Te aviso, aquí hay

Un grupo de Facebook, creado en Sancti Spíritus con fines de facilitación social, demuestra que en las redes de Internet se puede ser útil, siempre que prime el respeto

sancti spiritus, facebook, solidaridad, redes sociales
Te aviso… aglomera diversidad de credos y puntos de vista.

Corría mayo del 2020. En los hogares espirituanos la mayoría de las familias se esmeraba en guardar las distancias y salir a la calle lo menos posible. Eran los tiempos en que muchos centros cerraron, mientras colectivos de trabajadores casi enteros se acogían al trabajo a distancia. Comenzaban las aglomeraciones para adquirir productos que ya daban señales de escasez.

De pronto la invitación a un grupo cerrado en la plataforma de Facebook hizo un guiño a varias decenas de personas con su escueto llamado: Te aviso. Aquí hay… Parecía un desafío a la convocatoria de quedarse en casa, pero era, a decir de su creador y administrador, una manera de orientar a quienes buscaban algo para que fueran al seguro y no anduvieran en vano por las calles, exponiéndose al virus.

Esix Castañeda Modesto, poeta y apasionado de la bisutería, ha sacado, quizás sin siquiera saberlo, sus dotes de pedagogo en las numerosas publicaciones que a diario hace en el grupo. Porque, en una aparente contradicción, el fin utilitario con que este surgió fue dando paso a otra necesidad incluso mayor: la de unirse en propósitos comunes, como la información en torno al comportamiento de la enfermedad, la necesidad de cuidarse y la demanda de ayuda por parte de personas que formulan las más insospechadas preocupaciones.

Ya no son varias decenas, sino casi 8 000 los miembros de Te Aviso…Se comunican entre ellos mediante publicaciones grupales, cual si fuesen una familia. Hay informaciones que no pueden faltar, y que publica, como regla, el propio administrador. Tal es el caso del parte del Minsap, ofrecido cada mañana por el doctor Durán, que se mantuvo apareciendo en las pantallas de celulares y computadoras incluso cuando dejó de ser diario, pues siempre hubo personas empeñadas en conseguirlo.

Los partes de Meteorología también se hicieron cotidianos en los días inciertos en que la tormenta tropical Eta amenazaba el territorio. Pero si útiles resultan las informaciones en sí mismas, provechosos también son los intercambios de criterios que, de forma respetuosa, tienen lugar a propósito de las mismas. Porque, eso sí, Te aviso… tiene reglas que se precisa respetar y que excluyen ofensas, llamados a la violencia o polémicas acerca de temas que puedan dividir.

La sensación de haber hecho el bien, una máxima que el promotor de la idea defiende como esencia misma de la cita virtual, ha embargado durante todos estos meses a una buena parte de la membresía del grupo. Entre los hechos cotidianos que para algunos pasan a ser sucesos figuran los mensajes de aliento y apoyo a sospechosos de padecer de COVID-19 o enfermos propiamente, quienes se comunican desde los centros de aislamiento o de atención médica, siempre que les resulta factible.

El nombre de este conglomerado y los de personas específicas, conocidas o no, están tallados ya en la memoria de no pocos espirituanos que hicieron pública su necesidad de algún fármaco. Algunos de ellos miraron por primera vez la cara de quien le tendía la mano, que a su vez resultó apoyado por otro alguien, con otro renglón, antes o después.

“Eso se me parece a la película Cadena de favores”, me comentó una de mis hijas cuando le hablé acerca del grupo y quise comprobar la semejanza. Pero hallé poca.

En Te aviso…no hay mandato divino, ni encargo de terceros, ni favores que pagar, ni fines oscuros. Hay solidaridad, desprendimiento, gratitud, fe en la bondad y reconocimiento a esos valores aparentemente en extinción que mucho defienden, desde el propio Esix hasta el último de los incorporados.

De otra manera sería difícil explicar la zozobra colectiva en torno a un perrito perdido, por el que un niño perdió la sonrisa; la inquietud por el padecimiento de un abuelo, o de un menor. Sería imposible, por ejemplo, que una cubana en otra nación lograra establecer nexos con la familia de su difunto padre, o que todos hablaran sobre un tema útil con un enfoque humano y renovador.

Tampoco es la panacea, porque de tanto en tanto aparecen recién llegados que, en su catarsis, olvidan el respeto elemental y formulan ácidas demandas, cuando no es ese un lugar para exigir soluciones.

Espacio de facilitación social al fin, Te aviso… aglomera diversidad de credos y puntos de vista. Pero es también una experiencia que sus más fieles miembros alaban como algo bueno que les dejó la pandemia, y que atesoran, porque traspasa lo virtual para convertirse en palpable, una especie de oasis en medio del desierto.  

“Yo creo que ha sido ley de la atracción: lo bueno se atrae, y el que no encaja en los propósitos del grupo percibe que no es ese su lugar”. De ese elíptico modo resume el administrador la vivencia, que le ha traído, junto a muchos regocijos, algunos sinsabores. Por ahora seguirá siendo el SARS CoV-2, además del culpable, el impulsor de los mayores esfuerzos. Dependerá de todos los que aportan ideas y buenas intenciones conseguir que Te aviso… siga teniendo vida, salud y, sobre todo, corazón.  

5 comentarios

  1. Muy buen artículo, Delia, usted es una excelente periodista y persona. Así lo ha reflejado en sus palabras referidas al grupo. Éxitos para todos los miembros del grupo, en especial para el entusiasta Esix.

  2. María Lourdes

    Genial descripción para Te aviso… un grupo que demuestra cuánto de positivo se puede lograr cuando se usan bien más redes sociales

  3. Esix Casteñeda muy bien merecido el artículo de Delia Proenza. Muy buena idea la del grupo vivo en Matanzas y soy miembro. Pues soy espirituana y desde la distancia muchas veces resuelvo situaciones a través del grupo. Mucha vida para el grupo gracias por llegar en tan buen momento. Ejemplo de humanidad y solidaridad que tanta falta nos hace en estos tiempos.Un saludo a todos los miembros. Exitos.

    • Estrella Toscano Peñarroche

      Gracias Delia,muy linda publicación. Cómo una integrante más,te agradezco de corazón el Reconocimiento público de éste Grupo liderado por Esix Castañeda. Es muy cierto,qué ha sido un gran aliciente en medio de ésta terrible Pandemia dónde ha primado el Respeto,Solidaridad, Humanismo. Esix ha logrado con su guía,carisma, respeto y ejemplo personal,unirnos cómo una Gran Familia dónde el dolor de uno lo hacemos de todos al igual qué las alegrías.Que’ perdure éste Grupo por muchos años más. Es el más Lindo Recuerdo de lo Mejor qué nos ha dejado ésta Pandemia. Gracias

  4. Ysaac Victor Picart Hernández

    Gracias Delia Proenza por esta bella descripción de un Grupo que amamos. Gracias Esix Castañeda por tan fantásticos idea y tan brillante dirección. Siempre se puede más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *