¿Cómo surge el Frente Guerrillero del Escambray?

El capitán Enrique Villegas fue el primer mártir del FrenteSiguiendo una continuidad lógica de lucha, crecimiento y consolidación, el Directorio Revolucionario creó hace 54 años el Frente Guerrillero del Escambray, en el centro-sur de Cuba.

A raíz de los grandes acontecimientos político-militares de 1957: primeros combates victoriosos en la Sierra Maestra, entrevista del periodista norteamericano Herbert Matthews con Fidel, asalto al Palacio Presidencial, levantamiento de Cienfuegos y asalto al cuartel Goicuría en Matanzas, entre otros, 1958 despuntaba como el año decisivo para la Revolución cubana.
En particular, para el Directorio Revolucionario Estudiantil -que a partir del fracaso del ataque a la madriguera del tirano Fulgencio Batista el 13 de marzo de 1957, cambió su nombre por el de Directorio Revolucionario (DR) 13 de Marzo- había llegado el momento de adoptar una decisión trascendental que transformaría la estrategia de lucha en las ciudades y acciones clandestinas, seguida hasta ese momento por la de abrir un frente guerrillero en el centro de la isla.
La jefatura nacional del Directorio había dado órdenes a sus hombres en la antigua provincia de Las Villas para que preparasen condiciones en el macizo montañoso de Guamuhaya, con vistas a la apertura de ese segundo escenario insurrecional en el país.
El 25 de enero de 1958, mientras cumplía con dichas instrucciones, resultó muerto cerca de Güinía de Miranda el querido Enrique Villegas Martínez, dirigente del Directorio en Sancti Spíritus, en lo que se consideró la acción inicial del frente guerrillero en el Escambray.
El 8 de febrero desembarcó por Nuevitas, en la provincia de Camagüey, el secretario general del DR-13 de Marzo, Faure Chomón, al frente de una expedición que traía armas y pertrechos para reforzar a los efectivos de la organización en el centro-sur de Las Villas y en La Habana. Cinco días más tarde, el 13 de febrero de 1958, Faure y sus compañeros llegaban a su objetivo en las montañas de Guamuhaya.
Pero a los pocos días de estos hechos, el ejército de la dictadura inició una ofensiva en esa región que abarcó las zonas de Charco Azul, Guanayara y otros puntos del lomerío, con el objetivo de aniquilar a los guerrilleros antes de que pudieran hacerse fuertes.
El 3 de abril, los soldados del régimen lograron sorprender a los hombres del Directorio en Charco Azul y les causaron dos bajas fatales, pero recibieron una respuesta contundente y tuvieron varios muertos y heridos, por lo que se vieron obligados a batirse en retirada. Esta acción inicial de envergadura marcó el comienzo de la contraofensiva insurgente.
En poco tiempo se sucedieron acciones importantes de los rebeldes que se tradujeron en descalabros para los efectivos militares; ejemplo de estos son Guanayara, Pico Tuerto, Manantiales, Río Negro y Chalet de Lora, entre otras. Y esta serie de emboscadas y combates hicieron que el ejército dejara de penetrar con la facilidad de los primeros momentos y comenzara a extremar medidas de seguridad cuando se decidía a incursionar en la zona.
De hecho, el Escambray era territorio libre ya a mediados de 1958, aunque el enemigo hizo un postrer esfuerzo y entró, a fines de julio hasta Guanayara, donde quemó algunas casas y cometió atropellos con los vecinos del lugar, y también logró llegar a Nuevo Mundo, pero todo quedó ahí.
En julio se produjo el rompimiento definitivo con Eloy Gutiérrez Menoyo, quien había sido enviado por el Directorio para iniciar los preparativos del futuro Frente en el lomerío del sur de Las Villas, pero luego usurpó el nombre de II Frente Nacional del Escambray, y a raíz de esos hechos se retiró con parte de la tropa, llevándose las armas y formando un grupo aparte.
Esto, indudablemente, resultó un duro golpe para el Directorio, por cuanto sus efectivos se vieron reducidos de momento a una treintena de combatientes. Sin embargo, la dirección del Frente, lejos de amilanarse, decidió desarrollar acciones continuadas que se tradujeron en el incremento de la moral combativa y en la incorporación de nuevos soldados libertarios, llegando a establecer un modelo de organización en sus campamentos.
El escenario quedaba listo para la llegada del Che al Escambray el 16 de octubre de 1958, procedente de la Sierra Maestra, al frente de la Columna Invasora No. 8. La guerra revolucionaria entraba así en su etapa decisiva y final.

One comment

  1. Casi no tenia idea de la forma en que se creo el segundo frente lo cual me da mucho placer por la importancia de reporta lo trascendido para conocimiento mio como siempre los traidores tratan crear divisiones pero ellos no forman parte de nuestra historia cubana pues nuestros bravos y brillantes hombres y mujeres combatientes vencedores de estas batallas tienen todo el lugar siempre como primeros. Lazaro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *