Mayo tormentoso en Sancti Spíritus

Sin embargo, en el recién finalizado mes las precipitaciones se comportaron de forma normal

En mayo ocurrieron los tradicionales aguaceros del primer mes del período lluvioso. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

El detalle más distintivo del comportamiento meteorológico en Sancti Spíritus durante el recién finalizado mes de mayo resultó la ocurrencia en algunas localidades de una docena de Tormentas Locales Severas (TLS), acompañadas de abundantes descargas eléctricas, vientos fuertes en rachas, lluvias de corta duración y caída de granizos.

El resumen elaborado por el Grupo de Pronósticos del Centro Meteorológico Provincial consideró como significativo el brote de TLS ocurrido en horas de la tarde del miércoles doce en varias partes de la cabecera provincial y la zona rural de Las Tosas.

Incluso, dentro de una de ellas —en la zona norte de la ciudad—, se desarrolló un pequeño tornado, con vientos máximos estimados por los daños provocados en unos 100 kilómetros por hora.

Según los especialistas, este fenómeno se desarrolló asociado a un gran aporte de humedad, la inestabilidad atmosférica creada por el fuerte calentamiento diurno, en interacción con factores mesoescalares, es decir, convergencia del viento en superficie.

Además, en este mes también ocurrió en La Sierpe una de estas tormentas, durante la cual los fuertes vientos derribaron un árbol sobre una parada de ómnibus que provocó la muerte de la fiscal jefa de ese territorio, Nirielis Cabrera Hernández, hecho que conmocionó al territorio.   

En general, en la provincia espirituana el pasado mayo se caracterizó principalmente por el incremento de las precipitaciones respecto a meses precedentes, como resulta típico en este inicio del período lluvioso o húmedo del año.

La mayor parte de este lapso, el territorio estuvo bajo la influencia de las altas presiones migratorias y oceánicas, pero en gran parte de la segunda decena y los últimos días de mayo primó la influencia de una hondonada frontal y de una vaguada superior, con un incremento de la humedad y la estimulación de la actividad de lluvias, principalmente vespertinas.

Sin embargo, de acuerdo con las precipitaciones ocurridas en el período, mayo clasificó con un comportamiento normal porque las precipitaciones promedio suman 176.2 milímetros y según los datos preliminares este quinto mes concluyó con acumulados de 167.9 milímetros, que representan el 95 por ciento de la media histórica.

Desde el punto de vista espacial, el municipio de Trinidad recibió la mayor cantidad de aguaceros, seguido de Cabaiguán y Jatibonico; mientras que el menos mojado fue Fomento.

En relación con las temperaturas, en general mantuvieron un comportamiento propio de la época (inferiores al grado Celsius las diferencias, aunque siempre positivas), excepto la máxima media de Sancti Spíritus, ligeramente superior al grado Celsius y la mínima media de El Jíbaro (1.5 grados Celsius por encima de la norma).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *