¿Por qué no había pescado?

Yolanda Elizalde Rodríguez, residente en la calle Popular No. 51, entre Céspedes y Martí, en la ciudad de Sancti Spíritus, solicita se le esclarezca a través de este espacio a qué obedece la falta de pescado fresco en la red de establecimientos de la Pesca en el territorio.

La lectora reseña su insatisfacción con dicha carencia, muy marcada desde el comienzo del año en curso, a lo que se suma, escribe, la falta de información precisa al respecto. Según refiere, ha llamado a diferentes teléfonos de entidades del sector y las respuestas que le ofrecen son vagas. “¿Será que los peces se fueron de nuestras aguas?”, reflexiona.

Escambray conversó con Orlando de la Cruz Rivadeneira, director de Producción de la Empresa Pesquera de Sancti Spíritus (Pescaspir), quien explicó que en el plan del presente año para pescaderías no está incluido el pescado de mar, el único fresco que usualmente expenden, al ser esa una mercancía que se le compra a la Empresa Pesquera Industrial Episan, que atiende la pesca de plataforma, la cual no les planificó ventas.

“En el municipio cabecera nuestras unidades son la pescadería El Pargo, en la Avenida de los Mártires; la de la Feria; el punto de venta en el reparto Colón y las de Banao y La Güira”, recordó.

“Hemos vendido alguna tilapia, que se oferta entera cuando no tiene talla para filetes o minutas. En cuanto a la claria, afrontamos una situación difícil de producción, al presentar desde el pasado año dificultades en el proceso de Alevinaje 1, que es el inicial. Básicamente no se logra el nivel de sobrevivencia esperado, y esta es una situación que se está presentando en todo el país”, especificó.  

Alegó, además, que la poca claria que se captura es destinada, como primera prioridad, en forma de filete, a dietas médicas y círculos infantiles. “Tanto esta especie como la tilapia se cultiva, y en ambos casos la alimentación es a base de pienso, cuyos componentes en su casi totalidad son importados”, detalló.

De acuerdo con la fuente, los bajísimos niveles de venta del primer trimestre se explican, básicamente, porque desde la segunda quincena de octubre hasta marzo la pesca enfrenta la temporada más baja del año debido a los cambios de tiempo nocturnos que propician que los peces no se muevan, por lo que no pueden ser capturados. “Los vientos del sur no mueven el pescado”, adujo el directivo.

 “Ya en este mes, al comenzar a calentar más los días y cambiar la dirección del viento, los peces empiezan a moverse y las capturas se elevan, por tanto a partir de este mes se espera un incremento del volumen de pesca”, dijo finalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *