Primates salvajes con instinto maternal

Científicos observan en bonobos salvajes la adopción de dos crías ajenas al grupo social. Se trata de la primera vez que se tiene constancia de este comportamiento en un grupo de simios salvajes

animales, faura
Flora juega con otra cría de su grupo adoptivo. (Foto: National Geographic)

Los chimpancés y los bonobos, además de ser dos especies emparentadas, son los dos ejemplares de primates vivos genéticamente más relacionados con los seres humanos y su comportamiento siempre ha llamado la atención de zoólogos, primatólogos, etólogos e incluso antropólogos.

Si bien ambas especies resultan muy parecidas entre sí, es cierto que cada una de ellas siempre ha hecho gala de una serie de comportamientos particulares y característicos.

Ya sean bonobos o chimpancés, no es difícil observar en ellos algunas de las actuaciones de las que hacemos gala los seres humanos. La competición, la traición o la hostilidad, así como la cooperación, las alianzas o el altruismo, forman parte de la naturaleza de estos primates tanto como de la propia naturaleza humana.

Una de ellas es la adopción, entendida como el acto de tomar la descendencia de otro individuo y tratarla como propia. Aun cuando esta última resulta poco habitual, se ha documentado en varias especies de mamíferos, generalmente entre parientes cercanos o pertenecientes al mismo grupo.

Sin embargo, lo que ahora ha observado un equipo de primatólogos de la Univeridad de Kyoto, ha sido la adopción de dos crías de bonobos ajenas al grupo social de las madres adoptivas, una conducta jamás estudiada hasta el momento en primates superiores.

Según revela National Geographic las hembras adultas transportaron a las crías de un lugar a otro, las asearon, las amamantaron, y les proporcionaron cobija durante períodos de más de 12 y 18 meses, respectivamente.

Los investigadores tampoco observaron agresión por parte de otros miembros de los grupos sociales, lo que parece indicar la aceptación social por parte de ambos y no un comportamiento individual de sendas hembras.

(Con información de National Geographic)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *