Parque Nacional Alejandro de Humboldt: Los guapos de Yateras tampoco le tienen miedo a la candela

Presidenta del Consejo de Defensa en Yateras, el territorio más afectado en Guatánamo y por donde comenzó el incendio forestal, considera que ya lo peor del siniestro está pasando

cuba, holguin, guantanamo, incendio forestales, flora y fauna, bomberos
“No hubo miedo, ni a la distancia ni al calor de las llamas, destacó López Ramírez, al valorar la respuesta del pueblo. (Foto: Yhosam M. M. Londres/ Facebook)

El incendio que durante más de 10 días afectó importantes áreas del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, en la región oriental de Cuba, se reporta al amanecer de este jueves bajo control en la zona por donde inició el siniestro en el municipio guantanamero de Yateras, con una estrecha vigilancia de los dos focos activos aún en la jornada anterior, confirmó vía telefónica a Escambray Albis López Ramírez, presidenta del Consejo de Defensa Municipal.

“Quedaban dos focos, pero controlados en la zona de Yateras, la parte más afectada en la provincia de Guatánamo. Todavía no se han terminado de cuantificar las hectáreas afectadas, aunque de forma preliminar se valoran alrededor de 3 000, solo en la parte del Parque enclavada en este municipio”, detalló Albis López.

“Esos focos están bajo vigilancia y los guardabosques observan también las cenizas en las áreas donde hubo incendio y en zonas cercanas donde hay otros bosques, por si queda alguna ceniza prendida o braza actuar rápido; es un trabajo que se mantendrá entre siete y diez días”, expresó.

Añadió, además, que en un primer momento la afectación principal es visible en las plantaciones. “Conocer más de cerca el daño en las aves y demás especies de la fauna típica de la zona requerirá una evaluación de más tiempo y especializada”, precisó.

Informó la Presidenta del Consejo de Defensa Municipal que alguna madera puede ser recuperable, otra no porque el lugar donde está es inaccesible, “ni siquiera con tracción animal se puede sacar”, aseguró; además —dijo— en toda la zona afectada por el incendio en Yateras apenas hay vivienda, es un lugar muy despoblado”.

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt, ubicado al norte de las provincias de Holguín y Guantánamo con una superficie de 79 680 hectáreas, está considerado como el área natural protegida más importante de la nación caribeña, no solo por poseer la mayor riqueza y endemismo del país, sino porque allí se encuentra el más grande remanente de los ecosistemas montañosos conservados en Cuba.

“Aquí estamos consternados, es un Parque que queremos mucho; nos dio dolor desde que se quemaron los primeros metros de bosque; imagínese entonces esa cantidad de hectáreas que usted mira para allá y como que se le pierde la vista viendo tanta afectación; nos dolerá hasta que eso se recupere, que puede demorar entre tres y cinco años”, explicó.

Ahora el movimiento —dijo— tiene que ser hacia la reforestación en el momento que se creen las condiciones; “aquí lo que predomina es el pino, pero cuando se decida será un tarea de todo el mundo, la población, los guardaparques, los forestales, los mismos que se tiznaron y apagaron llamas;  es que la gente de Yateras tiene la características de para lo que se les llame, siempre la respuesta es muy positiva”, destacó Albis López.

Hasta el momento no está determinada la causa del incendio, se indaga todavía, subrayó la propia fuente. “El Parque ha tenido otros incendios, pero según la experiencia de los Guardabosques, incluso de un jefe de circuito que lleva casi 30 años trabajando allí, dicen que jamás habían visto un incendio en la zona similar a este; la candela se pasaba con facilidad de un lugar a otro; controlabas un área y surgía el fuego en otra; fue terrible”, detalló López Ramírez.

La Presidenta del Consejo de Defensa Municipal reconoció el trabajo de la fuerza especializada que desde un primer momento asumió la misión de sofocar las llamas y de las fuerzas de la aviación que también participaron.

“Cuando el incendio se tornó más fuerte, se hizo la convocatoria al pueblo y no hubo miedo, ni a la distancia ni al calor de las llamas; mucha gente aquí amaneció varias veces en el bosque como pudo, hasta recostados a los troncos de las matas, y seguían el trabajo; esto fue un combate en campaña, donde todo el tiempo estuvo activada en plena zona la atención sanitaria, se movilizaron médicos, enfermeras y ambulancias; por suerte, no hubo ni un daño humano”, subrayó finalmente Albis López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *