Mal manejo de Trump detrás de supuestos ataques sónicos en Cuba

La Junta de Revisión de Responsabilidad destaca la falta de coordinación y de seguimiento de los procedimientos establecidos por dicha Secretaría y se refiere a comunicaciones ineficaces y desorganización sistémica

estados unidos, cuba, relaciones cuba-estados unidos, ataques sonico, embajada de estados unidos en cuba
Ilustración: Osval

La respuesta de la administración de Donald Trump a los supuestos ataques sónicos contra personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba estuvo plagada de mala gestión y liderazgo deficiente, revela este 11 de febrero un informe.

El reporte pertenece a la Junta de Revisión de Responsabilidad (ARB, por sus siglas en inglés) publicado en el sitio digital de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense.

Ese documento interno del Departamento de Estado, calificado como secreto y recientemente desclasificado, destaca la falta de coordinación y de seguimiento de los procedimientos establecidos por dicha Secretaría y se refiere a comunicaciones ineficaces y desorganización sistémica.

Dieciocho meses después de que se reportaran extraños incidentes de salud entre el personal diplomático de Washington en La Habana aún se desconocía ‘el mecanismo de la causa de las lesiones’, señala la publicación divulgada por la NSA en sus archivos digitales.

No sabemos el motivo de esos incidentes, cuándo realmente comenzaron o quién lo hizo, no sabemos qué pasó ni por qué, señala el informe que fue entregado en junio de 2018 a Mike Pompeo, sucesor de Rex Tillerson en el cargo de secretario de Estado.

La ARB reconoce así que lo sucedido en la embajada norteamericana en La Habana continuaba siendo un misterio.

Además, critica a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) por no compartir información sobre las experiencias relacionadas con la salud de sus agentes en La Habana a fines de 2016 y principios de 2017, lo que retrasó la capacidad del Departamento de Estado para reaccionar rápidamente.

Nunca se designó a ningún funcionario de alto nivel como responsable general para investigar esos sucesos, esto dio lugar a muchos de los problemas que presenta este informe, indica la junta de revisión en una acusación apenas velada del papel de Tillerson.

El director del Proyecto de Documentación de Cuba del Archivo de Seguridad Nacional, Peter Kornbluh, apuntó que el informe de la ARB arroja mucha luz sobre la historia del llamado Síndrome de La Habana, pero no resuelve el misterio perdurable de lo que sucedió en Cuba.

A juicio de Kornbluh, las pistas para resolver ese misterio es probable que se encuentren en registros aún secretos del Departamento de Estado, la CIA, el Buró Federal de Investigaciones y el Pentágono, los cuales son relevantes a medida que la administración de Joe Biden considera restaurar el personal de la embajada en La Habana a sus operaciones completas.

La decisión de Tillerson, a fines de septiembre de 2017, de reducir el personal de esa legación diplomática en más del 60 por ciento y cerrar efectivamente el consulado de Estados Unidos parece velar la práctica operativa normal, recalca la junta.

En ese momento, añade en su reporte, el Departamento de Estado no realizó una evaluación de riesgos y beneficios antes de reducir el personal.

Los procedimientos de la Junta de Revisión de Responsabilidad fueron ordenados por el Congreso en 1986 para ayudar al Departamento de Estado a abordar desafíos de seguridad en las embajadas de Estados Unidos en el extranjero.

One comment

  1. Otra mentira descubierta dejada por Trump. Pudiera ser la NRO 241 mil a incorporar al museo que en honor al presidente más mentiroso de la historia de EU y quizás de mundo se le creo en ese pais. Por suerte se ha sacado a la luz la adulteración de los incidentes sonicos y esto es anormal. EU en los últimos años y con varios presidentes como Bush padre, Reagan, han mentído u ocultado información en varias ocasiones ante la Comunidad internacional para desarrollar sus fechorías y hasta guerras como la ejecutada contra Irak por tener «Armas de destrucción masiva» cuando el objetivo era destruir a ese país, o contra Cuba como país promotor del terrorismo, o promotor de acciones de desestabilización contra el personal de la embajada de EU en Cuba cuando la verdadera razón era cerrar la actividad consular de EU en el país y crear problemas adicionales en este sentido y fortalecer el bloqueo, o contra China como responsable del Coronavirus cuando una comisión de alto nivel de la OMS ha demostrado recientemente que no hay evidencias de que esta pandemia haya surgido en la cuidad de Whuan aunque los primeros casos se detectaron allí. O contra Venezuela, Nicaragua, Corea, Viet Nam, Irán todas naciones contra las cuales las verdaderas razones de mentir para agredirlos es no plegarse a los designios hegemónicos de EU. No apoyar las políticas de guerra, usurpación y hegemonismo, o enfrentarlo por su posicion típica de inmiscuirse en los asuntos internos y tratar de cambiar el curso de la historia de estás naciones. Otra posición correcta de Baiden en este sentido y como muestra de justicia es revisar y reponer las funciones de la embajada de EU en Cuba. Parece que el sentido lógico y la razón se van imponiendo en la casa Blanca aunque todavía nos separen muchas diferencias no por culpa de Cuba sino por las posiciones de EU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *