Sindicalizados más del 80 por ciento de los trabajadores por cuenta propia en Sancti Spíritus

Sancti Spíritus se acerca a las 16 000 personas acogidas a esta forma de empleo. Los trabajadores por cuenta propia de la provincia, un segmento laboral en auge durante los últimos tiempos, aportaron durante el 2011 más de 45 millones de pesos al presupuesto del Estado cubano.

Luego de la mayor apertura al trabajo por cuenta propia llevada a cabo en Cuba a partir del último trimestre del 2010, Sancti Spíritus se acerca a las 16 000 personas acogidas a esta forma de empleo no estatal y de ellas más del 80 por ciento se encuentran sindicalizadas.

Según Mercy Rodríguez Crespo, funcionaria de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en la provincia, de lo que se trata es de organizar sindicalmente a los trabajadores acogidos al empleo no estatal, pues significan un eslabón importante para el desarrollo de la economía cubana, donde el movimiento obrero tiene la responsabilidad de atenderlos, orientarlos y tramitar sus inquietudes.

Los trabajadores por cuenta propia de la provincia, un segmento laboral en auge durante los últimos tiempos, aportaron durante el 2011 más de 45 millones de pesos al presupuesto del Estado, contribución notable para el desarrollo socioeconómico local, y que implica casi 34 millones de pesos más que lo reportado al cierre del año precedente.

Entre las actividades más representadas en Sancti Spíritus aparecen las de elaborador-vendedor de alimentos en sus cuatro modalidades, comprador-vendedor de discos, mensajero, asistente infantil, arrendador de viviendas y transportistas.

Actualmente en el país se mantienen legales 181 actividades con diferentes ventajas desde el punto de vista personal, como la posibilidad de recibir los beneficios de la Seguridad Social y de la maternidad; además de la oportunidad de acceder a créditos bancarios para desarrollar los negocios.

Desde enero, la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba en la provincia imparte varios cursos para preparar a aquellos acogidos al empleo no estatal en materia de contabilidad y conocimientos tributarios, con la intención de calificarlos para administrar sus propias gestiones, con habilidades y conocimientos de mercadotecnia y otras disciplinas.

En sentido general, la esencia de la apertura a este sector se encuentra en incrementar productividad y eficiencia, ofertas de bienes y servicios; asegurar ingresos personales; librar al Estado de buena parte de los subsidios que mantenía; y todo en aras de elevar el nivel de vida de la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *