Siembra de forraje da respiro a la ganadería espirituana

Siembra de forraje da respiro a la ganadería espirituana La provincia de Sancti Spíritus dispone en el actual período seco (finaliza en abril) de un mayor nivel de comida para garantizar la alimentación del rebaño vacuno y corresponder a la producción de leche prevista para esta etapa.

La siembra de forraje en la pasada primavera les permite un respiro a los ganaderos de Sancti Spíritus, pues el territorio arribó al actual período seco con mayor disponibilidad de comida a fin de  garantizar la alimentación de los vacunos y corresponder a la producción de leche prevista para esta etapa.
En noviembre, fecha que marca en Cuba el comienzo del período menos lluvioso, la provincia registraba entre caña, kingrass y otros forrajes unas 3 600 hectáreas más en comparación a igual momento de año 2010, nivel que le ha posibilitado a las empresas estatales y bases campesinas disponer de unas 3 880 toneladas de comida animal, el 97 por ciento de la demanda alimentaria del rebaño.
El ingeniero Israel Martínez Gutiérrez, máximo representante de de la actividad ganadera en Sancti Spíritus, explicó a Escambray digital que “la provincia dispone de comida para alimentar la masa en lo que resta del período seco (finaliza en abril), pero si se prolonga la falta de lluvia más allá del calendario normal, se complica la producción; en tanto, lo más comprometido es el agua, pues ya hay pozos agotados y eso requiere especial atención con vistas a asegurar la entrega de leche planificada”.
Los vaqueros espirituanos no se contentan con el dicho campesino de que ‘en primavera cualquiera es ganadero’; de ahí el empeño por asegurar la base alimentaria para estos meses de menos lluvia y un medidor de ese trabajo lo aportó el mes de enero, cuando la provincia sobrepasó los 2 87 000 litros de leche entregados al estado -108 000 litros por encima de lo planificado- para cubrir los consumos normados que están muy lejos de satisfacer toda la demanda de este alimento, pero que contribuyen además a que el país rebaje la importación de este encarecido producto.
Más allá de asegurar en mejor proporción la comida para los vacunos y su incidencia directa en la producción de leche, el principal directivo del sector en Sancti Spíritus precisa que “nos quedan problemas de manejo, tenemos zonas que no tienen todo el forraje necesario y otras donde no se le echa al animal todo el volumen de comida con el propósito de estirar la disponibilidad del alimento, de manera que debemos fortalecer el trabajo de la ganadería en las empresas y en las cooperativas porque este año el plan de venta a la industria llega a 34 600 000 litros, un millón más que en el 2011”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *