El verdadero locutor se hace en vivo

Rey conversa sobre su pasión por superarse y el permanente estrés de sostener una trasmisión en vivo.Desde hace más de un año, Rey Gómez, un espirituano de a pie, se desempeña como presentador de noticias de la multinacional Telesur

Más de una veintena de interrogantes resultaban mis aliadas para conocer el secreto con el que Rey Gómez se convirtió, en poco menos de un lustro, en uno de los rostros más populares del Noticiero Nacional de Televisión y, tiempo después, en el “embajador” de Cuba para la cadena Telesur.

Pero Rey no es un hombre de enigmas, más bien parece que nunca sale de ese personaje cuya voz familiar recuerdan los espirituanos detrás de un micrófono en Radio Sancti Spíritus o Centrovisión, donde según dice se fogueó en el arte de comunicar.

Rey con la exsenadora colombiana Piedad Córdoba.

Casi a punto de regresar a Caracas, tras unas vacaciones fugaces, y con la misma naturalidad con que anuncia los grandes acontecimientos del continente, el joven presentador de la tarde-noche en Telesur conversa con Escambray sobre sus retos profesionales, su pasión por superarse y el permanente estrés de sostener una trasmisión en vivo.

“En el verano del 2007 era presentador del Noticiero de Centrovisión, y me mandan a llamar para prestar servicios en el Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Al día siguiente de llegar a La Habana me reuní con Nuria Cepero, jefa de la Corresponsalía Nacional, y su primera pregunta fue: ‘Bueno, ¿y tú cómo estás con la lectura en el teleprompter?’, a lo que yo contesté que mi método era aprenderme los textos de memoria y así los decía en cámara. Enseguida se armó tremendo revuelo buscando a una telepromptista que me rodara algo para ver cómo yo leía y a las ocho de la noche de ese día salí al aire en la emisión estelar, donde estuve hasta septiembre de ese año”.

¿Por qué un Licenciado en Lenguas Extranjeras con opciones laborales más atrayentes se inicia en la locución?

Eso me viene de familia, porque mi hermano Ricardo también es periodista, y prácticamente me crié entre libros que tienen que ver con el periodismo. Al principio nada me decía que esa podría convertirse en mi carrera, pero no me era extraño estar en un ambiente periodístico. Luego se me dio la posibilidad y cursé los estudios de locución con María del Carmen Monteagudo, quien fue mi primera profesora en la materia. Te confieso que por mi temperamento soy una persona sobre lo serio, reservado, y parece que ese es el prototipo del encargado de transmitir la noticia.

¿Cómo resultó el camino de Radio Sancti Spíritus a Telesur?

Bueno, entre Radio Sancti Spíritus y Telesur estuvo Centrovisión y el Noticiero Nacional de Televisión. En el telecentro comencé haciendo las noticias y luego otros tipos de programas. Allí estuve desde el 2002 hasta el 2007.

En el Sistema Informativo comencé otra vez en diciembre de ese mismo año cuando me llama la productora Jefa de los locutores y me dice que necesitaban que regresara a trabajar porque les urgía un refuerzo por el fin de año, pero me aclaró: “Ven pensando en que te puedes quedar”. Allá estuve hasta el 2011. En abril de ese año estaba ensayando para el acto por los 50 años de Playa Girón y cuando ya prácticamente íbamos a presentar esa actividad, el presidente del ICRT, Danilo Sirio, me avisó de que era el seleccionado para ir a Telesur.

¿Qué diferencias se hacen más notables entre el trabajo de los medios cubanos y de la cadena multinacional?

La figura del locutor aquí en Cuba está dada a aquel que recibe el guión ya elaborado, ya pensado, puede hacer alguna sugerencia, alguna modificación previa consulta con el director general del espacio, pero no tiene que fabricar la noticia. Sin embargo, en Telesur, se le denomina ancla o presentador, y de base tiene que tener una formación periodística. Sólo te dicen: “Vas a hablar con tal entrevistado”, y a veces ni te dicen el tema y de acuerdo con la coyuntura tú lo descubres y montas el cuestionario en ese momento. En ocasiones es con más tiempo; por ejemplo, cuando entrevisté a Piedad Córdoba lo sabía dos días antes; sin embargo, cuando conversé con Chávez me enteré al llegar al estudio.

¿Qué pasa con los nervios frente a la cámara? ¿Nunca se ha quedado en blanco?

Los nervios están siempre; al principio y al final. Lo que pasa es que con el tiempo aprendes a sacarles partido y reírte de ellos. El día que usted no esté nerviosa frente a una cámara de televisión, se levanta y se va, porque ese día le perdió el respeto. Creo que esos nervios de todo novato al principio con el tiempo se van convirtiendo en sentido de responsabilidad y el oficio te ayuda mucho, porque el hacer todos los días te va consolidando. Afortunadamente que recuerde nunca me he quedado en blanco y eso no se lo deseo a nadie.

La distancia obviamente impone dejar muchas añoranzas. ¿Cuál de ellas extraña más Rey Gómez?

A mis padres desde que me fui a La Habana, porque viví con ellos hasta que tuve 30 años, y realmente nunca pensaron que yo fuera a dar ese salto. Recuerdo que en los primeros meses de vivir en la capital mi mamá me decía: “Hijo, ¿pero tú estás seguro de que te piensas quedar?”.

Si mira hacia atrás, ¿recuerda haber previsto alguna permuta del boquete donde nació a Caracas?

No, para nada. Pero entre Sancti Spíritus y Caracas, ha habido intermedios como ya te decía; primero el Noticiero Nacional de Televisión, sin el cual no creo que se hayan podido fijar en mí para Telesur, porque sí existen ciertas diferencias entre cómo se hacen las noticias aquí y en el Noticiero Nacional, imagínate tú las diferencias que pueden haber entre un canal multinacional y Sancti Spíritus.

Luego de trabajar en una cadena de noticias que en América Latina despunta en tecnología y calidad de reporteros, ¿cree que a largo plazo sea posible el tan mencionado reemplazo de la labor periodística por los adelantos científicos?

No, porque la tecnología la inventó el hombre y la validez de la tecnología está en el uso que de ella hace el hombre. Aunque actualmente esté muy en boga y nosotros los presentadores de Telesur obligatoriamente tengamos que interactuar con las redes sociales de comunicación, ellas por sí solas no son nada. De los medios de comunicación pudiéramos decir que la abuelita es la prensa escrita y aún se utiliza, lo que ahora ha adoptado un nuevo formato digital, pero la esencia es la misma.

A pesar de que en Cuba las transmisiones directas no abundan, en Telesur trabaja todos los días unas cuantas horas en vivo, ¿qué le ha aportado y restado ese estilo?

Me reta día a día y me ha dado la posibilidad de poner en práctica algo que yo siempre les he dicho a mis alumnos de Periodismo: el verdadero locutor se hace en vivo. Ese programa que se graba para salir una vez a la semana al aire, es perfecto porque grabando nadie se equivoca, y cuando te equivocas viras para atrás y lo repites. Y el público piensa: ¡qué locutor tan perfecto!, claro, nunca se equivoca, pero en vivo tú tienes que saber que tienes que ser mucho mejor cada día, porque no te puedes equivocar.

2 comentarios

  1. todos los presentadores de Telesur , me agradan, pero Rey Gomez , me ATRAPA ,
    serio y seguro , (muy bien ! )

  2. Muy buen periodista, creo que es un honor para los espirituanos que un locutor nuestro esté en una cadena televisiva con TeleSur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *