Sancti Spíritus apuesta por la energía renovable

Más de 9 millones de pesos ejecutó la Empresa Eléctrica espirituana en un proceso inversionista dirigido a la eficiencia en el consumo y la generación de energía

Entre las inversiones más importantes del pasado año sobresale la ampliación del parque solar fotovoltaico de Mayajigua. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

Sancti Spíritus culminó el 2020 como la segunda provincia del país con mayor potencia instalada a partir de inversiones que redundan en la mejoría de los servicios a la población.

De acuerdo con Yany Sánchez Garachana, especialista principal de Inversiones en la Empresa Eléctrica Provincial, el 2020 culminó de forma favorable al cumplirse el plan de inversiones en un 106 por ciento con la ejecución de más de 9 millones de pesos, destinados, fundamentalmente al mejoramiento del uso de la energía renovable y de los servicios y de la infraestructura en los ocho municipios.

Entre las acciones que sustentan este sobrecumplimiento durante el pasado año destacan la sincronización al Sistema Electroenergético Nacional de la ampliación del parque solar fotovoltaico (PSFV) de Mayajigua a un costo de 4 millones de pesos, el cual en su conjunto suma una potencia de 5 megawatts-hora, con lo cual se cubre la demanda de energía eléctrica en horario diurno de esa norteña comunidad.

Con las instalaciones existentes en ese asentamiento yaguajayense, precisó la funcionaria, el territorio suma en total siete PSFV que generan como promedio 80 megawatts-hora en cada jornada, lo cual representa el 3.8 del consumo diario de la provincia y el 106 por ciento del pico del mediodía. En cuanto a energía renovable Sancti Spíritus es hoy, con 18.5 megawatts, la segunda provincia con mayor potencia instalada en el país, aclaró.

En relación con el resto de las inversiones, Yany explicó que se edificaron las sucursales de la comunidad de Polvo Rojo, en Trinidad y la del municipio de La Sierpe, a lo cual se suman la construcción de seis viviendas para trabajadores y el inicio de otras 17.

Para este año, acotó, el plan todavía está en proceso de ajuste por problemas de financiamiento relacionados con el ordenamiento monetario. No obstante, las proyecciones, como en todo el país, son no comenzar obras nuevas, salvo las que tengan recursos y terminar las que están iniciadas.

Entre las que se respaldarán en el 2021 se incluyen obras que favorecen el programa agroalimentario, las inversiones planificadas para la electrificación de los hoteles que se construyen en la península de Ancón, la continuación del programa de viviendas para trabajadores, así como las mejoras de la infraestructura civil de la empresa con la rehabilitación de las sucursales de Arroyo Blanco y San Carlos.

En cuanto al PSFV de Guasimal, en el municipio cabecera, aclaró, aunque se concluyó la construcción civil, actualmente los trabajos se encuentran paralizados, en tanto se trabaja en la contratación del equipamiento tecnológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *