea inexacta de que el gobierno cubano merece ser castigado por su ‘mala conducta’.

Por lo tanto, este enfoque legitima involuntariamente el cerco unilateral, una política que exacerba el sufrimiento de los cubanos, aseveró la publicación firmada por Mikael Wolfe, profesor de Historia de la Universidad de Stanford.

En lugar de intentar influir en el gobierno del país caribeño, tendremos un mayor impacto si nos enfocamos en cambiar la estrategia estadounidense, sugiere Wolfe quien concluye con un llamado a eliminar el bloqueo a la isla al cual califica de ‘ilegal, inmoral y altamente destructivo’.

Agencia Prensa Latina

Texto de Agencia Prensa Latina

Comentario

  1. Decreto Ley 35/2021 sobre uso de las redes sociales. Excelente. Debimos haberla tenido desde que se comenzó el esfuerzo de Cuba por elevar el acceso a redes sociales. Quizás nos se hubiesen producido los sucesos del 11.07.21. Cada Estado se reserva el derecho a tomar las decisiones que correspondan según los intereses( Los nuestros los
    del pueblo). Son momentos históricos difíciles. No sé puede pretender quitarle el derecho al Estado de protegerse. Cuando los asaltos al congreso de EU se violaron cosas y nadie hablo de falta de libertad de expresión. Esa sigue siendo una gran mentira. En Cuba nunca han faltado posibilidades de expresarse, de hecho los que critican nunca lo han hecho de manera oficial antes ningún órgano, ni estructura no siquiera por teléfono. Las redes hoy no son ningún mecanismo de denuncia. Aparte de la bobería en que estan, y algunos que buscan datos que les interesan se dedican a tergiversarlo todo y Acomodarlo a intereses economicos. O alguien cree que los fundadores viven por amor al arte. La constitución no contradice nada. Lo que está claro es que los que mandan en Cuba son los que están. No los que se fueron.

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *