Para que el sector azucarero avance, tenemos que recuperar la caña

Pronunciamiento del Buró Provincial del Partido en Sancti Spíritus al evaluar los preparativos de la próxima zafra y el decrecimiento cañero en el territorio

Una de las vías para que sea efectivo el crecimiento cañero es sembrar las áreas vacías. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

A transformar el notable descenso que experimenta Sancti Spíritus en la disponibilidad de caña para aspirar a revertir los discretos niveles de producción de azúcar, convocó el Buró Provincial del Partido en el territorio al pasar revista este jueves a los preparativos de la próxima zafra, prevista a iniciar a fines de diciembre bajo la estrategia de escalonar la operación de los centrales Melanio Hernández y Uruguay.

Deivy Pérez Martín, primera secretaria de la organización política en la provincia, precisó que para que el sector azucarero avance, tenemos que recuperar la caña y ese es, dijo, el problema principal y al cual debemos prestar la mayor atención.

En la evaluación de la máxima instancia del órgano partidista trascendió que en los últimos cinco años la disponibilidad de caña en la provincia disminuyó en unas 400 000 toneladas, comportamiento condicionado por la falta de recursos, maquinaria y combustible, pero también asociado a debilidades como la deficiente preparación de la tierra, problemas de población en el cultivo y de calidad en las labores de agrotecnia.

De forma puntual se debatió el bajo rendimiento agrícola del cañaveral espirituano, que en la última zafra reportó 26 toneladas por hectárea —de los peores a nivel nacional—; a la vez que se insistió en lograr que el potencial del rendimiento se exprese mejor en los campos bajo riego de agua, beneficio que en el territorio cubre unas 1 750 hectáreas.

“La caña que se ha dejado de sembrar es porque no se ha podido preparar la tierra”, señaló Antonio Viamontes, director de la Empresa Agroindustrial Azucarera Melanio Hernández; una problemática que no es exclusiva de esa entidad y tensa el panorama a nivel de la provincia, como quiera que las 23 000 hectáreas destinadas a caña y reportadas hoy como vacías, necesitan del desbroce de la maleza para su utilización.

A propósito de los preparativos de la venidera zafra se informó que se han recuperado atrasos en las reparaciones de los dos centrales, se trabaja en el alistamiento de la maquinaria agrícola, del soporte ferroviario y en la reparación de caminos; en tanto, se asegura por los directivos una favorable situación con la producción de alimentos para los colectivos de la zafra y fuerzas de apoyo.

“La zafra será corta y debemos hacerla bien; además, con el escalonamiento de los centrales la utilización de los recursos será más efectiva y se puede moler mejor”, subrayó Aselio Sánchez Cadalso, director de Coordinación y Supervisión Técnica del Grupo Azcuba, en Sancti Spíritus.

“Tenemos que organizar una estrategia de recuperación y desarrollo gradual de la producción cañera sobre la base de sembrar las áreas vacías y elevar los rendimientos agrícolas”, destacó Deivy Pérez Martín.

“Son reales —añadió— las limitaciones de recursos, pero no se justifica que una unidad con riego de agua estable tenga tan bajo rendimiento como otra de secano; necesitamos también nuevos métodos de trabajo, más vinculación y atención al productor, mucho acercamiento a los jóvenes que están asumiendo responsabilidades de dirección y buscar el compromiso de los colectivos laborales con la base económica que le dará el sustento”.

Jose Luis Camellón

Texto de Jose Luis Camellón
Reportero de Escambray por más de 15 años. Especializado en temas económicos.

Comentario

  1. Yoreidi Echemendia

    Rediez, acaban de descubrir el agua tibia, o quizas el Mediterraneo. Asi que para producir azucar hay que cultivar cana. Eso no lo sabia, me acabo de enterar ahora. cuando cuba tenia una poblacion de 1 800 000 habitantes durante la colonia, producia la misma cantidad de azucar que se produce ahora

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *