Veitía sube al ring en Alemania

El boxeador espirituano realiza en Europa su preparación para los Juegos Olímpicos

Veitía será el hombre de Cuba en los Juegos Olímpicos en la división de 52 kilogramos.
Veitía será el hombre de Cuba en los Juegos Olímpicos en la división de 52 kilogramos.

Luego de conseguir su tercer pasaje olímpico casi sin tirar piñazos, el espirituano Yosbany Veitía los recupera en rings europeos como parte de su preparación para la cita de Japón.

Y lo de no tirar es relativo. Es verdad que logró su boleto más fácil que como lo esperaban él y el resto de los púgiles cubanos que se ganaron ese derecho, pues al no efectuarse el Preolímpico de las Américas, fijado para Argentina, a causa de la pandemia, el Grupo de Tareas del Comité Olímpico Internacional, en común acuerdo con los organizadores, dispuso otorgar 33 clasificaciones por el ranking de los inscritos en la competencia.

Así, a los 52 kilogramos les tocaron cinco boletos y ahí cayó el del fomentense. De manera que, en cierto modo, le sirvió su palmarés, engordado en el tiempo, pese a no competir extrafronteras desde el Campeonato Mundial de Ekaterimburgo en el 2019, del que se fue sin medallas, tras coronarse en el 2017. Lo importante es que será el hombre de Cuba en dicha división y ya eso es una recompensa, pues en el 2018 fue “desmontado” de la preselección, como castigo, al irse de peso en el clasificatorio de los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, ni tampoco fue a la Serie Mundial con los Domadores.

A finales de ese año se coronó en la Serie Nacional como refuerzo de Camagüey.

En el 2019 cargó las pilas con su medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima y logró su décima corona en el Torneo Playa Girón. Mas, cuando el 2020 inició no estaba aún en la lista de elegibles para Tokio, debido a algunas indisciplinas, según confirmó el presidente de la Federación Cubana de Boxeo Alberto Puig, pero ganó todos sus combates y en junio fue “remontado” en el carril de los Juegos Olímpicos, sus terceros tras Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, en los que se ha ido sin medallas.

 En aquella oportunidad, el propio boxeador de 28 años dijo a Escambray: “Voy a cerrar los ojos para enfocarme en lo mío, quiero ir a esa Olimpiada a luchar mi medalla…, el hombre no se mide por las veces que se cae sino por las que se levanta y voy por más”.

Junto a él se alistan otros boxeadores que tienen garantizada su clasificación por el mismo sistema de Veitía: Lázaro Álvarez (57 kilogramos), Andy Cruz (63), Roniel Iglesias (69), Arlen López (81), Julio César La Cruz (91) y Leinier Peró (+91). Solo quedaron fuera los 75 kilogramos y Cuba espera que una de las invitaciones pendientes recaiga en su representante Yoenlis Feliciano Hernández.

En Alemania ya comenzaron a “desperezarse” su larga abulia competitiva y de entrenamiento internacional, motivada por la pandemia de la COVID-19, aunque en Cuba se mantuvieron entrenando, primero en Camagüey y luego en su escuela nacional Orbeín Quesada, de la capital cubana.

Según destacan varios reportes de prensa, en Alemania ya han cruzado guantes con los locales y otros púgiles de Mongolia y Suecia y esperaban por la llegada de los de Kazajistán. Después, de acuerdo con el cronograma anunciado por el jefe de entrenadores Rolando Acebal, irán a México y Holanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *